Hígado - mejoratusalud.news

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo.news
Traducida
Vaya al Contenido

Hígado

Testimonios


 
Gracias a todos los que se han molestado en enviarme su testimonio, lo necesitamos.
Si esta página les ha servido, piensen que servirá a mucha más gente. Cuantos más testimonios pueda publicar, mejor será el servicio prestado a los que están interesados en este tema. También estoy interesado en cualquier información documentada como análisis, ecografías... La publicación en mejoratusalud.news será por supuesto anónima.


Para dejar testimonio                                Para entender estos resultados



Testimonios recibidos:

Los nombres son ficticios para conservar el anonimato de los testimonios.


Catherine, 37 años, 13 de abril de 2014:

Buenos días, Quería aportar mi testimonio. Realicé mi primera limpieza de hígado hace una semana. Noté:
- un aumento de energía
- menos sensación de pesadez al nivel del hígado
- una mejor digestión
Mi consejo para todos los que dudan, ¡que lo hagáis!, ¡todo sale bien! Catherine


Amandine, 45 años, 12 de diciembre de 2013:
El domingo 24/11/13, tuve que ir a urgencias por culpa de un punto de dolor al nivel del esternón extremadamente doloroso. El médico de urgencias me hace una ecografía y me avisa de que la ablación de la vesícula será sin duda necesaria, me aconseja pedir cita con un cirujano, y según esta cita me organiza otra ecografía...
Antes, y desde más o menos 2 meses:
-somnolencia frecuente, necesidad de echarme una siesta después de cada comida, aunque fuera ligera. Y después de la siesta, mucha dificultad para despertarme, cansada de una siesta a otra... y el espíritu nada despierto.
-cansancio permanente, dolores musculares desde el momento en el que hago un mínimo de esfuerzo (por ejemplo desplazar cartones, recoger hojas...), menos flexibilidad y la impresión de estar pesada e ir siempre arrastrándome.
-depresión, ideas negras: veía siempre lo peor en algo sin importancia
-dolores de cabeza cada semana, hasta a diario
-relacionados con las migrañas: fuertes dolores en la nuca (en una escala de 1 hasta 10, diría 6 ó 7...)
-especie de eczema: herpes y picores en casi toda la parte baja de las piernas, del tobillo hasta la rodilla, en mi opinión consecuencias de mi intolerancia a los productos lácteos. Desde aproximadamente 15 años, no me había vuelto a pasar.
-cansancio visual, cada vez más dificultades para leer los pequeños símbolos (por ejemplo me encontré un día incapaz de leer el nombre de las calles en un mapa...) e impresión de ver los caracteres “bailar” delante de mis ojos. La lectura y hasta la comprensión se habían vuelto difíciles.
(Nota: tengo dolores en la nuca extendiéndose hacia la cabeza y dolores de cabeza desde hace años, pero de forma irregular y puntual).

Limpieza del domingo 01/12/13. Durante la semana anterior (la que siguió la ecografía): principalmente zumo de fruta o verduras templadas, + 1 litro de zumo de manzana cada día, + tazas de agua tibia o caliente, y por la noche una fruta o algunas cucharadas de verduras. Hidroterapia el viernes 29/11 y el martes 03/12. Durante la limpieza del 01/12, pasé una noche absolutamente horrible. Ya que no había tomado nada graso (ni animal, ni vegetal) desde hacía una semana, ¿estaría relacionado? Pequeña anécdota: entre las 23 y medianoche, bostecé sin parar, ¡impresionante  ! Después náuseas, entonces vomité alrededor de la 1 de la mañana: eso ya no tenía tanta gracia... Pero una vez que vomité, perfecto, nada de náuseas. Sin embargo, no he dormido en toda la noche, sólo de las 6 hasta las 8. “Cálculos” expulsados: el equivalente de 4 ó 5 cucharadas, nada más que 5 milímetros de diámetro.
Desde la limpieza de este día (12/12/13), o sea una decena de días más tarde:
-nada de somnolencia ni de siesta, me despierto fresca y lista, ¡un renacimiento!
-de nuevo con flexibilidad, nada de dolores después de un esfuerzo, llena de energía, pérdida de barriga -3kg sin retomarlos desde entonces (bueno, sólo hace 10 días...)
-nada de desánimo, veo las cosas tal como son, nada de ideas oscuras (a pesar de que mi situación no ha cambiado)
-nada de migraña, nada de dolores cervicales, ufff...
-el eczema ya no me pica, y entonces mi piel volvió poco a poco a un estado sano
-espíritu claro y lectura sin problemas, pero aún un poco de presbicia  . Sin embargo puedo leer de nuevo los nombres de las calles en un mapa de Ginebra.

El 04/12, fui a hacer la ecografía pedida por el médico de urgencias. Las únicas fechas disponibles estaban después de la fecha de la limpieza, una pena. Sin embargo, estuvo muy instructiva, ya que el ecógrafo me dijo, sorprendido: “pero, no tiene nada en su vesícula, nada de cálculos. Está perfecta y vuestro hígado también: ningún problema”. Está claro que desde entonces aconsejo esta limpieza a todo mi entorno :D . Pero estoy perpleja al notar el número de personas que ya no tienen vesícula y a los que los médicos no proponen alternativas. Anda, buena limpieza. Por mi parte, la próxima se hará sin duda el 21/12. Que tengan un buen día, y mil gracias Denis por su página y los videos, muy claros (leí el libro de A. Moritz hace unos meses y los dos me parecen complementarios). Amandine


Sylviane, 57 años, 3 de diciembre de 2013:
Acabo de terminar mi cuarto cura de desintoxicación del hígado. Empecé a principios de septiembre a razón de una cura al mes. Durante cada una de mis 4 curas, no he tenido problemas para dormir, excepto para la tercera en la que me desperté en medio de la noche ya que me costaba digerir la mezcla de aceite de oliva y zumo de pomelo. Conseguí volver a dormir después de hacer grandes respiraciones en mi cama. Desde la primera, noté un enorme alivio en la zona de mi hígado y de mi estómago. Expulsé mucha arena y creo que también micro cálculos. Algunos cálculos biliares han empezado a salir durante la segunda limpieza que me hizo sacar gordos trozos de grasa amarilla que seguramente cubrían mi hígado. Durante la tercera cura, por fin muchos cálculos salieron por primera vez. Eso me impresionó y también estuve muy cansada durante los días que siguieron, creo que fue porque era la primera liberación importante de cálculos. Acabo de expulsar aún más cálculos esta vez, que es la cuarta, sin sentir ningún cansancio particular después, como si mi cuerpo se hubiera acostumbrado. Hasta empecé a echar algunos cálculos antes de beber el sulfato de magnesio. Me siento cada vez mejor: digestión mejorada, desaparición de la sensación de pesadez al nivel del hígado y del estómago, mejor moral, vista mejorada, desaparición de las manchas en la piel, más energía, como un renacimiento. Aconsejo a todo mi entorno hacerla. El libro de Andreas Moritz es extraordinario en cuanto a su claridad e inteligencia. Al expulsar los cálculos, creo que sacamos mucho más que materias tóxicas sino también emociones negativas relacionadas con los cálculos. Ánimo a todos y a todas.


Etienne, 38 años, 29 de octubre de 2013:
Buenos días a todos, sufriendo de problemas hepáticos no patológicos sino “hereditarios”, como me lo señaló un especialista hace más de un año, subrayando que nací así y que moriré con eso... Los exámenes subrayaron una tasa de bilis muy elevada pero por el resto, todo iba bien. Excepto que físicamente notaba mi estómago desplazado hacia la derecha (vaya cosa más rara), un punto constante como una molestia constante en el hígado y también un punto permanente en el omoplato derecho, unos ojos amarillos, una lengua siempre cargada, una pérdida de apetito con la sensación de estar llena después de 3 cucharadas, las extremidades de los dedos de los pies y de las manos frías, una bajada de energía física graduada (nada bueno para el deportista que soy) cansándome al mínimo esfuerzo, un aliento que se volvía corto con la sensación de que los pulmones se llenaban sólo al 50%, aguantando mal el frío, después, a nivel del comportamiento me volvía muy nervioso, me costaba concentrarme y mi memoria se desmoronaba. La lista es larga y similar en los males de los mensajes leídos antes. Entonces, en octubre de 2012, decidí tomar las riendas, y gracias a internet, encontré esta página y su contenido. Después de haber leído el libro, empecé el protocolo, lo hice 5 veces (de octubre de 2012 hasta febrero de 2013, con “cosechas” numerosas, poco voluminosas y arena...) al principio, con 6 meses de descanso, y repetición en septiembre de 2013 (cosecha más voluminosa, 1,5 cm hasta 2cm), y ahora, estoy en plena limpieza. La primera me vino de maravilla, ya que más allá de lo físico, la limpieza tuvo impacto en otros planes, igual de importante.
Los resultados: sólo positivo, todo mejoró, un renacimiento como siempre.


Julia, 48 años, 19 de junio de 2013:
Buenos días. Actualmente preparo mi cuarta limpieza. Hace más o menos 25 años, tuve una hepatitis medicamentosa. A menudo estaba cansada, y a medida que pasaban los años, más cansada estaba. Hace como unos diez años conocí a un acupuntor que veo de forma regular desde entonces. Enseguida vio mi problema de hígado. Cada vez que no estaba bien, conseguía curarme para un tiempo pero era complicado. Los tres últimos años los pasé a menudo en mi cama, al principio era un día en cama al mes, y después fueron dos. No comía casi nada, siempre tenía náuseas, dolores de cabeza, tenía sensaciones de frío, como si mi sangre ya no circulara por mi cuerpo, sentía mi cuerpo como bloqueado, nada funcionaba, ni mi cerebro. Ya no podía con ese problema. Estaba muy mal, tenía la sensación de que me iba a morir. Había descubierto unos meses antes en un periódico un artículo que trataba de la limpieza del hígado del doctor Clark. Y con el acupuntor y mi homeópata, he decidido empezar esta aventura. Estaba muy preocupada ya que no conocía a nadie que la hubiera hecho. Y la primera fue muy impresionante, todo bien, seguí todo el protocolo. Los cálculos eran de color verde muy oscuro: el más gordo era de más o menos 3 cm por1cm y otros eran menos gordos y más pequeños. Y al día siguiente hice una limpieza al café. Tercera limpieza: los cálculos estaban limpios de un bonito color verde. Desde entonces, todo va bien: ya no tengo náuseas, han desaparecido los dolores de cabeza, antes tenía esa extraña sensación a nivel del hígado como si tuviera una piedra en su lugar, calambres en esa zona, y desde entonces nada. Volví a coger peso, y sobre todo volví a tener toda la energía que había perdido y una mejor digestión.Cordialmente, Julia.


Mélanie, 34 años, 5 de junio de 2013:
Realicé una limpieza de hígado durante 12 meses seguidos en 2012. Apunté en mi agenda todas las nuevas lunas y planifiqué las semanas de limpieza en función de esas fechas, de los fines de semana, del trabajo... De manera sorprendente, lo hice todo como estaba previsto, incluso estando de vacaciones con mis amigos o durante una reunión que no estaba prevista.
Los primeros efectos han sido como entrar en una nueva dinámica muy positiva del cuerpo: por la mañana sólo tenía ganas de comer alimentos muy sanos. Habría sido incapaz de comer bollerías. Después, empecé a hacer ejercicios de gimnasio sola en casa. Como si las limpiezas llevaran un círculo virtuoso y estructurante. Estuve en muy buena forma durante todo este año. Los terapeutas que han podido sentir mis órganos han visto mi barriga y mi hígado plenamente desarrollados. Después de dos embarazos, nunca tuve la barriga tan plana en toda mi vida...
Descubrí una conciencia más grande de mi cuerpo, de mis órganos, y esta sensación muy agradable, para mí que soy bastante débil frente a las adicciones, de tener un control positivo de mi higiene de vida. En cuanto a los inconvenientes: las noches que seguían la toma de aceite, tuve náuseas, a veces vómitos por la noche, e insomnios cerca de las 4 de la mañana.


Patrice, 28 años, 3 de diciembre de 2012:
Estoy en mi segunda limpieza. Me siento mejor desde la primera, las migrañas han disminuido mucho. Mi digestión es buena y ya no tengo crisis de hígado. Respiro la vida y veo mejor. Mi sueño es de mejor calidad y la sensación de pesadez ha desaparecido. Recupero rápido del cansancio durante las pequeñas siestas después de la comida. Hago la próxima después de las fiestas de Navidad. Gracias de nuevo por su página.


Charles, 64 años, 14 de noviembre de 2012:
¡Buenos días Denis! Estoy en mi tercera limpieza, expulsé centenas de cálculos. Espero poder evacuar los 3 gordos cálculos de mi vesícula en las próximas limpiezas. Todo perfecto. Perdí 5 kg, sin privarme de nada, ya no tengo la barriga hinchada ni crisis de hígado etc... Gracias. Charles


Germaine, 51 años, 26 de marzo de 2012:

Buenos días, víctima de hepatitis c e intolerante al tratamiento por quimioterapia propuesto por la medicina oficial actual, busco  remedios para deshacerme de los síntomas (y si es posible del virus), probé dos curas. No logré la primera por culpa del miedo que tenía al acabar en un estado peor al de antes de la cura y conseguí hacer la segunda de mejor forma, a pesar de que desplacé las acciones unas horas. Mis ingredientes: sal de epsom, tinte de nogalina de nuez, pomelo, aceite de oliva y melatonina  para dormir. A pesar de la diferencia de horarios, las dos curas dieron resultados. Para la primera, expulsé un barro maloliente y durante la segundo, expulsé varias centenas de cálculos que se parecían a guisantes o a arena. Después de la primera, me sentía realmente enferma y tenía un dolor en el hígado que no tenía antes. Es lo que me hizo decidirme en hacer la segunda. Durante la segunda, una sensación de ligereza y de energía, ya no tenía dolores en el hígado y menos dolores de articulaciones. Pero mis síntomas (articulaciones) vuelven. Tengo pensado hacer una tercera limpieza dentro de dos semanas. Creo que haré una limpieza cada mes hasta llegar a un resultado nulo. Añado que no leí ningún libro sobre el tema, sólo cogí informaciones en páginas distintas.


Véronique, 6 de agosto de 2011:
Buenos días, no le voy a hacer preguntas, sólo voy a aportar mi testimonio.. Yo también hago limpiezas del hígado desde hace 5 años más o menos. Tengo menos rigor que usted y no conté todas mis limpiezas ni tampoco hice fotos. Su página está muy bien hecha. Al principio, cuando empecé, nadie conocía nada y no había casi nada en internet al respecto. Hoy, la información ha hacho una cadena y estoy encantada. Propuse esta limpieza a mucha gente de mi entorno y todos me hablaron muy bien de ella. En lo que me concierne, tuve una cura sin ningún cálculo a la cuarta o quinta limpieza. Después, sentí la necesidad de hacer nuevas curas de forma regular y hago una en cuanto siento que me hace falta, es decir una o dos veces al año. Descubrí esta limpieza sola, después de un diagnóstico de un médico que me convenía: usted no tiene cálculos, le receto “spasfon”. El resultado de las curas, desaparición de las náuseas matinales, de mis dolores al hígado, de mis migrañas, de mis síndromes premenstruales, de mis tardanzas digestivas y de mis cistitis repetitivas. A cada uno sus puntos débiles;-). (Al mismo tiempo, dejé de tomar la píldora, que no arreglaba nada en absoluto). Cuando uno o varios síntomas vuelven, sé que me hace falta una nueva cura. Hago una nueva cura esta noche, la última la hice en octubre (había hecho dos para estar segura). Después de numerosas curas hechas de dos en dos, me parece que con una es suficiente.. Aquí está mi experiencia. Aprecio su página y su trabajo de información, no tuve la paciencia ni el ánimo para hacer lo mismo pero si quiere hablar conmigo, será un placer.
Cordialmente, Véronique
Regreso al contenido