Una pista a seguir para volver a dormir. Ver los testimonios - mejoratusalud

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo.news
Traducida
Vaya al Contenido

Una pista a seguir para volver a dormir. Ver los testimonios

Testimonios


 
Gracias a todos los que se han molestado en enviarme su testimonio, lo necesitamos.
Si esta página les ha servido, piensen que servirá a mucha más gente. Cuantos más testimonios pueda publicar, mejor será el servicio prestado a los que están interesados en este tema. También estoy interesado en cualquier información documentada como análisis, ecografías... La publicación en mejoratusalud.news será por supuesto anónima.


Para dejar testimonio                                Para entender estos resultados



Testimonios recibidos:

Los nombres son ficticios para conservar el anonimato de los testimonios.


Myrtille, 46 años, Bélgica, 23 de febrero de 2016.
¡Buenos días! Realicé mi primera limpieza de hígado con éxito y muchos síntomas han desaparecido: caída de pelo, tendinitis, dolor de cabeza, malhumor, mala calidad de sueño, digestión…En fin es sorprendente. Me tranquilizó una amiga que me confirmó que no era doloroso en comparación a las crisis de vesículas biliares a las que era propensa. Después de la curavolví a hacer una ecografía de mi vesícula y se había vaciadoparcialmente, lo que sorprendió de manera positiva al médico que la comparó con la que hizo antes de la cura. Voy a hacer la segunda. Gracias.


Damien, 35 años, Bélgica, 23 de marzo de 2015:


Damien, 9 de septiembre de 2014:
Motivado por los numerosos testimonios, me he decidido en hacer la cura. Era un dormilón, ahora duermo unas seis/siete horas y gozo de buena salud. No he tenido ninguna alergia durante esas vacaciones de verano, mi vitíligo vuelve a tener color (de blanco a rosado). Desde que ya no como mucha carne, ya no tengo ganas, mucha fruta, verdura, pescado, y se acabó la coca-cola, redbull, icetea... Ahora los encuentro demasiado azucarados.

Damien, 23 de marzo de 2015
Buenos días, estoy en mi quinto tratamiento. He cambiado el zumo de pomelo por el de limón. Lo tomo más fácilmente. Ya no he tenido cálculos después de la última limpieza y ninguna alergia. En forma todo el rato, después de seis horas de sueño...


Arthur, 48 años, Francia, 31 de octubre de 2014:

Arthur, 3 de septiembre de 2014:
Buenos días. Hace ya casi un año que aguanto un dolor en el lado derecho (hígado), acompañada de una punta muy desagradable detrás del omóplato del mismo lado. Algunas visitas al osteópata, al médico y algunas ecografías y otras radiografías más tarde, mi estado no mejora, al contrario ya empezábamos a hablar de una ablación de la vesícula. A pesar de que las ecografías no muestran nada. Entonces he decidido probar una limpieza del hígado, fiándome de su página tan instructiva y de todos los testimonios leídos.

Arthur, 31 de octubre de 2014:
Resultados de mi primera cura: A pesar de que mi dolor en el lado derecho sigue presente (un especialista me diagnosticó una luxación de las costillas), mi dolor en la espalda ha desaparecido y SOBRE TODO! ¡Estoy en forma! Sueño tranquilo y reparador (antes, me levantaba ya cansado), ya no más bajones después de las comidas, ya no más digestión alargada y un rendimiento en mi bici que incita mis colegas de deporte a pedir un control anti dopaje.
Ya tengo pensado volver a hacerlo de manera regular, cada vez que siento que sea necesario. Es verdad que no es muy agradable, pero es barato para el bien estar encontrado. Para todos los que aún dudan, les diré una cosa: Adelante, nada de riesgo y tantos beneficios.
A veces olvidamos, una vez pasados los 45/50 años, cómo es sentirse en plena forma como cuando teníamos 20 años.
Mis amistades a todos y gracias de nuevo al autor.


Sophie, 56 años, Francia, 21 de octubre de 2014:
Buenos días, he hecho mi primer tratamiento de hígado a principios de septiembre. Genial, he vuelto a tener esa sensación de hambre que había perdido, un sueño profundo y de calidad, una mejor digestión y una gran concentración. Mi alergia en los ojos se ha reducido muchísimo. Acabo de hacer la segunda limpieza. Me siento ligera, positiva con mucha energía. Mi lengua está rosa. Gracias de verdad, por todas sus informaciones.


Alex, 27 años, Francia, 5 de octubre de 2014:
Buenos días, empecé mi primera limpieza del hígado el 27 de septiembre. Algunos cálculos biliares han salido la mañana del 28 de septiembre, pero no eran muy gordos (lejos de ser como los que se pueden ver en las fotos del libro de Andreas Moritz o en esta página). Entonces me quedé un poco decepcionado, pero a la tarde del 28 de septiembre, sentí un bien estar y una actitud más positiva. Yo, que siempre tenía la impresión de arrastrar una bola metálica de 15 toneladas, tenía la impresión de estar liberado y mis problemas pesaban mucho menos. He completado con sesiones de hidroterapia como se aconseja en el libro, para mí la limpieza del colon ha sido muy importante y me ha ofrecido un bien estar. Además, es esencial retirar los cálculos que pueden quedarse atascados en el colon. Y otra cosa importante, he expulsado cálculos unos diez días después de la limpieza del hígado gracias al sulfato de magnesio. Haré mi segunda limpieza el 25 de octubre. Así que para concluir, diré que ese tratamiento me ha sido beneficioso, digiero mejor, menos cansancio, noches más tranquilas... Bueno, sólo cosas positivas, excepto que he estado bien enfermo después de la limpieza (sinusitis y rinofaragite).


Clément, 37 años, Francia, 4 de septiembre de 2014:
Acabo de terminar mis limpiezas del hígado con tranquilidad. *11 limpiezas del hígado en 2 años (una cada dos meses). La undécima, ya no había cálculos. ¿QUE ES LO QUE HA CAMBIADO EN MI VIDA?
*mi sueño es más ligero y fácil. Solía acostarme muy tarde y esto se ha acabado. El sueño se tranquiliza, se vuelve más natural por la noche y permite la regeneración celular más fácilmente. La escucha del cuerpo ya no es algo forzado. Duermo bien. Tengo la impresión de tener 15 o 20 años.
* Mi relación con la comida es placentera y satisfactoria. El cuerpo se da cuenta que se nutría mucho por malas razones. He sentido de manera progresiva algo de tristeza queriendo nutrir mi cuerpo para tener energía o para hacer callar el aburrimiento y el sentimiento de soledad eventual. Esta toma de conciencia se transforma de manera muy rápida en alegría y sin esfuerzo. Las limpiezas del hígado me han dado ganas de comer azucarado, pero no los azucares industriales sino los naturales de la fruta. No me gustaba la fruta, y la digería mal. Ahora es un placer comerla. Disfruto de la suavidad de la vida cuando como. Nada que ver con la comida hecha antes para estimularme...
* Mi humor ha cambiado. Me parece que las emociones se acumulaban en las entrañas y el hígado. En los cálculos, había muchas emociones. Por ejemplo, es como si una de las limpiezas hubiera eliminado los cálculos donde se acumulaba mi tristeza después de la muerte de mi padre. Como si estuviera allí dentro cuando circulaban hacia el intestino. Durante esa época, había comido muchas cosas dulces para compensar la muerte y las emociones mezcladas con esa comida desequilibrada han podido cristalizarse en cálculos instalados en el hígado. Atreverse a perder esas toxinas no siempre es fácil. Tuve la sensación de perder una parte de mí. Atreverse a quemar mis emociones, era dejar de hacer de los eventos infelices la esencia de mi identidad. Cuando el cuerpo se acostumbra a eso durante 2 años a través de 11 limpiezas, empieza a proponer soluciones sanas para nutrirse, para dormir, para disfrutar realmente de la vida. Les deseo a todas volver a encontrar esos placeres y alegrías de la vida, mucho más intensos de lo que parece y que el adulto ha olvidado. Es posible volver a encontrar la energía y la vitalidad simple y natural de los niños cuando el cuerpo se transforma y entiende que guardar las toxinas y las emociones no sirve de nada. Besos de corazón.


Christine, 41 años, Francia, 5 de agosto de 2014 :
Buenos días y muchas gracias, hice dos limpiezas de hígado, vi una clara mejoría de mi sueño, mucho menos dolores de espalda, una mejor calidad de piel y más energía. Cordialmente, Christine.


Cynthia, 3 años, Francia, 16 de julio de 2014:
Buenos días, realicé mi primera limpieza hace diez días, con resultados evidentes. Desde hace más o menos 3 años, tenía fuertes dolores de estómago, en el lado derecho del hígado, después de las comidas, me acabé haciendo una ecografía, que confirmó que tenía cálculos biliares. El radiólogo me dijo que los dolores irían aumentando y que un día haría falta quitarme la vesícula. Mis dolores casi desaparecieron después de la primera limpieza de hígado, estoy muy sorprendida. Es como el día y la noche para mí. Hablando de noche, enorme mejora de mi sueño que siempre estaba dividido, algunas noches muy cortas, lo que generaba mucho cansancio, y la angustia de volverme totalmente insomne; hoy, tengo de nuevo noches normales, es una gran sorpresa que el insomnio esté relacionado con la vesícula. Los sales de Epsom y el aceite/zumo de pomelo es difícil de tragar, pero lo volveré a hacer, está claro. Las limpiezas a base de café también vienen muy bien. Era la única cosa que calmaba mis dolores de abdomen antes de que descubra las purgas de hígado. Además, las transaminasas y la bilirrubina se normalizan, los análisis de sangre lo confirman. Gracias por haber creado esta página, todo está muy bien explicado.


Michelle, 48 años, Suiza, 2 de julio de 2014:
Buenos días, hice dos limpiezas del hígado (la primera en mayo y la segunda en junio de 2014) y estas son mis impresiones: sueño increíblemente reparador, gran bienestar, blanco del ojo casi azulado como los niños muy jóvenes, lengua más viva, menos cargada si hago una comida un poco pesada, mente más tranquilizada, en fin, pura felicidad. Entonces, voy a seguir aún algunas veces (ya que hay materia), y después pienso adoptar una “velocidad de crucero” de mantenimiento dos o tres veces al año, como la limpieza del colón en el contexto de las curas revitalizantes Kousmine (en los cambios de estaciones por ejemplo). No encontré dificultad particular en aplicar este tratamiento, al contrario. Obviamente, el sulfato de magnesio no es el brebaje soñado, pero pasa en pocos segundos. Sin embargo, me gusta la mezcla de pomelo y aceite de oliva. De nuevo, muchas gracias por vuestro compromiso.


Chantal, 50 años, Francia, 30 de mayo de 2014 :
¡Buenos días Denis! Gracias, gracias, gracias Infinitamente. A pesar de que me la habían recomendado, a pesar de que he leído el libro, su página fue determinante para hacer mi primera limpieza. Aprovecho para animar a las personas que aún sienten dudas, no duden más. ¡Adelante! Mis sensaciones, mis resultados: Tuve una noche agitada pero eso me ocurre a menudo. El día siguiente, a las 6, tomé la tercera poción de sulfato de magnesio, pensaba volver a acostarme pero estaba en plena forma. Tomé a las 8 la última poción. Tuve muchas expulsiones, espuma... Diría más o menos 250 cálculos, muchos gordos de 2 centímetros. Rápidamente, tuve hambre, mucha hambre. Habitualmente tengo dificultades para disfrutar comiendo, muchísimas veces como pero no lo hago por placer. Entonces, volví a tomar un zumo de pomelo a las 9 y a las 9:30 desayuné. El día fue extraordinario. Nada de cansancio, dos amigos íntimos no me reconocían de tanta energía. No exagero cuando digo que este día volví a encontrar la energía que tenía a los 25, de verdad. El día siguiente, no era tan claro, pero anoche, me acosté cansada y no tan agotada. Primeros resultados: Vuelvo a tener energía, es indiscutible (me levanté a las 6 de la mañana durante los dos primeros días que seguían, y nada de cansancio). A la noche, ya no estoy agotada sino cansada, me duermo mucho mejor me apetece comer o disfruto al comer. Tengo una nueva lengua, toda limpia y es muy agradable. Tengo ganas de hacer la segunda limpieza. Hasta pronto para un nuevo testimonio. Gracias de nuevo. Chantal


Paul, 45 años, 21 de abril de 2014:
Buenos días Denis, tengo 45 años. En el pasado me ocurría que tenía una sensación de como si tuviera cálculos en el hígado. No sospechaba que realmente los tenía. Gasté de manera inútil dinero en complementos alimentarios. Actualmente, estoy en mi 22° limpieza. Estaba muy motivado con sacar todas esas porquerías: barro marrón y maloliente, después barro y semillas blancas, y siempre granos verdes como guisantes, de todos los tamaños. Mi última limpieza hizo salir principalmente barro, algunas partículas verdes. Pero sentía una molesta en una pequeña punta en la vesícula y a veces hasta el omoplato, señal de que hay que volver a hacer una cura.
Los beneficios observados de esas limpiezas son en mí:
- Eliminación del letargo física y psicológica, y una alocución más fluida
- percepción de rejuvenecimiento general
- blanco de los ojos que ya no es amarillo, mirada clara
- flexibilidad articular de las piernas, ya no más calambres en las piernas
- reflejos espontáneos más prestos, indicando una mejor atención y reacción
- fuerte disminución de las ojeras bajo los ojos
- Muy buena resistencia a pesar de una noche muy corta si me acuesto tarde y me levanto temprano
- Pérdida de peso sin hacer régimen
- Menos sensibilidad al gluten, pero esa sensibilidad sigue estando
- desaparición de los gases de intestinos (que a pesar de todo vuelven después, sobre todo al comer harina de trigo, aunque biológica)
- pérdida de cintura después de cada limpieza.
Cordialmente.


Annabelle, 40 años, 20 de enero de 2014:
Quería dejar mi testimonio ya que el de los demás me ayudó mucho en mis momentos de preguntas... Entonces, hice mi primera limpieza el último 12 de diciembre por las siguientes razones:
- problema de halitosis (mal aliento)
-de digestión general: pesadez después de las comidas, cansancio a lo largo del día, crisis de bostezos, hinchazones, gases...
-dolores de cabeza todas las mañanas al despertarme y muchas dificultades para levantarme
-no aguataba por la noche, acostada a las 21, nada de trasnochar.
-cansancio crónico y falta de energía a lo largo del día

Después de mis dos primeras limpiezas, lo que he podido notar:
-mucho menos problemas de mal aliento, casi han desaparecido…
-fuera los dolores de cabeza cotidianos, me despierto sin ellos, estoy en forma ya al despertarme, nada de problemas para salir de la cama
-mejor digestión, nada de sensaciones desagradables después de las comidas: pesadez de estómago, gases, rechazos, cansancio hasta tener que acostarme
-mejor tez, pelo menos blando, y sobre todo mucha vitalidad y energía durante el día, cosa súper agradable cuando he aguantado durante años un cansancio constante.
Recomiendo mucho esta limpieza a todos lo que quieren mejorar su vitalidad de manera general... No pienso pararme ahora que estoy en el buen camino y pienso hacer una tercera limpieza en un mes y otras después hasta una completa desaparición de los dolores. Os iré contando mis nuevas experiencias…Hasta pronto.


Nathan, 25 años, 5 de enero de 2014:
Buenos días Denis. Desde hace mucho tiempo, era propenso a problemas de acné (cara y espalda), he probado un montón de veces tratamientos dermatológicos (cremas, pastillas). Mi acné desparecía pero de manera temporal, durante unos 5 meses y después volvía. Tener acné a los 18 años es normal, pero a los 25 ya no tanto. He decidido dar el salto y probar esta técnica. Desde la primera limpieza, mis granos han empezado a desaparecer y al cabo de tres semanas, he visto una verdadera diferencia. A la hora a la que escribo este testimonio, estoy en mi séptima cura, y ya no tengo casi nada de granos en la espalda (4 ó 5), y en la cara ya tengo la piel clara. Sólo me quedan unos 2 ó 3 granos. Nada que ver con la piel que tenía antes. Otro aspecto positivo: me duermo mucho más rápido que antes. Gracias por haber creado esta página. Nathan


Amandine, 45 años, 12 de diciembre de 2013:
El domingo 24/11/13, tuve que ir a urgencias por culpa de un punto de dolor al nivel del esternón extremadamente doloroso. El médico de urgencias me hace una ecografía y me avisa de que la ablación de la vesícula será sin duda necesaria, me aconseja pedir cita con un cirujano, y según esta cita me organiza otra ecografía...
Antes, y desde más o menos 2 meses:
-somnolencia frecuente, necesidad de echarme una siesta después de cada comida, aunque fuera ligera. Y después de la siesta, mucha dificultad para despertarme, cansada de una siesta a otra... y el espíritu nada despierto.
-cansancio permanente, dolores musculares desde el momento en el que hago un mínimo de esfuerzo (por ejemplo desplazar cartones, recoger hojas...), menos flexibilidad y la impresión de estar pesada e ir siempre arrastrándome.
-depresión, ideas negras: veía siempre lo peor en algo sin importancia
-dolores de cabeza cada semana, hasta a diario
-relacionados con las migrañas: fuertes dolores en la nuca (en una escala de 1 hasta 10, diría 6 ó 7...)
-especie de eczema: herpes y picores en casi toda la parte baja de las piernas, del tobillo hasta la rodilla, en mi opinión consecuencias de mi intolerancia a los productos lácteos. Desde aproximadamente 15 años, no me había vuelto a pasar.
-cansancio visual, cada vez más dificultades para leer los pequeños símbolos (por ejemplo me encontré un día incapaz de leer el nombre de las calles en un mapa...) e impresión de ver los caracteres “bailar” delante de mis ojos. La lectura y hasta la comprensión se habían vuelto difíciles.
(Nota: tengo dolores en la nuca extendiéndose hacia la cabeza y dolores de cabeza desde hace años, pero de forma irregular y puntual).

Limpieza del domingo 01/12/13. Durante la semana anterior (la que siguió la ecografía): principalmente zumo de fruta o verduras templadas, + 1 litro de zumo de manzana cada día, + tazas de agua tibia o caliente, y por la noche una fruta o algunas cucharadas de verduras. Hidroterapia el viernes 29/11 y el martes 03/12. Durante la limpieza del 01/12, pasé una noche absolutamente horrible. Ya que no había tomado nada graso (ni animal, ni vegetal) desde hacía una semana, ¿estaría relacionado? Pequeña anécdota: entre las 23 y medianoche, bostecé sin parar, ¡impresionante  ! Después náuseas, entonces vomité alrededor de la 1 de la mañana: eso ya no tenía tanta gracia... Pero una vez que vomité, perfecto, nada de náuseas. Sin embargo, no he dormido en toda la noche, sólo de las 6 hasta las 8. “Cálculos” expulsados: el equivalente de 4 ó 5 cucharadas, nada más que 5 milímetros de diámetro.
Desde la limpieza de este día (12/12/13), o sea una decena de días más tarde:
-nada de somnolencia ni de siesta, me despierto fresca y lista, ¡un renacimiento!
-de nuevo con flexibilidad, nada de dolores después de un esfuerzo, llena de energía, pérdida de barriga -3kg sin retomarlos desde entonces (bueno, sólo hace 10 días...)
-nada de desánimo, veo las cosas tal como son, nada de ideas oscuras (a pesar de que mi situación no ha cambiado)
-nada de migraña, nada de dolores cervicales, ufff...
-el eczema ya no me pica, y entonces mi piel volvió poco a poco a un estado sano
-espíritu claro y lectura sin problemas, pero aún un poco de presbicia  . Sin embargo puedo leer de nuevo los nombres de las calles en un mapa de Ginebra.

El 04/12, fui a hacer la ecografía pedida por el médico de urgencias. Las únicas fechas disponibles estaban después de la fecha de la limpieza, una pena. Sin embargo, estuvo muy instructiva, ya que el ecógrafo me dijo, sorprendido: “pero, no tiene nada en su vesícula, nada de cálculos. Está perfecta y vuestro hígado también: ningún problema”. Está claro que desde entonces aconsejo esta limpieza a todo mi entorno :D . Pero estoy perpleja al notar el número de personas que ya no tienen vesícula y a los que los médicos no proponen alternativas. Anda, buena limpieza. Por mi parte, la próxima se hará sin duda el 21/12. Que tengan un buen día, y mil gracias Denis por su página y los videos, muy claros (leí el libro de A. Moritz hace unos meses y los dos me parecen complementarios). Amandine


Eloïse, 63 años, 23 de noviembre de 2013:
Sexta limpieza realizada ayer por la noche y la “recogida” más importante por ahora. Gozando de buena salud desde las 10 de la mañana. Desde la primera limpieza, el dolor en la parte izquierda de la espalda ha desaparecido por completo. Esas limpiezas me aportan una energía espectacular, tengo la impresión de que ya no siento cansancio, y hasta necesito menos horas de sueño yo que era una dormilona. Prosigo asiduamente para intentar acabar con mi artrosis de la rodilla, me parece que su flexibilidad ha mejorado. También sufro mucho menos de nerviosismo e irritación, he tomado decisiones que no hubiera tomado antes, teniendo las ideas muy claras. Sólo le puedo agradecer por su página, me han gustado los videos que descubrí ayer, la página es muy completa. Ánimo a todos.


Mathis, 40 años, 20 de noviembre de 2013:
Mi salud empeoró en 2010, y en 2013 cuando empecé un nuevo trabajo, todo se aceleró, también hay que decir que con mi trabajo estoy expuesto a productos químicos. Entonces, mis síntomas se acumularon, aquí tenéis la lista no exhaustiva: sinusitis, dolor de garganta, mareos, ausencias, mirada ausente, dolores de oído, insomnios, temblores, ciáticas, palpitaciones, cansancio, ganglios hinchados en el cuello, colérico... Buscaba una alternativa a la medicina y entonces ayuné durante 5 días, y después durante 10 días pero no fue suficiente y por puro azar, encontré este método, lo probé sin verdaderas esperanzas pero vaya sorpresa cuando vi todos esos cálculos (alrededor de 600 ó 700) salir. Pero seguí escéptico y probé una segunda cura y entonces salieron aún más cálculos que la primera vez. Desde la primera, duermo mejor y después de la segunda, mis mareos disminuyeron. Hice la tercera limpieza, esta vez menos cálculos (alrededor de 300) pero mucho más gordos (el más gordo de 2 cm), y desde entonces, veo mi salud mejorar cada día, sueño profundo, nada de cansancio al despertarme, menos dolores de espalda, fuera dolores de oído, mi moral subió de repente. En fin, todo un renacimiento.


Natacha, 52 años, 22 de octubre de 2013:


Natacha, 12 de octubre de 2013:
Buenos días Denis, tengo 52 años, soy delgada con un buen metabolismo, hasta que la menopausia hace tres años vino a revolucionar ese bonito equilibrio. A parte de sofocos, es sobre todo una barriga prominente con una desorganización total del sistema digestivo que me “comía” la vida.
He probado un montón de remedios diversos y variados: homeopatía, gemoterapia, fitoterapia (soja, yam maca, lúpulo, salvia...), aceites esenciales, oligoelemento. He cambiado mi alimentación (nada de lácteo, de carne roja, de tomates), he probado el régimen grupo sanguíneo hasta SWANI. He buscado del lado de psicoterapia, el EFT entre otras cosas. Nada pudo, a largo plazo, aportarme la serenidad imprescindible para apreciar esta vida terrestre. Estuve más de una vez desanimada pero una fuerza interior me decía “voy a encontrar una solución”. No creo en esa fatalidad según la cual envejecer siempre se acompaña de una ristra de disgustos. Quiero envejecer con una buena salud lo más tarde posible. Fue  una psicóloga quien me dio ganas de buscar al hablarme de sus experiencias personales. Me acordé de mi llegada a París a los 17 años y de un homeópata que había encontrado un remedio a pequeñas pérdidas de conciencia, el Raphanus Pottier, conocido por sus calidades coleréticas. Eso ya significaba que mi hígado era mi punto débil. A continuación, conocí a un osteópata que me hacía drenajes manuales de la vesícula, era doloroso pero me indica hoy que debía impedir de manera muy seria el lado hepático…
Hace tres semanas, decidí hacer una limpieza de mi hígado. Me informé gracias a su página por la cual os felicito, el libro del doctor Moritz y la página del doctor Clark. En mi opinión, la mezcla del zumo de pomelo y del aceite de oliva es deliciosa. Me acosté enseguida en la oscuridad sin moverme durante una hora. No he dormido muy bien pero no tuve la necesidad de levantarme. Expulsé sin dolor, muy fácilmente y sin molestia centenas de cálculos.
Resultado:
Quince días después, me siento mejor. Tengo más energía positiva. Sigo con calores pero son menos frecuentes y menos intensas. Mis noches son mejores y me levanto menos cansada. Queda mi sistema digestivo que aún no ha encontrado su ritmo, con lo cual mi barriga sigue hinchada. Me parece tener menos ganas de cosas azucaradas después de las comidas. Y curiosamente, estoy más atraída por alimentos frescos y simples. Mi hombro derecho dolorido, lo está un poco menos.
Finalmente, la semana que viene vuelvo a hacer otra ya que se acerca la nueva luna. Os deseo de todo corazón encontrar el buen camino para reencontrar una bonita serenidad.
Con mis agradecimientos, os deseo un excelente fin de semana.

Natacha, 22 de octubre de 2013:

Segunda limpieza tres semanas después: dormí de una tirada de las 10 de la noche hasta la una de la mañana con una bolsa caliente en el lado derecho de mi abdomen. Después, bastante bien de las 2 hasta las 6, ¡qué comodidad! Me levanté en forma, pero con una sensación de náuseas debido al sulfato de magnesio. Esta vez, no esperé al medio día y a partir de las 9 expulsé muchos cálculos pequeños y algunos de un centímetro. Por la tarde, otra vez pequeños cálculos muy numerosos y bastante claros. Al día siguiente, expulsé algunos más.

Resultado:
Me siento ligera y ya no tengo ganas de comida azucarada al acabar la comida. Los dos primeros días, estaba cansada y con poca energía, lo que no me suele pasar. Y sobre todo, esta mañana noto que acabo de pasar MI PRIMERA NOCHE COMPLETA desde hacía mucho tiempo, y hecho extraordinario, YA NO TENGO CALORES. No sé si es el régimen sin proteínas animales, la expulsión de los cálculos o los dos juntos pero conseguí la meta, ¡aleluya! Mi hombro derecho está menos dolorido. Tengo sensaciones en la barriga como si mis ovarios volvieran a trabajar a pesar de que no tengo la regla desde hace diez meses. Todo eso para deciros que no me voy a parar aquí y que preparo la próxima para el día 23 ó 30 de noviembre antes de la nueva luna del 3 de diciembre.


Amélie, 35 años, 30 de junio de 2013:
Mi testimonio muy breve + limpieza café una vez a la semana:
-al cabo de 5 limpiezas del hígado:
-menos enfados
-pelo menos graso (pasé de un champú al día a uno cada dos días)
-cansancio ligeramente mejorado
-”restauración de fachada” de la cara (piel más firme 2-3 días después de la limpieza) (sin cambiar nada en cuanto a mis productos de cosmética)
-aguanto más por la noche y me despierto antes por la mañana sin que sea un suplicio
-piel más bonita
- hemorroides, una vez las bolas de colesterol expulsadas del hígado (el hemorroide vuelve al cabo de un tiempo hasta la próxima cura del hígado).
Los libros de Michel Dogna tratan de la limpieza con café pero la cura del hígado debería ser más conocida. Gracias Denis


Catherine, 48 años, 5 de junio de 2013:
Después de una larga reflexión sobre lo de empezar o no una limpieza del hígado, una conversación con mi médico homeópata, una ecografía de la vesícula, sin que aparezca ningún cálculo a pesar de los dolores, ya está todo hecho. Seguí el protocolo de mi primera limpieza de hígado. Ninguna dificultad particular que notar: nada de problema a la hora de beber las pociones ni tampoco para dormir. La expulsión de numerosos cálculos de todos los tamaños que me sorprendieron por su tamaño y densidad. No me sorprende que tenga una sensación de pesadez por la zona del hígado cuando veo la cantidad de grasa que colonizaba mi hígado. Esta sensación no ha desaparecido por completo pero la limpieza está acabada. Ahora ya me siento con mejor forma, me cuesta menos levantarme por la mañana (ya que tenía mucho sueño y que me despertaba cansada por la mañana), una bonita energía. Tengo ganas de pasar al segundo ataque de esos cálculos que sigo teniendo. Gracias.


Eric, 53 años, 24 de febrero de 2013:

Eric, el 13 de enero de 2013:
Buenos días, desde hace años mi salud empeoraba: ausencia de sueño, dolores articulares, taquicardia, manchas de vejez, digestión muy difícil, falta de aire, fuertes cambios de humor con tendencia a encerrarme cada vez más, y para acabar, análisis de sangre catastróficos hasta tal punto que mi médica quiere que vaya a ver a un hematólogo. Ya me decía yo que mi hígado tenía que tener un problema y compré hace unas semanas un extractor de zumo para intentar solucionarlo pero imposible beber un simple zumo de zanahoria sin eructar y tener ganas de vomitar, ni os cuento el resultado cuando probé el zumo de rábano negro... Entonces, busqué por internet, qué hacer. Acabo de realizar mi primera limpieza, esta noche fue como las otras y expulsé más o menos 100ml de pequeños cálculos y de arena, los más gordos, 4 del tamaño de 4-5 mm de largo, metido en agua todo flota. Alrededor de las 22:45, sentí muy pronto un efecto increíble, ya no me forzaba para respirar, ¡qué felicidad! Por la mañana, parecía cansado y me sentía un poco débil pero a la noche, después de una cena en restaurante, nada de problemas de digestión. Aún no está todo resuelto pero esta mañana pude beber el zumo de zanahoria sin problemas. El mes que viene vuelvo a empezar y os informaré. Gracias a usted por haber creado esta página y hasta pronto para nuevas resurrecciones físicas. Cordialmente, Eric.

Eric, el 24 de febrero de 2013:
Buenos días Denis, Hice mi segunda limpieza el 10 de febrero. Para empezar, que es lo que pasó desde principios de enero; durante 10 días, nada, y después sentí que mi hígado trabajaba, y todo empeoró en cuanto a mi salud, imposible digerir la menor salsa o grasa, nada de sueño, me dolía todo, y el colmo fue alrededor del 27 de enero con la reaparición de aftas dentro de la boca y cuando digo dentro es más, que tenía toda la cavidad bucal en carne viva, ¡un horror! El 10 de febrero a la noche, antes de beber el aceite con la sal de epsom, expulsé 4 cálculos negros de forma redonda de los cuales 3 medían más de un centímetro y uno de más o menos 6mm. A la mañana siguiente, expulsión después de una noche sin problemas, de una cantidad impresionante de pequeños cálculos como la primera vez y de arena y de un cálculo gordo formado por pequeños acumulados de más o menos 1,5cm y de forma ligeramente alargada. Nada de problemas ni de cansancio durante el día siguiente. Y desde entonces, todo bien, siento que mi cuerpo vuelve a tener vigor, volvieron las ganas de dormir, ahora duermo alrededor de 6-7 horas de una tirada, esto no me había pasado desde hacía años, ya nada de taquicardia y respiro con facilidad. Además estoy perdiendo peso sin hacer nada. Volví a hacer un análisis de sangre básico y los resultados muestran que todo va por el buen camino, intentaré hacer un análisis más completo a finales de marzo y os haré saber de los resultados. El 18 de febrero, sentí mi hígado trabajar de nuevo pero menos que la primera vez pero enseguida apareció un afta dentro de mi boca que se fue tres días después y desde entonces nada. Sigo con la limpieza a principios de marzo.


Patrice, 28 años, 3 de diciembre de 2012:
Estoy en mi segunda limpieza. Me siento mejor desde la primera, las migrañas han disminuido mucho. Mi digestión es buena y ya no tengo crisis de hígado. Respiro la vida y veo mejor. Mi sueño es de mejor calidad y la sensación de pesadez ha desaparecido. Recupero rápido del cansancio durante las pequeñas siestas después de la comida. Hago la próxima después de las fiestas de Navidad. Gracias de nuevo por su página.


Agnès, 63 años, 18 de agosto de 2012:
¡Buenos días Denis! cuando empecé las limpiezas (en mayo de 2011), sufría de electro sensibilidad, y durante 4 años viví entre todas esas ondas sin saber que todas esas bajas frecuencias me destruían poco a poco... (wifi, bluetooth, móviles...). Tenía un montón de síntomas que, a lo largo de las limpiezas (hice unas 20 en 15 meses), han desaparecido. Y ahora estoy muy feliz, volví a tener sueño y una vida normal sin sufrimiento. En mi entorno, hablo de su página, que tiene un muy buen impacto.

Mis síntomas de electro sensibilidad:
-dolores de cabeza con sensibilidad del cuero cabelludo
-problemas de vista y disminución de la agudeza visual, sequedad de los ojos y moscas volantes
-cansancio +++
-pérdida del sueño
-aumento del peso ++ (en mi caso) pero para otros es el contrario
-problemas de alergias con picores +++ (placas gordas debajo del pecho)
-encías frágiles con abscesos (a pesar de un buena higiene bucal)
-taquicardias nocturnas (el corazón se pone a latir a lo loco... por la noche es impresionante)
-micciones frecuentes por la noche (cada hora y media), ¡cansa mucho!
-algunos músculos se quedan híper extendidos (los bíceps en mi caso)
-dolores de espalda: lumbalgias o dolores ciáticas que me obligaban a permanecer en cama la mayoría del tiempo
-problemas del oído (silbidos en el oído)
-transpiración excesiva por la noche (cuerpo y cuero cabelludo)
-mala digestión con subidas de ácidos
-pigmentación de la piel (manchas morenas en las mejillas y los antebrazos)
-heces descoloridas
-caída del pelo y aceleración de su blanqueamiento
-y dolores abdominales de día y de noche. Esos dolores han parado inmediatamente al suprimir los alimentos a base de gluten (pan, pasta...) y los productos lácteos y al tomar un pro biótico (lactospectrum) laboratorio EL STUM) que es un remedio y no una medicación.

Todos esos síntomas han desaparecido a lo largo de las limpiezas, sin ayuda de ningún tratamiento demedicación, pero con mucha FE y PERSEVERANCIA en ese tratamiento natural y muy gratificante.

Aquí tienes Denis, quise hacer un testimonio de lo más completo posible, ya que hay más de 5% de la población que es electro hipersensible o electro sensible, más todos los que no lo saben, como yo durante 4 años.
Gracias de nuevo a ti.
Saludos. Agnès


André, 59 años, 23 de abril de 2012:

¡Buenos días Denis! A pesar de la  eliminación del gluten, mi digestión seguía complicada, la siesta era obligatoria incluso después de una comida sencilla. Durante el mes de septiembre de 2010, me decidí por hacer una cura de limpieza del hígado. El sábado 28 de abril, haré mi limpieza número 11. Al contrario de usted, no calculé los cálculos pero era impresionante (salieron más de 1000). Estoy de acuerdo con usted en cuanto a este método. Resultados después de 10 limpiezas: una digestión mucho mejor, ya casi no duermo la siesta o sólo una o dos horas como mucho si tuve una noche corta. La energía que tenía muy baja volvió, sobre todo los primeros días después de la cura y es una verdadera felicidad. Moral buena, y en cuanto noto una bajada de energía, sólo tengo ganas de estar en la siguiente limpieza. Mi última limpieza la hice hace 18 días y sigo en forma. El dolor característico a nivel del hígado, señal de un atasco en los canales biliares, sólo volvió esta mañana. Veremos el domingo a la hora de la cosecha.  Gracias por su página, muy bien hecha y documentada, que me ha permitido aclarar el proceso de limpieza tan simple y tan genial. Mis mejores amistades. André.

Regreso al contenido