Espíritu confundido? Podemos actuar de forma natural. Ver testimonios - mejoratusalud

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo .news
Traducida
Vaya al Contenido

Espíritu confundido? Podemos actuar de forma natural. Ver testimonios

Testimonios


 
Gracias a todos los que se han molestado en enviarme su testimonio, lo necesitamos.
Si esta página les ha servido, piensen que servirá a mucha más gente. Cuantos más testimonios pueda publicar, mejor será el servicio prestado a los que están interesados en este tema. También estoy interesado en cualquier información documentada como análisis, ecografías... La publicación en mejoratusalud.news será por supuesto anónima.


Para dejar testimonio                                Para entender estos resultados



Testimonios recibidos:

Los nombres son ficticios para conservar el anonimato de los testimonios.


Hubert, 42 años, Francia, 1 de mayo de 2015:

He realizado mi primera limpieza del hígado hace dos semanas. He seguido los consejos, no comer nada desde la comida del medio día, el zumo de manzana seis días antes... La sal de Epsom no tiene buen sabor (la cuarta porción al día siguiente a las 8h00 me daba asco) pero la mezcla aceite/zumo de pomelo casi tiene buen sabor. Ningún problema para acostarme a partir de las diez y media y hasta he pasado una noche bastante buena hasta las seis de la mañana. Al levantarme, tenía náuseas, el sabor del aceite me repetía, pero este mal gusto ha desaparecido rápidamente. Después, las primeras piedras han sido excretadas, una centena más o menos hasta la mañana del día siguiente. Durante este tratamiento, no ha aparecido ningún dolor. Desde entonces, mi rinitis, una de mis principales patologías, se ha atenuado. Siento una sensación de ligereza y una gran lucidez. Nada de mejoría en cuanto al eczema que afecta mis manos. De todas formas, estoy motivado para continuar con los tratamientos.


Sophie, 56 años, Francia, 21 de octubre de 2014:
Buenos días, he hecho mi primer tratamiento de hígado a principios de septiembre. Genial, he vuelto a tener esa sensación de hambre que había perdido, un sueño profundo y de calidad, una mejor digestión y una gran concentración. Mi alergia en los ojos se ha reducido muchísimo. Acabo de hacer la segunda limpieza. Me siento ligera, positiva con mucha energía. Mi lengua está rosa. Gracias de verdad, por todas sus informaciones.


Albertine, 59 años, Francia, 30 de julio de 2014:
Los numerosos testimonios me han convencido pasar a la acción. Gracias a todas y a todos y a Denis en particular, por ponerlos en internet. Desde el mes de febrero pasado, estoy en mi quinta limpieza en 6 meses. En la primera, noté que respiraba mejor, estaba llena de energía. Un soplo de aire fresco que me puso de buen humor. Experiencia que compartí con todos mis amigos y familiares. Algunos están, como yo, sorprendidos de los resultados inmediatos y transmiten también esa información. Mis articulaciones están de repente muy flexibles durante varios días, mis ganas de azúcar y de café se han ido también de repente, se acabó la somnolencia después de la comida y las crisis de bostezos con una mejor capacidad de atención. Mucho barro y gravilla amarilla expulsé en la primera limpieza. En la segunda, aparecieron los primeros cálculos. Desde entonces, ya no los cuento. Mi rinitis se ha amplificado durante dos días y no paraba de sonarme. Después, a la tercera, ya nada. Hoy, aún persiste pero claramente se atenuó. Después de cinco purgas, consolidé mis primeras conquistas, la piel de mi cara mejoró, más tónica, mis ojeras han disminuido y mi tez recuperó su color.         


Michelle, 48 años, Suiza, 2 de julio de 2014:
Buenos días, hice dos limpiezas del hígado (la primera en mayo y la segunda en junio de 2014) y estas son mis impresiones: sueño increíblemente reparador, gran bienestar, blanco del ojo casi azulado como los niños muy jóvenes, lengua más viva, menos cargada si hago una comida un poco pesada, mente más tranquilizada, en fin, pura felicidad. Entonces, voy a seguir aún algunas veces (ya que hay materia), y después pienso adoptar una “velocidad de crucero” de mantenimiento dos o tres veces al año, como la limpieza del colón en el contexto de las curas revitalizantes Kousmine (en los cambios de estaciones por ejemplo). No encontré dificultad particular en aplicar este tratamiento, al contrario. Obviamente, el sulfato de magnesio no es el brebaje soñado, pero pasa en pocos segundos. Sin embargo, me gusta la mezcla de pomelo y aceite de oliva. De nuevo, muchas gracias por vuestro compromiso.


Fanny, 42 años, Francia, 28 de junio de 2014:

De carácter un poco angustioso,   afectada  de manera cotidiana con migrañas, dolores en las cervicales agudas, gases, cansancio, falta de energía... Pasé la etapa de la primera limpieza de hígado el 10 de febrero de 2013. Hoy, 27 de junio de 2014, acabo de realizar la séptima limpieza de hígado. Confieso que es físicamente muy agotador, pero tan beneficioso para mi bienestar general. Algunas limpiezas me han permitido expulsar únicamente pequeñitos cálculos, a veces sólo simple barro pegajoso y verde, algunas curas me han permitido evacuar cálculos de un tamaño de 12mm. Estaba muy impresionada, guardo algunas fotos. Sigo con dificultad para tragar el sulfato de magnesio (me da náuseas) pero siento mucho placer al beber la mezcla de aceite y pomelo. Los resultados siguen siendo sorprendentes a partir del día siguiente de cada limpieza. Volví a tener el vigor muscular, la energía física y mental, el espíritu más lúcido. Mis dolores abdominales e hinchazones desaparecían durante algunas semanas. Volví a tener un ojo más despierto y una tez más clara. Si tuviera la oportunidad, haría esta cura cada mes. Pero mi actividad profesional temporal no me lo permite. El libro de Andréa Moritz que tengo desde el principio es un buen complemento de vuestra página, lo vuelvo a leer a menudo, un poco como una biblia.  Animo a todo el mundo a probar  la experiencia por lo menos una vez... Personalmente,  Ya no puedo vivir sin ella.  Los beneficios son tan numerosos que vuelvo a hacerla en cuanto siento la necesidad. Mil gracias de nuevo Denis por su página tan  completa.


Paul, 45 años, 21 de abril de 2014:
Buenos días Denis, tengo 45 años. En el pasado me ocurría que tenía una sensación de como si tuviera cálculos en el hígado. No sospechaba que realmente los tenía. Gasté de manera inútil dinero en complementos alimentarios. Actualmente, estoy en mi 22° limpieza. Estaba muy motivado con sacar todas esas porquerías: barro marrón y maloliente, después barro y semillas blancas, y siempre granos verdes como guisantes, de todos los tamaños. Mi última limpieza hizo salir principalmente barro, algunas partículas verdes. Pero sentía una molesta en una pequeña punta en la vesícula y a veces hasta el omoplato, señal de que hay que volver a hacer una cura.
Los beneficios observados de esas limpiezas son en mí:
- Eliminación del letargo física y psicológica, y una alocución más fluida
- percepción de rejuvenecimiento general
- blanco de los ojos que ya no es amarillo, mirada clara
- flexibilidad articular de las piernas, ya no más calambres en las piernas
- reflejos espontáneos más prestos, indicando una mejor atención y reacción
- fuerte disminución de las ojeras bajo los ojos
- Muy buena resistencia a pesar de una noche muy corta si me acuesto tarde y me levanto temprano
- Pérdida de peso sin hacer régimen
- Menos sensibilidad al gluten, pero esa sensibilidad sigue estando
- desaparición de los gases de intestinos (que a pesar de todo vuelven después, sobre todo al comer harina de trigo, aunque biológica)
- pérdida de cintura después de cada limpieza.
Cordialmente.


Roméo, 50 años, 8 de abril de 2014:
Buenos días Denis. Realicé 13 limpiezas de hígado en más o menos 2 años. Mi problema: una psoriasis en la cara, el pelo, los codos. Problemas de oído desde hace 10 años. Cansancio, temblores en las manos a veces, una ansiedad relacionada con el miedo de no conseguirlo... En fin, muchos achaques. Y también, no bebía casi nada de agua, no tenía sed. Expulsé más o menos 1500 cálculos, el tamaño variaba desde de una cabeza de aguja a mi pulgar, ¡3 centímetros de largo y 2,5 de grosor! Todo eso sin sentir ningún dolor. Cuando visité su página, me di cuenta que no había puesto todas las posibilidades de mi parte ya que había descuidado la limpieza de los intestinos. Los resultados: Un aumento de energía, mi hermano se sorprendió al verme tan activo, una serenidad reencontrada, una paz interior, ya nada de problemas de oídos, una lucidez aumentada y casi nada de psoriasis en los codos, ya nada en el cuero cabelludo, pero mi nariz sigue un poco roja y seca. Vaya mejoría. Denis, muchas gracias por su página tan bien hecha. Romeo


Patrick, 51 años, 10 de febrero de 2014:
Buenos días Denis,
De antemano, le quiero agradecer por la calidad de las informaciones de su página. Para darles confianza a sus seguidores, también quería decir a todos que el proceso no es nada doloroso, ni siquiera desagradable. Reconozco que el sulfato de magnesio es muy amargo, pero es soportable, y la mezcla aceite y zumo de pomelo, tinte de madre de nuez, ornitina es bastante bueno (un poco repugnante al final, pero perfectamente bebible).
Después de 24 horas, el balance es impresionante: dolor en lo bajo de la espalda a la derecha ha desaparecido, los hinchazones abdominales también han desaparecido, las articulaciones son más flexibles y el espíritu más sereno.
Vuelvo a empezar en tres semanas, une tercera cura sobre seis. Os deseo a todos unos muy buenos días. Patrick

Email de Patrick el 03/12/2014, en este análisis la baja de colesterol está claro:
“Buenos días Denis,
En anexo, los resultados de mis análisis de sangre hechos durante la primavera”.


Amandine, 45 años, 12 de diciembre de 2013:
El domingo 24/11/13, tuve que ir a urgencias por culpa de un punto de dolor al nivel del esternón extremadamente doloroso. El médico de urgencias me hace una ecografía y me avisa de que la ablación de la vesícula será sin duda necesaria, me aconseja pedir cita con un cirujano, y según esta cita me organiza otra ecografía...
Antes, y desde más o menos 2 meses:
-somnolencia frecuente, necesidad de echarme una siesta después de cada comida, aunque fuera ligera. Y después de la siesta, mucha dificultad para despertarme, cansada de una siesta a otra... y el espíritu nada despierto.
-cansancio permanente, dolores musculares desde el momento en el que hago un mínimo de esfuerzo (por ejemplo desplazar cartones, recoger hojas...), menos flexibilidad y la impresión de estar pesada e ir siempre arrastrándome.
-depresión, ideas negras: veía siempre lo peor en algo sin importancia
-dolores de cabeza cada semana, hasta a diario
-relacionados con las migrañas: fuertes dolores en la nuca (en una escala de 1 hasta 10, diría 6 ó 7...)
-especie de eczema: herpes y picores en casi toda la parte baja de las piernas, del tobillo hasta la rodilla, en mi opinión consecuencias de mi intolerancia a los productos lácteos. Desde aproximadamente 15 años, no me había vuelto a pasar.
-cansancio visual, cada vez más dificultades para leer los pequeños símbolos (por ejemplo me encontré un día incapaz de leer el nombre de las calles en un mapa...) e impresión de ver los caracteres “bailar” delante de mis ojos. La lectura y hasta la comprensión se habían vuelto difíciles.
(Nota: tengo dolores en la nuca extendiéndose hacia la cabeza y dolores de cabeza desde hace años, pero de forma irregular y puntual).

Limpieza del domingo 01/12/13. Durante la semana anterior (la que siguió la ecografía): principalmente zumo de fruta o verduras templadas, + 1 litro de zumo de manzana cada día, + tazas de agua tibia o caliente, y por la noche una fruta o algunas cucharadas de verduras. Hidroterapia el viernes 29/11 y el martes 03/12. Durante la limpieza del 01/12, pasé una noche absolutamente horrible. Ya que no había tomado nada graso (ni animal, ni vegetal) desde hacía una semana, ¿estaría relacionado? Pequeña anécdota: entre las 23 y medianoche, bostecé sin parar, ¡impresionante  ! Después náuseas, entonces vomité alrededor de la 1 de la mañana: eso ya no tenía tanta gracia... Pero una vez que vomité, perfecto, nada de náuseas. Sin embargo, no he dormido en toda la noche, sólo de las 6 hasta las 8. “Cálculos” expulsados: el equivalente de 4 ó 5 cucharadas, nada más que 5 milímetros de diámetro.
Desde la limpieza de este día (12/12/13), o sea una decena de días más tarde:
-nada de somnolencia ni de siesta, me despierto fresca y lista, ¡un renacimiento!
-de nuevo con flexibilidad, nada de dolores después de un esfuerzo, llena de energía, pérdida de barriga -3kg sin retomarlos desde entonces (bueno, sólo hace 10 días...)
-nada de desánimo, veo las cosas tal como son, nada de ideas oscuras (a pesar de que mi situación no ha cambiado)
-nada de migraña, nada de dolores cervicales, ufff...
-el eczema ya no me pica, y entonces mi piel volvió poco a poco a un estado sano
-espíritu claro y lectura sin problemas, pero aún un poco de presbicia  . Sin embargo puedo leer de nuevo los nombres de las calles en un mapa de Ginebra.

El 04/12, fui a hacer la ecografía pedida por el médico de urgencias. Las únicas fechas disponibles estaban después de la fecha de la limpieza, una pena. Sin embargo, estuvo muy instructiva, ya que el ecógrafo me dijo, sorprendido: “pero, no tiene nada en su vesícula, nada de cálculos. Está perfecta y vuestro hígado también: ningún problema”. Está claro que desde entonces aconsejo esta limpieza a todo mi entorno :D . Pero estoy perpleja al notar el número de personas que ya no tienen vesícula y a los que los médicos no proponen alternativas. Anda, buena limpieza. Por mi parte, la próxima se hará sin duda el 21/12. Que tengan un buen día, y mil gracias Denis por su página y los videos, muy claros (leí el libro de A. Moritz hace unos meses y los dos me parecen complementarios). Amandine


Eloïse, 63 años, 23 de noviembre de 2013:
Sexta limpieza realizada ayer por la noche y la “recogida” más importante por ahora. Gozando de buena salud desde las 10 de la mañana. Desde la primera limpieza, el dolor en la parte izquierda de la espalda ha desaparecido por completo. Esas limpiezas me aportan una energía espectacular, tengo la impresión de que ya no siento cansancio, y hasta necesito menos horas de sueño yo que era una dormilona. Prosigo asiduamente para intentar acabar con mi artrosis de la rodilla, me parece que su flexibilidad ha mejorado. También sufro mucho menos de nerviosismo e irritación, he tomado decisiones que no hubiera tomado antes, teniendo las ideas muy claras. Sólo le puedo agradecer por su página, me han gustado los videos que descubrí ayer, la página es muy completa. Ánimo a todos.


Marina, 48 años, 9 de noviembre de 2013:
Gracias por su página, es muy prometedor leer los testimonios, no me siento tan sola. Empecé mis primeras limpiezas de hígado a finales de 2009. Desde hacía tres años, sufría de un eczema espectacular, muy denso, en todo el cuerpo. Ningún tratamiento me lo curaba, ni siquiera lo disminuía. Era muy deprimente y difícil de vivir. Es un acupuntor que me puso en ese camino hablándome de un problema de vesícula biliar. Entonces, hice unas cuantas limpiezas de hígado siguiendo el libro de Andreas Moritz, al ritmo de una al mes. A partir de la tercera, mi eczema empezó a irse. En la quinta limpieza, había desaparecido del todo. Entonces, hice 22 limpiezas en 2 años, con muchos beneficios que no esperaba:
-mejor vitalidad,
-mejor flexibilidad de las articulaciones,
-separación de mis conjuntivitis alérgicas,
-serenidad más grande y clarividencia,
-bajada de mi tasa de colesterol, que siempre estuvo relativamente alta (2,5g hasta 1,8g). Bajada del colesterol “malo” y subida del “bueno”.
-y seguramente olvide alguno... Pero al contrario de lo que está indicado en el libro de Andreas Moritz, aún seguía, al cabo de dos años, produciendo cálculos. Decidí parar, pensando en hacer una limpieza cada seis meses. Al cabo de un año, mi eczema volvió a aparecer y empecé una nueva serie de limpieza al ritmo de una al mes... En paralelo, intento entender, ajustar mi higiene de vida (que ya es excelente desde hace muchos años). Creo tener una candidiasis (no reconocida por los médicos que sólo ven una micosis vaginal recurrente) y no consigo deshacerme de ella. Pienso que esto puede explicar la producción de cálculos. Continuará…


Etienne, 38 años, 29 de octubre de 2013:
Buenos días a todos, sufriendo de problemas hepáticos no patológicos sino “hereditarios”, como me lo señaló un especialista hace más de un año, subrayando que nací así y que moriré con eso... Los exámenes subrayaron una tasa de bilis muy elevada pero por el resto, todo iba bien. Excepto que físicamente notaba mi estómago desplazado hacia la derecha (vaya cosa más rara), un punto constante como una molestia constante en el hígado y también un punto permanente en el omoplato derecho, unos ojos amarillos, una lengua siempre cargada, una pérdida de apetito con la sensación de estar llena después de 3 cucharadas, las extremidades de los dedos de los pies y de las manos frías, una bajada de energía física graduada (nada bueno para el deportista que soy) cansándome al mínimo esfuerzo, un aliento que se volvía corto con la sensación de que los pulmones se llenaban sólo al 50%, aguantando mal el frío, después, a nivel del comportamiento me volvía muy nervioso, me costaba concentrarme y mi memoria se desmoronaba. La lista es larga y similar en los males de los mensajes leídos antes. Entonces, en octubre de 2012, decidí tomar las riendas, y gracias a internet, encontré esta página y su contenido. Después de haber leído el libro, empecé el protocolo, lo hice 5 veces (de octubre de 2012 hasta febrero de 2013, con “cosechas” numerosas, poco voluminosas y arena...) al principio, con 6 meses de descanso, y repetición en septiembre de 2013 (cosecha más voluminosa, 1,5 cm hasta 2cm), y ahora, estoy en plena limpieza. La primera me vino de maravilla, ya que más allá de lo físico, la limpieza tuvo impacto en otros planes, igual de importante.
Los resultados: sólo positivo, todo mejoró, un renacimiento como siempre.


Oscar, 47 años, 14 de enero de 2013:

En un año aproximadamente, voy por mi séptima limpieza. Sigo viendo cúmulos (varias decenas) hasta más de un centímetro de colesterol característico. Su forma parece menos regular, más “deforme” que durante los primeros lavados. Patologías de antes:
-falta de energía
-inflamaciones articulares (caderas, hombro izquierdo sobre todo)
-irritabilidad, problemas de carácter, bilioso, problemas de concentración
-psoriasis (limitado a una mancha de 3cm)
-imposibilidad de digerir grasas, carnes...
Después de la cura:
-aumento claro de energía. Descubrí la bicicleta y hago deporte, es pura felicidad.
-carácter menos bilioso, menos enfados, concentración más fácil
-como pollo (sólo la parte blanca)
-mejoría clara de los problemas de articulaciones
Resultados muy positivos entonces. Tengo que seguir ya que vuelvo a caer siempre después de las limpiezas, cerca del primer o segundo mes...


Camille, 35 años, 29 de septiembre de 2011:

Buenos días, quería compartir mi experiencia personal con vosotros. Después de un cansancio inexplicado, peso en los párpados, estreñimiento regular, hemorroides, hiper pigmentación de la piel de la cara, dolores dorsales en la parte arriba de la espalda, problemas de concentración, de memoria, realicé esta cura. Como vosotros, todo se ha ido. Sólo queda la hiper pigmentación que se volvió cloasma y estaría relacionada con glándulas suprarrenales, otro tema muy interesante y desconocido. En fin, sólo estoy en mi segunda cura, pero como vosotros, un placer de vitalidad después. También os quería hacer un guiño, pero a lo mejor ya lo sabéis, para las manchas en las manos, en inglés se llaman “!liver spots!”. Lo que muestra que deben estar más adelantados que nosotros. Gracias por su testimonio en la web, sería genial que más gente tenga acceso a esas informaciones...
Cordialmente, Camille.
Regreso al contenido