¿Por qué limpiar los intestinos? Como ¿De qué estamos hablando? - mejoratusalud.news

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo.news
Traducida
Vaya al Contenido

¿Por qué limpiar los intestinos? Como ¿De qué estamos hablando?

Limpieza de los intestinos


Limpieza de los intestinos:

Antes de abordar las limpiezas del hígado, mi visión de los intestinos era clara:

1) Los intestinos tenían sólo un tubo de salida: Por cierto, me preguntaba por qué teníamos dos intestinos diferentes y por qué eran  tan largos: 8metros en total porque a mi parecer un trozo de 50 cm para unir el estomago al ano habría sido suficiente, pérdida inútil de espacio…
2) Las irrigaciones y la hidroterapia del colon sólo eran una práctica sospechosa, señal de la decadencia o de la perversidad de sus usuarios. Como decía Coluche: “Beber es mi sangre, comer es mi cuerpo, tocar es mi…”
Retrospectivamente, me da un poco de vergüenza mi (ex) ignorancia, aunque puede ayudar a algunos a no sentirse tan solos…


El intestino es la sede de nuestra inmunidad, es él quien absorbe nuestros nutrientes, su papel es pues fundamental para nuestra salud. De estos dos últimos años experimentando con las limpiezas del hígado, sólo puedo comprobar que una parte de los resultados conseguidos está también ligada a las limpiezas de los intestinos, a los cuales llevan naturalmente a las limpiezas de hígado. Porque a diferencia de lo que imaginaba, el intestino ( delgado y el colon) no es sólo un simple tubo de evacuación liso, sino también un mecanismo de asimilación complejo y sofisticado que puede ser ensuciado por la materia pegada ( ver la NB más abajo) a sus paredes, lo que:

-Disminuye sus capacidades de asimilación.
-Se vuelve una fuente de proliferación de bacterias.
-Perturba el tránsito frenando la progresión de los alimentos.
Lo que tiene como consecuencia es que nuestros intestinos pueden volverse ellos también en una fuente de envenenamiento para el cuerpo y puede ser la causa de múltiples síntomas, muy a menudo mal interpretado. Y como siempre, cuando la causa no se trata, el problema persiste

NB: en la serie de « pegamento para tripas », no olvidemos el gluten, presente en todos nuestros panes, excepto por ejemplo los panes de trigo sarraceno no tan fácil  de procurarse (pregunten a su panadero si tiene panes sin gluten y miren bien su cara…). Para más información sobre el gluten: https://www.intolerancegluten.com/intolerance_au_gluten.html



Para entender bien lo qué está en juego en la limpieza de intestinos

Y principalmente del colon, le aconsejo la lectura del artículo de la asociación KOUSMINE: https://www.kousmine.fr/lhygiene-intestinale-3eme-pilier-de-la-methode/ aquí tienen el principio: La historia de la limpieza intestinal remonta a la noche de los tiempos. Es una técnica sencilla, ni bárbara, no pasada, que constituye un gesto de higiene, indispensable para el mantenimiento de un buen estado de salud. Es aconsejado entonces, a toda persona sana, como higiene de vida y en prevención de la enfermedad. Pero es también una técnica eficaz para ayudar a las personas con enfermedades crónicas degenerativas a  estabilizar su enfermedad, complementandoal  resto del tratamiento.


Galería de los monstruos:
En nuestro colon no sólo se encuentran heces en tránsito hacia la salida. Testigos son las fotos a continuación que saqué en diferentes momentos de una lavativa hecho en casa. ¿Parásitos en final de vida? ¿Trozos de un “muda” del interior del colon?, ¿restos alimentarios? No lo sé, pero siempre es mejor fuera quedentro…

(Clic para ampliar)



Un poco de mecánica:
Hay que saber que el intestino delgado está unido al colon por una válvula, la válvula íleo-cecal. Esta válvula tiene como función impedir todo retorno del colon hacia el intestino delgado. Lo que implica que cuando limpiamos el colon haciendo penetrar un líquido cualquiera por el ano (hidroterapia en instituto o lavado en casa),  sólo concierne el colon y no el intestino delgado, que está protegido por una válvula.  No se puede pretender limpiar el intestino delgado sólo por vía oral. Esta precisión sobre la estanquidad delgado/colon tranquilizará a los que tienen miedo de perder durante un lavado su preciosa flor microbiana intestinal: En efecto, un parte de las bacterias del colon puede terminar en las alcantarillas, pero por una parte las del intestino delgado habrán de nuevo colonizado en nada el espacio vacante (bastarán sólo unas horas), por otra parte, visto la constitución del colon, es afortunadamente imposible deshacerse de esas bacterias con un simple lavado. Los antibióticos son a los que hay que temer…


Tenemos entonces dos posibilidades para limpiar nuestros intestinos:

1) La vía oral que tratará el trayecto completo: intestino grueso + colon.
2) La vía rectal que concierne únicamente el colon.
Pero visto el engrasamiento que puede sufrir el colon, un tratamiento oral, excepto siendo extremadamente potente como el que usamos antes de una colonoscopia, no puede ser suficiente. Tendremos entonces que actuar sobre las dos vías, oral y rectal, para pretender limpiar nuestros dos intestinos, lo que nos dará varias opciones.


Las opciones:

Siempre en el contexto del testimonio de mi propia experiencia, sólo hablaré aquí de los métodos que conozco por haberlos experimentado, y por haber comprobado los efectos. De la misma manera que para las limpiezas del hígado, pienso que más nos vale adoptar las técnicas en las que somos los más independientes posibles.
1) Vía oral:
- Limpieza por efecto laxante. Ver página
- Limpieza por las fibras. Ver página
2) Vía rectal:
- La hidroterapia en instituto. Ver página
- Los enemas en su casa. Ver página
Regreso al contenido