Vesícula biliar - mejoratusalud.news

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo.news
Traducida
Vaya al Contenido

Vesícula biliar

Testimonios


 
Gracias a todos los que se han molestado en enviarme su testimonio, lo necesitamos.
Si esta página les ha servido, piensen que servirá a mucha más gente. Cuantos más testimonios pueda publicar, mejor será el servicio prestado a los que están interesados en este tema. También estoy interesado en cualquier información documentada como análisis, ecografías... La publicación en mejoratusalud.news será por supuesto anónima.


Para dejar testimonio                                Para entender estos resultados

Testimonios recibidos:

Los nombres son ficticios para conservar el anonimato de los testimonios.


Myrtille, 46 años, Bélgica, 23 de febrero de 2016.
¡Buenos días! Realicé mi primera limpieza de hígado con éxito y muchos síntomas han desaparecido: caída de pelo, tendinitis, dolor de cabeza, malhumor, mala calidad de sueño, digestión…En fin es sorprendente. Me tranquilizó una amiga que me confirmó que no era doloroso en comparación a las crisis de vesículas biliares a las que era propensa. Después de la curavolví a hacer una ecografía de mi vesícula y se había vaciadoparcialmente, lo que sorprendió de manera positiva al médico que la comparó con la que hizo antes de la cura. Voy a hacer la segunda. Gracias.


Cynthia, 3 años, Francia, 16 de julio de 2014:

Buenos días, realicé mi primera limpieza hace diez días, con resultados evidentes. Desde hace más o menos 3 años, tenía fuertes dolores de estómago, en el lado derecho del hígado, después de las comidas, me acabé haciendo una ecografía, que confirmó que tenía cálculos biliares. El radiólogo me dijo que los dolores irían aumentando y que un día haría falta quitarme la vesícula. Mis dolores casi desaparecieron después de la primera limpieza de hígado, estoy muy sorprendida. Es como el día y la noche para mí. Hablando de noche, enorme mejora de mi sueño que siempre estaba dividido, algunas noches muy cortas, lo que generaba mucho cansancio, y la angustia de volverme totalmente insomne; hoy, tengo de nuevo noches normales, es una gran sorpresa que el insomnio esté relacionado con la vesícula. Los sales de Epsom y el aceite/zumo de pomelo es difícil de tragar, pero lo volveré a hacer, está claro. Las limpiezas a base de café también vienen muy bien. Era la única cosa que calmaba mis dolores de abdomen antes de que descubra las purgas de hígado. Además, las transaminasas y la bilirrubina se normalizan, los análisis de sangre lo confirman. Gracias por haber creado esta página, todo está muy bien explicado.


Marion, 50 años, 31 de marzo de 2014:


Marion, el 5 de marzo de 2014:
Buenas tardes Denis, hice mi primera limpieza de hígado con éxito, salieron más de 200 cálculos. Tenía miedo de lanzarme ya que la ecografía me anunciaba una hepatopatía crónica y una vesícula llena de cálculos y bloqueada en el barro.
Finalmente, tengo mejor salud, mejor vista y mis bolsas bajo los ojos han disminuido, todo eso sin dolor, voy a seguir, estoy tan contenta de haber podido evitar la cirugía, viva la cura de Moritz.
Gracias a todos, Marion

Marion, el 31 de marzo de 2014:
Aquí está la continuación de mi experiencia, no hay que quedarse en una sola limpieza, la segunda es aún más fuerte que la primera. Un montón de cálculos amarillos y verdes salieron, y aún muchos durante la hidratación del colón dos días después. Me siento mejor y me preparo tranquilamente para la tercera limpieza, esta solución de Moritz no sólo es fácil de hacer sino que aporta una salud mejor, energía y esperanza en el futuro y una mejoría general de la vida.



Amandine, 45 años, 12 de diciembre de 2013:
El domingo 24/11/13, tuve que ir a urgencias por culpa de un punto de dolor al nivel del esternón extremadamente doloroso. El médico de urgencias me hace una ecografía y me avisa de que la ablación de la vesícula será sin duda necesaria, me aconseja pedir cita con un cirujano, y según esta cita me organiza otra ecografía...
Antes, y desde más o menos 2 meses:
-somnolencia frecuente, necesidad de echarme una siesta después de cada comida, aunque fuera ligera. Y después de la siesta, mucha dificultad para despertarme, cansada de una siesta a otra... y el espíritu nada despierto.
-cansancio permanente, dolores musculares desde el momento en el que hago un mínimo de esfuerzo (por ejemplo desplazar cartones, recoger hojas...), menos flexibilidad y la impresión de estar pesada e ir siempre arrastrándome.
-depresión, ideas negras: veía siempre lo peor en algo sin importancia
-dolores de cabeza cada semana, hasta a diario
-relacionados con las migrañas: fuertes dolores en la nuca (en una escala de 1 hasta 10, diría 6 ó 7...)
-especie de eczema: herpes y picores en casi toda la parte baja de las piernas, del tobillo hasta la rodilla, en mi opinión consecuencias de mi intolerancia a los productos lácteos. Desde aproximadamente 15 años, no me había vuelto a pasar.
-cansancio visual, cada vez más dificultades para leer los pequeños símbolos (por ejemplo me encontré un día incapaz de leer el nombre de las calles en un mapa...) e impresión de ver los caracteres “bailar” delante de mis ojos. La lectura y hasta la comprensión se habían vuelto difíciles.
(Nota: tengo dolores en la nuca extendiéndose hacia la cabeza y dolores de cabeza desde hace años, pero de forma irregular y puntual).

Limpieza del domingo 01/12/13. Durante la semana anterior (la que siguió la ecografía): principalmente zumo de fruta o verduras templadas, + 1 litro de zumo de manzana cada día, + tazas de agua tibia o caliente, y por la noche una fruta o algunas cucharadas de verduras. Hidroterapia el viernes 29/11 y el martes 03/12. Durante la limpieza del 01/12, pasé una noche absolutamente horrible. Ya que no había tomado nada graso (ni animal, ni vegetal) desde hacía una semana, ¿estaría relacionado? Pequeña anécdota: entre las 23 y medianoche, bostecé sin parar, ¡impresionante  ! Después náuseas, entonces vomité alrededor de la 1 de la mañana: eso ya no tenía tanta gracia... Pero una vez que vomité, perfecto, nada de náuseas. Sin embargo, no he dormido en toda la noche, sólo de las 6 hasta las 8. “Cálculos” expulsados: el equivalente de 4 ó 5 cucharadas, nada más que 5 milímetros de diámetro.
Desde la limpieza de este día (12/12/13), o sea una decena de días más tarde:
-nada de somnolencia ni de siesta, me despierto fresca y lista, ¡un renacimiento!
-de nuevo con flexibilidad, nada de dolores después de un esfuerzo, llena de energía, pérdida de barriga -3kg sin retomarlos desde entonces (bueno, sólo hace 10 días...)
-nada de desánimo, veo las cosas tal como son, nada de ideas oscuras (a pesar de que mi situación no ha cambiado)
-nada de migraña, nada de dolores cervicales, ufff...
-el eczema ya no me pica, y entonces mi piel volvió poco a poco a un estado sano
-espíritu claro y lectura sin problemas, pero aún un poco de presbicia  . Sin embargo puedo leer de nuevo los nombres de las calles en un mapa de Ginebra.

El 04/12, fui a hacer la ecografía pedida por el médico de urgencias. Las únicas fechas disponibles estaban después de la fecha de la limpieza, una pena. Sin embargo, estuvo muy instructiva, ya que el ecógrafo me dijo, sorprendido: “pero, no tiene nada en su vesícula, nada de cálculos. Está perfecta y vuestro hígado también: ningún problema”. Está claro que desde entonces aconsejo esta limpieza a todo mi entorno :D . Pero estoy perpleja al notar el número de personas que ya no tienen vesícula y a los que los médicos no proponen alternativas. Anda, buena limpieza. Por mi parte, la próxima se hará sin duda el 21/12. Que tengan un buen día, y mil gracias Denis por su página y los videos, muy claros (leí el libro de A. Moritz hace unos meses y los dos me parecen complementarios). Amandine


Vanina, 52 años, 7 de diciembre de 2013:
Buenos días Denis, hice tres limpiezas de hígado durante la primavera. Tenía dolores de vesícula (notaba algo en la vesícula) y amargura persistente en la boca... desde hace algunos años. Después de mi primera limpieza, que hice con un poco de angustia, expulsé un vaso de cálculos del tamaño de una cabeza de aguja de 4mm. Nada de dolores ni amargura durante una semana, y entonces todo volvió. La segunda limpieza (un mes más tarde), expulsé medio vaso de cálculos. Ya ni dolores ni amargura. La tercera limpieza ha permitido sacar 2 cucharadas de cálculos... Ya nada de dolores ni amargura. Mi homeópata me ha recomendado hacer la limpieza en primavera y durante el otoño. Este otoño no lo hice…Es verdad que beber el sulfato de magnesio es un suplicio... Es tan amargo. Desde hace poco, mis dolores y amarguras vuelven por momentos de 2 ó 3 ó 4 días de vez en cuando. Me siento menos cansada y más activa. Mi moral también ha mejorado. Lo volveré a hacer durante la próxima primavera.


Marielle, 58 años, 8 de agosto de 2013:
Buenos días, os dejo mi testimonio en cuanto a la limpieza del hígado y de la vesícula biliar del doctor Clack. En 2010, tuve crisis hepáticas, dolorosas y extenuantes, y cada vez más continuas. La cita estaba prevista para la ablación de la vesícula, ya que ya no podía quedarme así: -7 kilos, ya no podía comer nada, cualquier cosa me provocaba una crisis. Primera limpieza antes de entrar en la clínica: eliminación de decenas de pequeñas bolas y otras bolas más gordas de color verde claro, oscuro y marrones. Cancelación de mi intervención. Estoy en mi limpieza número 13 ó 14, cada vez siento menos necesidad de hacerla (6 meses entre las dos últimas). Sigo con mi vesícula. Me siento cada vez mejor. Lo que me ha impactado desde la primera limpieza, es esta energía que volví a tener cuando antes estaba cansada y sin ganas de hacer nada. Y después, se fue el dolor en el hombro derecho, mi lengua está menos cargada, buen aliento cuando era un problema desde hacía años, talla disminuida (-5 centímetros en la última), la tasa de colesterol ha mejorado, piel menos seca y seguro que olvido cosas. Esta limpieza es realmente interesante. Como naturópata, la aconsejo a menudo y da muy buenos resultados. Para recomendar y hacer conocer sin límite. Gracias por su página.


Alain, 51 años, 30 de mayo de 2013:
Buenos días a todos. Empecé esta limpieza porque mi vesícula me dolía mucho, y especialmente en cuanto bebía tan solo un poco de vino, aunque sea un trago... Digestión cada vez más pesada, sobre todo por la noche, y un montón de pequeñas miserias, seguramente por culpa del “buen” tiempo pasado, nada grave, pero aún así, se está mejor sin eso... No hice nada en lo que concierne el desparasitado, porque no pude conseguir los productos necesarios, pero seguramente lo haga un día de estos. Por ahora sólo hice dos limpiezas, a intervalo de tres semanas, por razones de disponibilidad, pero cuento con seguir con eso. La primera se hizo después de una larga y seria preparación, alimentación más ligera, zumo de manzana, sulfato por la mañana, más de tres semanas, un día de ayuno y después el protocolo, una mañana de expulsión intensa (más de 2000 cálculos expulsados, y entre ellos unos 150 inferiores a 0,5 mm). La segunda se hizo después de una semana menos intensa de preparación, atrasando la fase final (por cosas de trabajo), y de un protocolo un poco desordenado... seguido de una expulsión ¡más intensa aún! Las noches, sin haber sido deliciosas, han sido soportables, excepto una pequeña náusea la primera vez, casi dormí bien durante la segunda. Las diarreas son potentes pero no son desagradables como las de enfermedad. El sabor de los productos y mezclas, los hay peores, pan comido... Los efectos han sido inmediatamente sensibles y visibles: alivio inmediato de la vesícula (expulsé una cantidad impresionante de partículas (¿barro?) que flotaban la primera vez), el aspecto de mi piel (color, ojeras, flexibilidad) ha cambiado de inmediato, y algunos dolores desaparecen o cambian, y he vuelto a tener energía... Y pude volver a tener el placer de beber vino, con moderación por supuesto... Hice análisis y ecografías para hacer una foto antes, lo volveré a hacer para tener una “después”. También saqué fotos de la primera expulsión, y tengo pensado hacer análisis de los cálculos durante la siguiente, con el acuerdo de mi médico, que desconocía esta técnica y a pesar de su claro clasicismo parece interesado. Hablo de todo eso con mi entorno, como me han hablado de ello, y algunas personas, como mi esposo, ya planean hacerlo, y no solamente personas abiertas a técnicas alternativas como nosotros... Volveré a hacer un testimonio si puede ser útil. Cordialmente.


Gaétane, 43 años, 25 de mayo de 2013:
Buenos días Denis. En 2011, me quitaron con laparoscopia la vesícula biliar. Y después en 2012, dos veces y con algunos meses de intervalo, me quitaron una decena de cálculos de 1cm que estaban en el colédoco y las vías biliares (por vía endoscópica y con una esfinterotomía del esfinter d'Oddi). Por lo visto los cálculos ya existían cuando me quitaron la vesícula, pero estuve en manos de radiólogos malos... Mis síntomas fueron al principio y durante varios años dolores “clásicos”: debajo de las costillas a la derecha y en la espalda, yendo por los lados, debajo del omoplato, en el pecho. Las cosas empeoraron con náuseas después de las comidas. Peor, después de la ablación de la vesícula, empecé a tener mareos cada vez más violentos y frecuentes, con el ritmo de las comidas: manos que temblaban, sensaciones de frío, taquicardia, mareos, cansancio enorme. Tenía la impresión de que iba a desmayarme 3 veces al día. Pensaba que eran hipoglucemias, pero no, los análisis de sangre (en ayuno) no lo decían. Entiendo los testimonios de las personas que hablan de sus ganas de azúcar. Es lo que empecé a hacer, pero sin efecto real. En aquel momento, ningún médico estaba para explicarme esos síntomas, más molestos que los dolores. Escuché un montón de tonterías, “tiene dolores fantasmas” (el cirujano), “le duele el colón”...En fin, todo lo que sé es que después de haberme quitado todo eso, esos mareos después de la comida han sido divididos por 10, mis dolores casi desaparecieron...pero no totalmente, desgraciadamente. Acabé consultando un hepatólogo especializado en las enfermedades de las vías biliares. Volvió a controlarlo todo: nada que señalar con la resonancia, pero la ecografía mostraba pequeños cálculos en el hígado. Y aire en las vías biliares, consecuencia de la esfinterotomía, el aire de los intestinos subiendo directamente en las vías biliares. ¡Y eso de por vida...! En ese momento, no se puede ir a buscar los cálculos en el hígado. La única solución propuesta es tomar sales biliares (Delursan, Ursolvan) pero no los aguanto. Entonces, empecé con la cura de limpieza del hígado. Hice 3, con, creo yo y espero (según las fotos y descripciones), expulsión de algunos cálculos verdes color guisante. Creo que no tengo más opción que la de seguir con las curas. Hoy, estoy convencida de que tengo más problemas relacionados con ellos: dolores articulares, diarreas... Bilis de mala calidad, mala absorción intestinal, inflamaciones, todo está relacionado. Sí, los cálculos causan verdaderos problemas con síntomas totalmente estrafalarios (o no), que no caben en las casillas de los señores médicos. Sí, me arrepiento de no tener vesícula, ni esfínter de Oddi... Es un problema a la hora de digerir correctamente, de deber restringir su comida para compensarlo. La prevención no existe en esta medicina moderna, ¡vaya error...! Cordialmente, Gaétane.


Sophie, 49 años, primero de febrero de 2013:
Buenos días Denis. Noticias de las limpiezas de hígado.
Después de dos limpiezas, hice una ecografía el 28 de junio de 2012. Conclusión: ninguna diferencia en cuanto al contenido total de la VB, aún con los dos cálculos gordos. No estoy sorprendida que sigan allí ya que no expulsé cálculos “pesados”.


Céline, 36 años, 27 de octubre de 2012:

Céline, el 5 de septiembre de 2012
Mi marido fue ingresado este fin de semana por dolores abdominales violentos y vómitos (todavía yo no había empezado la cura). Ironía o coincidencia, después de unos análisis y ecografía vieron que tenía un cálculo de 15mn en la vesícula biliar. La única cosa que han podido hacer para aliviar el dolor era darle antiinflamatorios y pastillas para el dolor de barriga, y proponerle una cirugía para quitar la vesícula. Pensé que deberíamos haber hecho una limpieza del hígado antes. Decidimos esperar para la cirugía y que haga la limpieza con urgencia, al mismo tiempo que la medicación contra el dolor (para él). Ayer empezó a tomarse un vaso de agua con 8g de sal de Epsom por la mañana, y también el zumo de manzana todo el día, para la preparación, lo que le permitió expulsar un poco pero el cálculo seguía allí y el dolor muy presente también, a pesar de la medicación. Me gustaría mucho evitarle la ablación de la vesícula y sería mejor que haga la limpieza lo antes posible. En mi entorno, todo el mundo está muy escéptico en cuanto a este método y le aconseja la operación.

Céline, el 18 de septiembre de 2012:
Todo el mundo está bien, mi marido hizo su limpieza el fin de semana pasado después de sólo una semana de preparación y por suerte, todo le fue muy bien. Expulsó muchos pequeños cálculos del tamaño de cabezas de alfiler, y más o menos una decena de unos un poco más gordos, de 10 hasta 18 mm. Los dolores han desaparecido también, así que ya no toma medicación, y ya no se plantea ninguna operación, ¡Menos mal! Estábamos muy sorprendidos, tanto que han decidido volver a empezar cada tres semanas hasta que no quede nada. Hasta unos amigos nuestros van a empezar también. En lo que me concierne, estoy en mi última semana de preparación, así que la limpieza está programada para el domingo. Hasta tengo ganas de ese día para poder comparar “la cosecha” con la de mi marido. En todo caso, se sintió un poco revuelto los dos o tres días siguientes a la limpieza pero ahora está en plena forma, hasta perdió 5 kilos, lo que lo motiva para seguir ya que le faltan unos 20 por perder. Creo que este método realmente puede mejorar la salud de la gente o de todas formas, evitar una operación. Un órgano, no puede no servir para nada.
Mil gracias de nuevo, por parte de los dos, os avisaré de mi limpieza.
Con cariño, Céline

Céline, el 27 de octubre de 2012:
Hubo nuevos problemas con mi marido desde mi último mensaje, una semana después de volver del hospital el 13/10, después de la operación de apendicitis, el 23/10 pues el martes, tuvieron que volver a operarlo y esta vez para quitarle la vesícula. En efecto, empezó a recuperarse muy bien de la primera operación, cuando de repente el domingo por la tarde los dolores biliares volvieron, muy fuertes, no pudo dormir en toda la noche. El lunes, fuimos a ver al médico y volvió a hacer una ecografía que mostró una vesícula muy dilatada y el cálculo de 15mm bien presente. El cirujano que lo sigue nos aconsejó no esperar a que la inflamación empeore ya que podía tener complicaciones por culpa de su estado ya débil y bastante infeccioso. Lo operaron el martes, parecían tener prisa por acabar con ese problema. La operación por laparoscopia no fue suficiente, tuvieron que abrirlo ya que había muchos adherentes que impedían el acceso a la vesícula, hasta no pudo quitarla entera ya que había un gran riesgo de hemorragia, la vesícula estaba muy dañada, con una pared muy espesa por un lado y muy fina por otro. Según el cirujano ya era hora de intervenir, hubiera podido romperse, lo que habría sido ¡un desastre! En todo caso, le costó unas dos horas al cirujano. A la hora a la que escribo, han pasado 4 días desde la intervención, mi marido todavía no se alimenta, hasta vomitó el caldo y la compota del medio día. Está muy débil y sufre de dolores en los hombros (debido a la laparoscopia) y por supuesto de las numerosas cicatrices, el pobre, tiene la barriga acribillada. No sé cuándo podrá salir del hospital, es demasiado pronto para decirlo. Vi ese famoso cálculo que se veía con la ecografía, estaba duro como una canica. Parece que era el único. En fin, aquí está el resumen, sin embargo hemos hecho todo lo posible para evitarle la operación, pero demasiado tarde parece ser, frente a la situación más que urgente no teníamos más opciones.


Nathalie, 50 años, 12 de agosto de 2012:

! Buenas tardes Denis! Hace 18 meses, hice un control para reimplantar la vejiga y para eso, el cirujano me pidió hacer una ecografía de la vejiga, vesícula biliar y pelviana. En la vesícula biliar había arena, barro y tres pequeños cálculos. Hace unos días, volví a hacer un control del mismo análisis, y en lo que concierne la vesícula biliar, los tres pequeños cálculos siguen allí, uno al lado de otro y de algunos milímetros,  ya no tengo ni arena ni barro, mi vesícula biliar está limpia, excepto esos tres cálculos. Mi próxima limpieza está prevista para el 15 de septiembre. Buenas tardes.


Claudine, 46 años, 28 de febrero de 2012:

Buenos días, vengo a dar mi testimonio, soy una mujer con obesidad (actualmente 94 kg por 1m68) de 46 años, me han quitado la vesícula biliar en agosto de 2005. Por desgracia, sólo me enteré de la cura en 2010, acabo de realizar el 21 de febrero mi cura 19 y sigo con cálculos de color amarillo hasta verde oscuro y de tamaño pequeño hasta 2,5 cm aproximadamente. Sigo hasta  eliminar todos los cálculos. A pesar de ya no tener vesícula, no tuve ningún dolor o problema debido a eso, por ahora todo me fue bien a parte de algunas náuseas;  también a lo largo de 4 limpiezas por la mañana o por la noche expulsé importantes heces totalmente amarillas, lo que era colesterol. Por ahora no noté ninguna mejoría pero sé que mi hígado y mi cuerpo están muy sucios por eso sigo, ya conseguí perder un poco de peso pero todo va muy lento. Gracias por permitirme dejar mi testimonio.

Regreso al contenido