La disminución de la vitalidad no es inevitable. Ver los testimonios - mejoratusalud

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo .news
Vaya al Contenido

La disminución de la vitalidad no es inevitable. Ver los testimonios

Testimonios


 
Gracias a todos los que se han molestado en enviarme su testimonio, lo necesitamos.
Si esta página les ha servido, piensen que servirá a mucha más gente. Cuantos más testimonios pueda publicar, mejor será el servicio prestado a los que están interesados en este tema. También estoy interesado en cualquier información documentada como análisis, ecografías... La publicación en mejoratusalud.news será por supuesto anónima.


Para dejar testimonio                                Para entender estos resultados



Testimonios recibidos:

Los nombres son ficticios para conservar el anonimato de los testimonios.


Myrtille, 46 años, Bélgica, 23 de febrero de 2016.
¡Buenos días! Realicé mi primera limpieza de hígado con éxito y muchos síntomas han desaparecido: caída de pelo, tendinitis, dolor de cabeza, malhumor, mala calidad de sueño, digestión…En fin es sorprendente. Me tranquilizó una amiga que me confirmó que no era doloroso en comparación a las crisis de vesículas biliares a las que era propensa. Después de la curavolví a hacer una ecografía de mi vesícula y se había vaciadoparcialmente, lo que sorprendió de manera positiva al médico que la comparó con la que hizo antes de la cura. Voy a hacer la segunda. Gracias.


Balthazar, 59 años, Francia, 17 de enero de 2016.
!Buenos días! Realicé curas de hígado mensuales desde principios de 2015. El resultado está aquí: Mejor forma, desaparición de la psoriasis en los codos y en las aletas de la nariz y de la frente, eliminación de la manchas morenas en la cara y en las manos, cese de los dolores ligados a la artrosis, mejor tez y aliento, mucho menos cansancio por la noche, etc… gracias de nuevo y que todo le vaya bien. Balthazar.


Nelly, 50 años, Francia, 30 de diciembre de 2015 :
¡Buenos días! Para resumir mi situación, he pasado de una gran ausencia de vitalidad a un mejor estado físico en un primer momento, luego pasé a la posibilidad de volver a moverme. Estoy en mi cuarta cura. ¡Vuelvo a vivir simplemente! Pienso, se lo digo con mis palabras, que me envenenaba poco a poco (sistema digestivo que funcionaba muy mal, cogida de peso muy alta, hipertensión, colesterol malo).  Todavía no le puedo decir nada sobre el colesterol porque no he vuelto a hacer unas analíticas, pero el impacto sobre mi vitalidad es indiscutible. Ya no tengo calores.


Terence, 51 años, Francia, 22 de noviembre de 2015:
Empecé la limpieza de hígado en diciembre de 2014 (previamente hice una irrigación del colon 3 días antes de mi primera cura del hígado). Mi primera noche fue correcta (sensación de asco después de haber bebido aceite de oliva/ pomelo durante aproximadamente 2 horas) y evacuación de los primeros cálculos el día siguiente a partir de las 10h30 – ningún dolor, la evacuación continuó el domingo pero nada que ver con una gastroenteritis. Y 3 días después, volví a hacer una irrigación del colon para limpiarlo todo bien. Hoy estoy  con mi limpieza de hígado  número 10 (conservo todavía la irrigación del colon el tercer día después de la cura). Sobre las 10 curas, he probado la mezcla de aceite de oliva/zumo de limón que me gusta más y tiene los mismos efectos que la de oliva/pomelo. Todas las noches no han sido muy agradables (algunas veces con ganas de vomitar durante varias horas y/o hinchazones en el vientre) pero al día siguiente siempre tenía mucha energía y una sensación de bien estar. Al día siguiente, cada vez tenía “buena cosecha” piedrecitas verdes o amarillo y arena. Con 20años, me diagnosticaron una enfermedad de Gilbert (no era grave, el blanco de los ojos se ponía amarillo, cansancio, pusilanimidad y me daban asco de todas las comidas grasas) y también tuve ataques de la vesícula biliar en este periodo. Después de mis curas del hígado, ya no tenía casi nada de frio, el blanco del ojo se aclaró y ya tenía más energía. Pienso continuar una vez por trimestre a partir del 2016, y luego dos veces al año. Estoy seguro de que mi hígado se detoxifica y me siento cada vez mejor.


Charlotte, 49 años, Francia, 5 de julio de 2015:
Buenos días, he leído muchos testimonios así que me lanzo: mi primera limpieza data de mayo de 2014 y ahora estoy en mi limpieza n°12 en julio de 2015. Todavía expulso residuos. Estoy harta pero sigo ya que, en efecto, mis dolores que me incapacitaban el hombro derecho (calcificación) han desaparecido, he vuelto a tener energía y ya no me veo obligada a dormir después de las comidas. A partir de ahora voy a espaciar las curas cada dos meses. Ánimo a los que se lanzan.


Estelle, 34 años, Francia, 15 de mayo de 2015:
Acabo de terminar mi segunda limpieza, mi piel ya es mucho más bonita, tengo menos retención de agua, estoy más dinámica y de mejor humor. La limpieza del colon es tan importante como la del hígado en el proceso. La segunda vez, he sustituido los seis litros de zumo de manzana por el ácido málico, difícil de tragar el primer día, pero a partir del segundo día ya se acostumbra uno.


Ludivine, 38 años, Francia, 6 de abril de 2015:
Mis cuatro primeras limpiezas no han sido satisfactorias. Estaba decepcionada y me he preguntado si hacía bien lo que debía hacer para que funcione. Mi limpieza 5 ha sido mucho mejor y los efectos inmediatos realmente satisfactorios: mis placas de psoriasis aliviadas y he vuelto a encontrar la sonrisa, la alegría y la confianza.


Martin, 55 años, Francia, 28 de marzo de 2015:

Martin, 14 de diciembre de 2014!
Buenos días. Durante el mes de septiembre de este año, he sufrido grandes problemas de digestión/asimilación: dolores de hígado, heces blancas, cansancio enorme durante los momentos de digestión. EL médico ha hecho verificar la presencia de cálculos biliares y ha empezado a explicarme algunas cosas sobre la ablación de la vesícula biliar. He encontrado en su página en el periodo intermedio entre mi consulta y las análisis/ecografías. Los resultados de análisis han mostrado la ausencia de cálculos pero sí un hígado graso (esteatosis) y un ligero colesterol. Estoy en mi tercera limpieza. La primera ha sido sorprendente: una cantidad increíble de cosas han salido durante las evacuaciones, como las de sus fotos, una especie de bola de 2/3 centímetros de fibras. Las evacuaciones relacionadas con las dos otras van disminuyendo. Siento que aún me quedan algunas limpiezas mensuales pero se ha convertido en una forma de higiene corporal interna. Los resultados son múltiples: desaparición de la molestia en la espalda, desaparición de la sensación de pesadez en el abdomen, vuelta de las ganas de vivir y de una fuerte energía, heces normales, ganas y placer a la hora de comer cosas “sanas” (sin grasa, azúcar, etc...). Gracias al autor de esta página.

Martin, 28 de marzo de 2015:
¡Buenos días Denis! Todavía no he vuelto a « medir » mi hígado. No hay ninguna razón médica real por hacerlo porque ya no tengo ningún síntoma que pudiera relacionarse con un problema en el hígado. El dolor de espalda no ha vuelto, mi relación con la alimentación ha cambiado, con una especie de asco hacia la comida basura, el alcohol, las grasas y los azucares cuando estoy en forma y la debilidad de consumir esos productos cuando estoy cansado. Gracias de nuevo por la apertura que me ha propuesto a través de esa página.


Marc, 67 años, Francia, 21 de noviembre de 2014:
Buenos días a todos. Tengo 67 años. He hecho dos limpiezas hace seis meses, con un poco de descuido al prepararlas: no tomar la cucharada de café de sulfato de magnesio, régimen de la semana de preparación mal seguido, pero aún así con resultados, ya que mis conocidos han visto un cambio. He vuelto a leer los comentarios con una gran motivación, y he hecho la semana con aguacate, pomelo, nueces, brécol, coliflor, arroz, etc. Y el día siguiente por la mañana después de la poción, pomelo, aceite de oliva... He expulsado un máximo de cálculos verdes amarillos marrones, a veces hasta parecidos a un garbanzo y en mayor cantidad que durante mis dos primeras experiencias. Pero lo que ha sido notable, es que para tener un préstamo inmobiliario, me hacía falta una ficha de salud en buen estado así que visita al médico para el colesterol:
Colesterol:
El 24 de octubre 3,40 g/l y el 20 de noviembre 2,38 g/l
HDL:
El 24 de octubre 0,85 g/l y el 20 de noviembre 0,88 g/l
LDL:
El 24 de octubre 2,32 g/l y el 20 de noviembre 1,35 g/l
A parte de eso, una muy buena forma física y mental, solía dormir una siesta de una hora después de comer, y ahora ni tengo ganas, he hecho mi jornada en plena forma con un trabajo activo. Creo que me queda mucho por hacer, pero realmente es formidable lo que los productos naturales pueden hacer sin destruir el organismo. LA FARMACIA ESTA EN LA NATURALEZA, y no en los laboratorios que nos chupan el dinero. Saludos Marc.


Arthur, 48 años, Francia, 31 de octubre de 2014:

Arthur, 3 de septiembre de 2014:
Buenos días. Hace ya casi un año que aguanto un dolor en el lado derecho (hígado), acompañada de una punta muy desagradable detrás del omóplato del mismo lado. Algunas visitas al osteópata, al médico y algunas ecografías y otras radiografías más tarde, mi estado no mejora, al contrario ya empezábamos a hablar de una ablación de la vesícula. A pesar de que las ecografías no muestran nada. Entonces he decidido probar una limpieza del hígado, fiándome de su página tan instructiva y de todos los testimonios leídos.

Arthur, 31 de octubre de 2014:
Resultados de mi primera cura: A pesar de que mi dolor en el lado derecho sigue presente (un especialista me diagnosticó una luxación de las costillas), mi dolor en la espalda ha desaparecido y SOBRE TODO! ¡Estoy en forma! Sueño tranquilo y reparador (antes, me levantaba ya cansado), ya no más bajones después de las comidas, ya no más digestión alargada y un rendimiento en mi bici que incita mis colegas de deporte a pedir un control anti dopaje.
Ya tengo pensado volver a hacerlo de manera regular, cada vez que siento que sea necesario. Es verdad que no es muy agradable, pero es barato para el bien estar encontrado. Para todos los que aún dudan, les diré una cosa: Adelante, nada de riesgo y tantos beneficios.
A veces olvidamos, una vez pasados los 45/50 años, cómo es sentirse en plena forma como cuando teníamos 20 años.
Mis amistades a todos y gracias de nuevo al autor.


Sophie, 56 años, Francia, 21 de octubre de 2014:
Buenos días, he hecho mi primer tratamiento de hígado a principios de septiembre. Genial, he vuelto a tener esa sensación de hambre que había perdido, un sueño profundo y de calidad, una mejor digestión y una gran concentración. Mi alergia en los ojos se ha reducido muchísimo. Acabo de hacer la segunda limpieza. Me siento ligera, positiva con mucha energía. Mi lengua está rosa. Gracias de verdad, por todas sus informaciones.


Alex, 27 años, Francia, 5 de octubre de 2014:
Buenos días, empecé mi primera limpieza del hígado el 27 de septiembre. Algunos cálculos biliares han salido la mañana del 28 de septiembre, pero no eran muy gordos (lejos de ser como los que se pueden ver en las fotos del libro de Andreas Moritz o en esta página). Entonces me quedé un poco decepcionado, pero a la tarde del 28 de septiembre, sentí un bien estar y una actitud más positiva. Yo, que siempre tenía la impresión de arrastrar una bola metálica de 15 toneladas, tenía la impresión de estar liberado y mis problemas pesaban mucho menos. He completado con sesiones de hidroterapia como se aconseja en el libro, para mí la limpieza del colon ha sido muy importante y me ha ofrecido un bien estar. Además, es esencial retirar los cálculos que pueden quedarse atascados en el colon. Y otra cosa importante, he expulsado cálculos unos diez días después de la limpieza del hígado gracias al sulfato de magnesio. Haré mi segunda limpieza el 25 de octubre. Así que para concluir, diré que ese tratamiento me ha sido beneficioso, digiero mejor, menos cansancio, noches más tranquilas... Bueno, sólo cosas positivas, excepto que he estado bien enfermo después de la limpieza (sinusitis y rinofaragite).


Clément, 37 años, Francia, 4 de septiembre de 2014:
Acabo de terminar mis limpiezas del hígado con tranquilidad. *11 limpiezas del hígado en 2 años (una cada dos meses). La undécima, ya no había cálculos. ¿QUE ES LO QUE HA CAMBIADO EN MI VIDA?
*mi sueño es más ligero y fácil. Solía acostarme muy tarde y esto se ha acabado. El sueño se tranquiliza, se vuelve más natural por la noche y permite la regeneración celular más fácilmente. La escucha del cuerpo ya no es algo forzado. Duermo bien. Tengo la impresión de tener 15 o 20 años.
* Mi relación con la comida es placentera y satisfactoria. El cuerpo se da cuenta que se nutría mucho por malas razones. He sentido de manera progresiva algo de tristeza queriendo nutrir mi cuerpo para tener energía o para hacer callar el aburrimiento y el sentimiento de soledad eventual. Esta toma de conciencia se transforma de manera muy rápida en alegría y sin esfuerzo. Las limpiezas del hígado me han dado ganas de comer azucarado, pero no los azucares industriales sino los naturales de la fruta. No me gustaba la fruta, y la digería mal. Ahora es un placer comerla. Disfruto de la suavidad de la vida cuando como. Nada que ver con la comida hecha antes para estimularme...
* Mi humor ha cambiado. Me parece que las emociones se acumulaban en las entrañas y el hígado. En los cálculos, había muchas emociones. Por ejemplo, es como si una de las limpiezas hubiera eliminado los cálculos donde se acumulaba mi tristeza después de la muerte de mi padre. Como si estuviera allí dentro cuando circulaban hacia el intestino. Durante esa época, había comido muchas cosas dulces para compensar la muerte y las emociones mezcladas con esa comida desequilibrada han podido cristalizarse en cálculos instalados en el hígado. Atreverse a perder esas toxinas no siempre es fácil. Tuve la sensación de perder una parte de mí. Atreverse a quemar mis emociones, era dejar de hacer de los eventos infelices la esencia de mi identidad. Cuando el cuerpo se acostumbra a eso durante 2 años a través de 11 limpiezas, empieza a proponer soluciones sanas para nutrirse, para dormir, para disfrutar realmente de la vida. Les deseo a todas volver a encontrar esos placeres y alegrías de la vida, mucho más intensos de lo que parece y que el adulto ha olvidado. Es posible volver a encontrar la energía y la vitalidad simple y natural de los niños cuando el cuerpo se transforma y entiende que guardar las toxinas y las emociones no sirve de nada. Besos de corazón.


Sylvie, 45 años, Francia 22 de agosto de 2014:
Propensa a la colitis y teniendo problemas de intestino desde pequeña, todo eso empeoró con el tiempo. Hinchazones, ojeras, gases pútridos, mala digestión, cansancio crónico, dolores de cabeza frecuentes, mal aliento, ansiedad, granitos, endometriosis, regla dolorosa, náuseas frecuentes después de comer, alternancia de diarreas y de estreñimiento, sueño complicado, pérdida de pelo, manchas de envejecimiento en las manos... Seguro que olvido cosas. La alerta se disparó cuando mi peso aumentó de golpe. Ni las ayunas, ni los regímenes conseguían bajarlo. Entonces hice unos análisis de sangre que mostraban tasas altas de estrógenos y de malas grasas. Después de haber leído artículos y especialmente esta página, relacioné todos mis problemas con un hígado bloqueado. Primera limpieza: el 25 de julio. Experiencia con el cloruro de magnesio o nigari. Ninguna expulsión hasta el día siguiente. Noche tranquila. A la mañana, oleaje casi ininterrumpido de materias marrones, de barro, de extrañas bolitas verdes, amarillas. Me sentí cansada durante tres días. Segunda limpieza, dos semanas después del 3 de agosto. Experiencia en esta ocasión con el sulfato de magnesio. Lo mismo que la última vez, pasé una buena noche y todo salió durante los 2 días siguientes. Expulsiones por episodios de cálculos de distintos tamaños (0,1 hasta 1 cm) la mayoría amarillos, o verde clarito. Por muy raro que sea, nada de arena ni barro. Pero después durante la tarde, nueva expulsión de 4 o 5 cálculos verdes de 1,6 hasta 2 cm. Después de la limpieza del colon los días siguientes, salieron otros. Tercera limpieza el 23 de agosto, ayer. Después de un lavado y de mi segundo vaso de sulfato, una masa importante de flemas, de pequeños cálculos amarillos, verdes, marrones, de ramitas salieron de una vez. Después, durante la noche, ruiditos que siguieron toda la mañana y esta mañana, casi sólo rechacé líquido marrón mezclado con flema y minúsculos cálculos. Ninguno gordo a la vista. Tuve dolores de cabeza durante dos días. Había hecho entre las dos limpiezas una cura de tintura y vi durante la semana pasada un gusano plano blanco de 4,5 cm. La próxima limpieza está prevista para dentro de tres semanas más o menos.
El balance: ya no tengo el sentimiento de tener una boya al nivel del vientre y de las caderas. He perdido un poco de peso durante la primera limpieza, ojeras y manchas en la piel atenuadas, vuelve el color rosado de las uñas, más comodidad intestinal, mucho menos gases, menos barriga, piel más suave sobre todo en los brazos, menos cansancio, ya no estoy atraída por el azúcar, ganas incrementadas de purificarse. Sin embargo, síntomas desagradables han aparecido como aftas, granos en la cara, aliento más fuerte que antes. A priori, es normal, el tiempo que todo vuelva a la normal y que el organismo esté limpio.


Christine, 41 años, Francia, 5 de agosto de 2014 :
Buenos días y muchas gracias, hice dos limpiezas de hígado, vi una clara mejoría de mi sueño, mucho menos dolores de espalda, una mejor calidad de piel y más energía. Cordialmente, Christine.


Albertine, 59 años, Francia, 30 de julio de 2014:
Los numerosos testimonios me han convencido pasar a la acción. Gracias a todas y a todos y a Denis en particular, por ponerlos en internet. Desde el mes de febrero pasado, estoy en mi quinta limpieza en 6 meses. En la primera, noté que respiraba mejor, estaba llena de energía. Un soplo de aire fresco que me puso de buen humor. Experiencia que compartí con todos mis amigos y familiares. Algunos están, como yo, sorprendidos de los resultados inmediatos y transmiten también esa información. Mis articulaciones están de repente muy flexibles durante varios días, mis ganas de azúcar y de café se han ido también de repente, se acabó la somnolencia después de la comida y las crisis de bostezos con una mejor capacidad de atención. Mucho barro y gravilla amarilla expulsé en la primera limpieza. En la segunda, aparecieron los primeros cálculos. Desde entonces, ya no los cuento. Mi rinitis se ha amplificado durante dos días y no paraba de sonarme. Después, a la tercera, ya nada. Hoy, aún persiste pero claramente se atenuó. Después de cinco purgas, consolidé mis primeras conquistas, la piel de mi cara mejoró, más tónica, mis ojeras han disminuido y mi tez recuperó su color.         


Fanny, 42 años, Francia, 28 de junio de 2014:
De carácter un poco angustioso,   afectada  de manera cotidiana con migrañas, dolores en las cervicales agudas, gases, cansancio, falta de energía... Pasé la etapa de la primera limpieza de hígado el 10 de febrero de 2013. Hoy, 27 de junio de 2014, acabo de realizar la séptima limpieza de hígado. Confieso que es físicamente muy agotador, pero tan beneficioso para mi bienestar general. Algunas limpiezas me han permitido expulsar únicamente pequeñitos cálculos, a veces sólo simple barro pegajoso y verde, algunas curas me han permitido evacuar cálculos de un tamaño de 12mm. Estaba muy impresionada, guardo algunas fotos. Sigo con dificultad para tragar el sulfato de magnesio (me da náuseas) pero siento mucho placer al beber la mezcla de aceite y pomelo. Los resultados siguen siendo sorprendentes a partir del día siguiente de cada limpieza. Volví a tener el vigor muscular, la energía física y mental, el espíritu más lúcido. Mis dolores abdominales e hinchazones desaparecían durante algunas semanas. Volví a tener un ojo más despierto y una tez más clara. Si tuviera la oportunidad, haría esta cura cada mes. Pero mi actividad profesional temporal no me lo permite. El libro de Andréa Moritz que tengo desde el principio es un buen complemento de vuestra página, lo vuelvo a leer a menudo, un poco como una biblia.  Animo a todo el mundo a probar  la experiencia por lo menos una vez... Personalmente,  Ya no puedo vivir sin ella.  Los beneficios son tan numerosos que vuelvo a hacerla en cuanto siento la necesidad. Mil gracias de nuevo Denis por su página tan  completa.


Chantal, 50 años, Francia, 30 de mayo de 2014 :
¡Buenos días Denis! Gracias, gracias, gracias Infinitamente. A pesar de que me la habían recomendado, a pesar de que he leído el libro, su página fue determinante para hacer mi primera limpieza. Aprovecho para animar a las personas que aún sienten dudas, no duden más. ¡Adelante! Mis sensaciones, mis resultados: Tuve una noche agitada pero eso me ocurre a menudo. El día siguiente, a las 6, tomé la tercera poción de sulfato de magnesio, pensaba volver a acostarme pero estaba en plena forma. Tomé a las 8 la última poción. Tuve muchas expulsiones, espuma... Diría más o menos 250 cálculos, muchos gordos de 2 centímetros. Rápidamente, tuve hambre, mucha hambre. Habitualmente tengo dificultades para disfrutar comiendo, muchísimas veces como pero no lo hago por placer. Entonces, volví a tomar un zumo de pomelo a las 9 y a las 9:30 desayuné. El día fue extraordinario. Nada de cansancio, dos amigos íntimos no me reconocían de tanta energía. No exagero cuando digo que este día volví a encontrar la energía que tenía a los 25, de verdad. El día siguiente, no era tan claro, pero anoche, me acosté cansada y no tan agotada. Primeros resultados: Vuelvo a tener energía, es indiscutible (me levanté a las 6 de la mañana durante los dos primeros días que seguían, y nada de cansancio). A la noche, ya no estoy agotada sino cansada, me duermo mucho mejor me apetece comer o disfruto al comer. Tengo una nueva lengua, toda limpia y es muy agradable. Tengo ganas de hacer la segunda limpieza. Hasta pronto para un nuevo testimonio. Gracias de nuevo. Chantal


Paul, 45 años, 21 de abril de 2014:
Buenos días Denis, tengo 45 años. En el pasado me ocurría que tenía una sensación de como si tuviera cálculos en el hígado. No sospechaba que realmente los tenía. Gasté de manera inútil dinero en complementos alimentarios. Actualmente, estoy en mi 22° limpieza. Estaba muy motivado con sacar todas esas porquerías: barro marrón y maloliente, después barro y semillas blancas, y siempre granos verdes como guisantes, de todos los tamaños. Mi última limpieza hizo salir principalmente barro, algunas partículas verdes. Pero sentía una molesta en una pequeña punta en la vesícula y a veces hasta el omoplato, señal de que hay que volver a hacer una cura.
Los beneficios observados de esas limpiezas son en mí:
- Eliminación del letargo física y psicológica, y una alocución más fluida
- percepción de rejuvenecimiento general
- blanco de los ojos que ya no es amarillo, mirada clara
- flexibilidad articular de las piernas, ya no más calambres en las piernas
- reflejos espontáneos más prestos, indicando una mejor atención y reacción
- fuerte disminución de las ojeras bajo los ojos
- Muy buena resistencia a pesar de una noche muy corta si me acuesto tarde y me levanto temprano
- Pérdida de peso sin hacer régimen
- Menos sensibilidad al gluten, pero esa sensibilidad sigue estando
- desaparición de los gases de intestinos (que a pesar de todo vuelven después, sobre todo al comer harina de trigo, aunque biológica)
- pérdida de cintura después de cada limpieza.
Cordialmente.


Catherine, 37 años, 13 de abril de 2014:
Buenos días, Quería aportar mi testimonio. Realicé mi primera limpieza de hígado hace una semana. Noté:
- un aumento de energía
- menos sensación de pesadez al nivel del hígado
- una mejor digestión
Mi consejo para todos los que dudan, ¡que lo hagáis!, ¡todo sale bien! Catherine


Roméo, 50 años, 8 de abril de 2014:
Buenos días Denis. Realicé 13 limpiezas de hígado en más o menos 2 años. Mi problema: una psoriasis en la cara, el pelo, los codos. Problemas de oído desde hace 10 años. Cansancio, temblores en las manos a veces, una ansiedad relacionada con el miedo de no conseguirlo... En fin, muchos achaques. Y también, no bebía casi nada de agua, no tenía sed. Expulsé más o menos 1500 cálculos, el tamaño variaba desde de una cabeza de aguja a mi pulgar, ¡3 centímetros de largo y 2,5 de grosor! Todo eso sin sentir ningún dolor. Cuando visité su página, me di cuenta que no había puesto todas las posibilidades de mi parte ya que había descuidado la limpieza de los intestinos. Los resultados: Un aumento de energía, mi hermano se sorprendió al verme tan activo, una serenidad reencontrada, una paz interior, ya nada de problemas de oídos, una lucidez aumentada y casi nada de psoriasis en los codos, ya nada en el cuero cabelludo, pero mi nariz sigue un poco roja y seca. Vaya mejoría. Denis, muchas gracias por su página tan bien hecha. Romeo


Virginie, 42 años, 7 de abril de 2014:
Buenos días Denis, estoy en mi 11° limpieza de hígado y siento cada vez más las mejorías.
Esta es la lista de los beneficios que saco:
- Piernas que se hinchan al fin del día: acabado
- Hormigueos en los pies al despertarme: no consigo suprimirlos
- Calambres de estómago: olvidadas
- Digestión : rápida y ligera
- Ojeras hundidas y azules: disminuidas limpieza tras limpieza
- Cansancio crónico: energía reencontrada
- Piel seca (disminuida al dejar los productos lecheros): piel más flexible, ya no más tirones.
- Nariz roja: lo sigo teniendo de vez en cuando, cuando bebo alcohol o cuando como grasiento
- Punto doloroso en el hombro derecho
- Estoy más tranquila y positiva
- Estreñimiento: sigo con problemas para ir al baño
- Ojos que lloran después de un día de trabajo en el ordenador: olvidado
- Pérdidas blancas: cada vez menos
- transpiración disminuida (y eso que pensaba no formar parte de la gente que sudaba en exceso pero ahora sudo poco).
Pienso seguir todavía un poco pero no tan a menudo ya que sólo expulso puntas de cálculos, y tengo dificultad para tragar la mezcla pomelo/aceite de oliva. Gracias por todos sus testimonios, eso motiva y muchas gracias Denis por su página. Virginie.


Adrien, 28 años, 3 de abril de 2014:
Ya hace casi dos semanas que hice mi limpieza de hígado. En cuanto a los resultados de esta experiencia, puedo decir que realmente estoy en forma, me siento más resistente, con menos cansancio al final del día a pesar de que mi trabajo es muy físico, ¡ya no me para nadie! En cuestión de digestión, había alimentos que me costaba digerir, y desde la cura, todo pasa. Mil gracias. Adrien


Annabelle, 40 años, 20 de enero de 2014:
Quería dejar mi testimonio ya que el de los demás me ayudó mucho en mis momentos de preguntas... Entonces, hice mi primera limpieza el último 12 de diciembre por las siguientes razones:
- problema de halitosis (mal aliento)
-de digestión general: pesadez después de las comidas, cansancio a lo largo del día, crisis de bostezos, hinchazones, gases...
-dolores de cabeza todas las mañanas al despertarme y muchas dificultades para levantarme
-no aguataba por la noche, acostada a las 21, nada de trasnochar.
-cansancio crónico y falta de energía a lo largo del día

Después de mis dos primeras limpiezas, lo que he podido notar:
-mucho menos problemas de mal aliento, casi han desaparecido…
-fuera los dolores de cabeza cotidianos, me despierto sin ellos, estoy en forma ya al despertarme, nada de problemas para salir de la cama
-mejor digestión, nada de sensaciones desagradables después de las comidas: pesadez de estómago, gases, rechazos, cansancio hasta tener que acostarme
-mejor tez, pelo menos blando, y sobre todo mucha vitalidad y energía durante el día, cosa súper agradable cuando he aguantado durante años un cansancio constante.
Recomiendo mucho esta limpieza a todos lo que quieren mejorar su vitalidad de manera general... No pienso pararme ahora que estoy en el buen camino y pienso hacer una tercera limpieza en un mes y otras después hasta una completa desaparición de los dolores. Os iré contando mis nuevas experiencias…Hasta pronto.


Amandine, 45 años, 12 de diciembre de 2013:
El domingo 24/11/13, tuve que ir a urgencias por culpa de un punto de dolor al nivel del esternón extremadamente doloroso. El médico de urgencias me hace una ecografía y me avisa de que la ablación de la vesícula será sin duda necesaria, me aconseja pedir cita con un cirujano, y según esta cita me organiza otra ecografía...
Antes, y desde más o menos 2 meses:
-somnolencia frecuente, necesidad de echarme una siesta después de cada comida, aunque fuera ligera. Y después de la siesta, mucha dificultad para despertarme, cansada de una siesta a otra... y el espíritu nada despierto.
-cansancio permanente, dolores musculares desde el momento en el que hago un mínimo de esfuerzo (por ejemplo desplazar cartones, recoger hojas...), menos flexibilidad y la impresión de estar pesada e ir siempre arrastrándome.
-depresión, ideas negras: veía siempre lo peor en algo sin importancia
-dolores de cabeza cada semana, hasta a diario
-relacionados con las migrañas: fuertes dolores en la nuca (en una escala de 1 hasta 10, diría 6 ó 7...)
-especie de eczema: herpes y picores en casi toda la parte baja de las piernas, del tobillo hasta la rodilla, en mi opinión consecuencias de mi intolerancia a los productos lácteos. Desde aproximadamente 15 años, no me había vuelto a pasar.
-cansancio visual, cada vez más dificultades para leer los pequeños símbolos (por ejemplo me encontré un día incapaz de leer el nombre de las calles en un mapa...) e impresión de ver los caracteres “bailar” delante de mis ojos. La lectura y hasta la comprensión se habían vuelto difíciles.
(Nota: tengo dolores en la nuca extendiéndose hacia la cabeza y dolores de cabeza desde hace años, pero de forma irregular y puntual).

Limpieza del domingo 01/12/13. Durante la semana anterior (la que siguió la ecografía): principalmente zumo de fruta o verduras templadas, + 1 litro de zumo de manzana cada día, + tazas de agua tibia o caliente, y por la noche una fruta o algunas cucharadas de verduras. Hidroterapia el viernes 29/11 y el martes 03/12. Durante la limpieza del 01/12, pasé una noche absolutamente horrible. Ya que no había tomado nada graso (ni animal, ni vegetal) desde hacía una semana, ¿estaría relacionado? Pequeña anécdota: entre las 23 y medianoche, bostecé sin parar, ¡impresionante  ! Después náuseas, entonces vomité alrededor de la 1 de la mañana: eso ya no tenía tanta gracia... Pero una vez que vomité, perfecto, nada de náuseas. Sin embargo, no he dormido en toda la noche, sólo de las 6 hasta las 8. “Cálculos” expulsados: el equivalente de 4 ó 5 cucharadas, nada más que 5 milímetros de diámetro.
Desde la limpieza de este día (12/12/13), o sea una decena de días más tarde:
-nada de somnolencia ni de siesta, me despierto fresca y lista, ¡un renacimiento!
-de nuevo con flexibilidad, nada de dolores después de un esfuerzo, llena de energía, pérdida de barriga -3kg sin retomarlos desde entonces (bueno, sólo hace 10 días...)
-nada de desánimo, veo las cosas tal como son, nada de ideas oscuras (a pesar de que mi situación no ha cambiado)
-nada de migraña, nada de dolores cervicales, ufff...
-el eczema ya no me pica, y entonces mi piel volvió poco a poco a un estado sano
-espíritu claro y lectura sin problemas, pero aún un poco de presbicia  . Sin embargo puedo leer de nuevo los nombres de las calles en un mapa de Ginebra.

El 04/12, fui a hacer la ecografía pedida por el médico de urgencias. Las únicas fechas disponibles estaban después de la fecha de la limpieza, una pena. Sin embargo, estuvo muy instructiva, ya que el ecógrafo me dijo, sorprendido: “pero, no tiene nada en su vesícula, nada de cálculos. Está perfecta y vuestro hígado también: ningún problema”. Está claro que desde entonces aconsejo esta limpieza a todo mi entorno :D . Pero estoy perpleja al notar el número de personas que ya no tienen vesícula y a los que los médicos no proponen alternativas. Anda, buena limpieza. Por mi parte, la próxima se hará sin duda el 21/12. Que tengan un buen día, y mil gracias Denis por su página y los videos, muy claros (leí el libro de A. Moritz hace unos meses y los dos me parecen complementarios). Amandine


Vanina, 52 años, 7 de diciembre de 2013:
Buenos días Denis, hice tres limpiezas de hígado durante la primavera. Tenía dolores de vesícula (notaba algo en la vesícula) y amargura persistente en la boca... desde hace algunos años. Después de mi primera limpieza, que hice con un poco de angustia, expulsé un vaso de cálculos del tamaño de una cabeza de aguja de 4mm. Nada de dolores ni amargura durante una semana, y entonces todo volvió. La segunda limpieza (un mes más tarde), expulsé medio vaso de cálculos. Ya ni dolores ni amargura. La tercera limpieza ha permitido sacar 2 cucharadas de cálculos... Ya nada de dolores ni amargura. Mi homeópata me ha recomendado hacer la limpieza en primavera y durante el otoño. Este otoño no lo hice…Es verdad que beber el sulfato de magnesio es un suplicio... Es tan amargo. Desde hace poco, mis dolores y amarguras vuelven por momentos de 2 ó 3 ó 4 días de vez en cuando. Me siento menos cansada y más activa. Mi moral también ha mejorado. Lo volveré a hacer durante la próxima primavera.


Line, 38 años, 5 de diciembre de 2013:
Me siento mejor cuando mi hígado está limpio, nada de estreñimiento, nada de síndrome de colon irritable (o colopatía), nada de dolores de espalda, nada de sinusitis, nada de cansancio, una mejor tez, un mejor humor, un abdomen flexible. Lo he dicho todo, ah y también menos tinnitus. Bueno, todos los síntomas vuelven bastante rápido, al cabo de 3 meses más o menos entonces vuelvo a hacer la cura y mejora... Que tengan un buen día. Line.


Sylviane, 57 años, 3 de diciembre de 2013:
Acabo de terminar mi cuarto cura de desintoxicación del hígado. Empecé a principios de septiembre a razón de una cura al mes. Durante cada una de mis 4 curas, no he tenido problemas para dormir, excepto para la tercera en la que me desperté en medio de la noche ya que me costaba digerir la mezcla de aceite de oliva y zumo de pomelo. Conseguí volver a dormir después de hacer grandes respiraciones en mi cama. Desde la primera, noté un enorme alivio en la zona de mi hígado y de mi estómago. Expulsé mucha arena y creo que también micro cálculos. Algunos cálculos biliares han empezado a salir durante la segunda limpieza que me hizo sacar gordos trozos de grasa amarilla que seguramente cubrían mi hígado. Durante la tercera cura, por fin muchos cálculos salieron por primera vez. Eso me impresionó y también estuve muy cansada durante los días que siguieron, creo que fue porque era la primera liberación importante de cálculos. Acabo de expulsar aún más cálculos esta vez, que es la cuarta, sin sentir ningún cansancio particular después, como si mi cuerpo se hubiera acostumbrado. Hasta empecé a echar algunos cálculos antes de beber el sulfato de magnesio. Me siento cada vez mejor: digestión mejorada, desaparición de la sensación de pesadez al nivel del hígado y del estómago, mejor moral, vista mejorada, desaparición de las manchas en la piel, más energía, como un renacimiento. Aconsejo a todo mi entorno hacerla. El libro de Andreas Moritz es extraordinario en cuanto a su claridad e inteligencia. Al expulsar los cálculos, creo que sacamos mucho más que materias tóxicas sino también emociones negativas relacionadas con los cálculos. Ánimo a todos y a todas.


Sylviane, 57 años, 3 de diciembre de 2013:
Acabo de terminar mi cuarto cura de desintoxicación del hígado. Empecé a principios de septiembre a razón de una cura al mes. Durante cada una de mis 4 curas, no he tenido problemas para dormir, excepto para la tercera en la que me desperté en medio de la noche ya que me costaba digerir la mezcla de aceite de oliva y zumo de pomelo. Conseguí volver a dormir después de hacer grandes respiraciones en mi cama. Desde la primera, noté un enorme alivio en la zona de mi hígado y de mi estómago. Expulsé mucha arena y creo que también micro cálculos. Algunos cálculos biliares han empezado a salir durante la segunda limpieza que me hizo sacar gordos trozos de grasa amarilla que seguramente cubrían mi hígado. Durante la tercera cura, por fin muchos cálculos salieron por primera vez. Eso me impresionó y también estuve muy cansada durante los días que siguieron, creo que fue porque era la primera liberación importante de cálculos. Acabo de expulsar aún más cálculos esta vez, que es la cuarta, sin sentir ningún cansancio particular después, como si mi cuerpo se hubiera acostumbrado. Hasta empecé a echar algunos cálculos antes de beber el sulfato de magnesio. Me siento cada vez mejor: digestión mejorada, desaparición de la sensación de pesadez al nivel del hígado y del estómago, mejor moral, vista mejorada, desaparición de las manchas en la piel, más energía, como un renacimiento. Aconsejo a todo mi entorno hacerla. El libro de Andreas Moritz es extraordinario en cuanto a su claridad e inteligencia. Al expulsar los cálculos, creo que sacamos mucho más que materias tóxicas sino también emociones negativas relacionadas con los cálculos. Ánimo a todos y a todas.


Eloïse, 63 años, 23 de noviembre de 2013:
Sexta limpieza realizada ayer por la noche y la “recogida” más importante por ahora. Gozando de buena salud desde las 10 de la mañana. Desde la primera limpieza, el dolor en la parte izquierda de la espalda ha desaparecido por completo. Esas limpiezas me aportan una energía espectacular, tengo la impresión de que ya no siento cansancio, y hasta necesito menos horas de sueño yo que era una dormilona. Prosigo asiduamente para intentar acabar con mi artrosis de la rodilla, me parece que su flexibilidad ha mejorado. También sufro mucho menos de nerviosismo e irritación, he tomado decisiones que no hubiera tomado antes, teniendo las ideas muy claras. Sólo le puedo agradecer por su página, me han gustado los videos que descubrí ayer, la página es muy completa. Ánimo a todos.


Mathis, 40 años, 20 de noviembre de 2013:
Mi salud empeoró en 2010, y en 2013 cuando empecé un nuevo trabajo, todo se aceleró, también hay que decir que con mi trabajo estoy expuesto a productos químicos. Entonces, mis síntomas se acumularon, aquí tenéis la lista no exhaustiva: sinusitis, dolor de garganta, mareos, ausencias, mirada ausente, dolores de oído, insomnios, temblores, ciáticas, palpitaciones, cansancio, ganglios hinchados en el cuello, colérico... Buscaba una alternativa a la medicina y entonces ayuné durante 5 días, y después durante 10 días pero no fue suficiente y por puro azar, encontré este método, lo probé sin verdaderas esperanzas pero vaya sorpresa cuando vi todos esos cálculos (alrededor de 600 ó 700) salir. Pero seguí escéptico y probé una segunda cura y entonces salieron aún más cálculos que la primera vez. Desde la primera, duermo mejor y después de la segunda, mis mareos disminuyeron. Hice la tercera limpieza, esta vez menos cálculos (alrededor de 300) pero mucho más gordos (el más gordo de 2 cm), y desde entonces, veo mi salud mejorar cada día, sueño profundo, nada de cansancio al despertarme, menos dolores de espalda, fuera dolores de oído, mi moral subió de repente. En fin, todo un renacimiento.


Marc, 66 años, 11 de noviembre de 2013:
Buenos días a todos. Descubrí este método barato y muy eficaz, con muchos resultados positivos, navegando por internet. Sólo lo hice tres veces desde mayo de 2013 pero lo vuelvo a empezar el fin de semana que viene. Por mi parte, siempre tuve buena salud a pesar de muchos abusos, un poco de colesterol pero bajando ya que no quería tomar medicación y es lo que hice. Después de mi primera limpieza, al día siguiente todo el mundo me preguntó lo que había hecho, tenía la tez fresca, estaba en mejor forma, con una vista más clara, hablo mucho de eso en mi entorno y tengo la dirección en un papelito que doy cada vez que lo comento, también con 6 otras páginas de salud. Buena continuación a todos.


Marina, 48 años, 9 de noviembre de 2013:
Gracias por su página, es muy prometedor leer los testimonios, no me siento tan sola. Empecé mis primeras limpiezas de hígado a finales de 2009. Desde hacía tres años, sufría de un eczema espectacular, muy denso, en todo el cuerpo. Ningún tratamiento me lo curaba, ni siquiera lo disminuía. Era muy deprimente y difícil de vivir. Es un acupuntor que me puso en ese camino hablándome de un problema de vesícula biliar. Entonces, hice unas cuantas limpiezas de hígado siguiendo el libro de Andreas Moritz, al ritmo de una al mes. A partir de la tercera, mi eczema empezó a irse. En la quinta limpieza, había desaparecido del todo. Entonces, hice 22 limpiezas en 2 años, con muchos beneficios que no esperaba:
-mejor vitalidad,
-mejor flexibilidad de las articulaciones,
-separación de mis conjuntivitis alérgicas,
-serenidad más grande y clarividencia,
-bajada de mi tasa de colesterol, que siempre estuvo relativamente alta (2,5g hasta 1,8g). Bajada del colesterol “malo” y subida del “bueno”.
-y seguramente olvide alguno... Pero al contrario de lo que está indicado en el libro de Andreas Moritz, aún seguía, al cabo de dos años, produciendo cálculos. Decidí parar, pensando en hacer una limpieza cada seis meses. Al cabo de un año, mi eczema volvió a aparecer y empecé una nueva serie de limpieza al ritmo de una al mes... En paralelo, intento entender, ajustar mi higiene de vida (que ya es excelente desde hace muchos años). Creo tener una candidiasis (no reconocida por los médicos que sólo ven una micosis vaginal recurrente) y no consigo deshacerme de ella. Pienso que esto puede explicar la producción de cálculos. Continuará…


Etienne, 38 años, 29 de octubre de 2013:
Buenos días a todos, sufriendo de problemas hepáticos no patológicos sino “hereditarios”, como me lo señaló un especialista hace más de un año, subrayando que nací así y que moriré con eso... Los exámenes subrayaron una tasa de bilis muy elevada pero por el resto, todo iba bien. Excepto que físicamente notaba mi estómago desplazado hacia la derecha (vaya cosa más rara), un punto constante como una molestia constante en el hígado y también un punto permanente en el omoplato derecho, unos ojos amarillos, una lengua siempre cargada, una pérdida de apetito con la sensación de estar llena después de 3 cucharadas, las extremidades de los dedos de los pies y de las manos frías, una bajada de energía física graduada (nada bueno para el deportista que soy) cansándome al mínimo esfuerzo, un aliento que se volvía corto con la sensación de que los pulmones se llenaban sólo al 50%, aguantando mal el frío, después, a nivel del comportamiento me volvía muy nervioso, me costaba concentrarme y mi memoria se desmoronaba. La lista es larga y similar en los males de los mensajes leídos antes. Entonces, en octubre de 2012, decidí tomar las riendas, y gracias a internet, encontré esta página y su contenido. Después de haber leído el libro, empecé el protocolo, lo hice 5 veces (de octubre de 2012 hasta febrero de 2013, con “cosechas” numerosas, poco voluminosas y arena...) al principio, con 6 meses de descanso, y repetición en septiembre de 2013 (cosecha más voluminosa, 1,5 cm hasta 2cm), y ahora, estoy en plena limpieza. La primera me vino de maravilla, ya que más allá de lo físico, la limpieza tuvo impacto en otros planes, igual de importante.
Los resultados: sólo positivo, todo mejoró, un renacimiento como siempre.


Gérard, 44 años, 24 de octubre de 2013:
¡Buenos días! Gracias por compartir su experiencia. Yo mismo hice 4 limpiezas del hígado, y casi 10 meses después, noto todos los días cambios y mejoras increíbles. La primera cosa: la más importante para mí, es mi alergia. Al cabo de 4 limpiezas, ya no tengo alergia y he dejado todo el tratamiento relacionado con ello. Ya no tengo dolores musculares, ni de dolores de espalda ni de hombro-nuca. Mi piel es mucho más flexible y menos seca. Ya no tengo los ojos rojos ni conjuntivitis. Digestión más cómoda, desaparición de la acidez y de los reflujos gástricos. Mejoría en la calidad de mi pelo. Ya no estoy cansado como antes y aguanto mejor el estrés y la falta de sol... Un solo consejo, no dudéis y hagan la limpieza. Después será vuestro cuerpo el que os lo pida.


Natacha, 52 años, 22 de octubre de 2013:

Natacha, 12 de octubre de 2013:
Buenos días Denis, tengo 52 años, soy delgada con un buen metabolismo, hasta que la menopausia hace tres años vino a revolucionar ese bonito equilibrio. A parte de sofocos, es sobre todo una barriga prominente con una desorganización total del sistema digestivo que me “comía” la vida.
He probado un montón de remedios diversos y variados: homeopatía, gemoterapia, fitoterapia (soja, yam maca, lúpulo, salvia...), aceites esenciales, oligoelemento. He cambiado mi alimentación (nada de lácteo, de carne roja, de tomates), he probado el régimen grupo sanguíneo hasta SWANI. He buscado del lado de psicoterapia, el EFT entre otras cosas. Nada pudo, a largo plazo, aportarme la serenidad imprescindible para apreciar esta vida terrestre. Estuve más de una vez desanimada pero una fuerza interior me decía “voy a encontrar una solución”. No creo en esa fatalidad según la cual envejecer siempre se acompaña de una ristra de disgustos. Quiero envejecer con una buena salud lo más tarde posible. Fue  una psicóloga quien me dio ganas de buscar al hablarme de sus experiencias personales. Me acordé de mi llegada a París a los 17 años y de un homeópata que había encontrado un remedio a pequeñas pérdidas de conciencia, el Raphanus Pottier, conocido por sus calidades coleréticas. Eso ya significaba que mi hígado era mi punto débil. A continuación, conocí a un osteópata que me hacía drenajes manuales de la vesícula, era doloroso pero me indica hoy que debía impedir de manera muy seria el lado hepático…
Hace tres semanas, decidí hacer una limpieza de mi hígado. Me informé gracias a su página por la cual os felicito, el libro del doctor Moritz y la página del doctor Clark. En mi opinión, la mezcla del zumo de pomelo y del aceite de oliva es deliciosa. Me acosté enseguida en la oscuridad sin moverme durante una hora. No he dormido muy bien pero no tuve la necesidad de levantarme. Expulsé sin dolor, muy fácilmente y sin molestia centenas de cálculos.
Resultado:
Quince días después, me siento mejor. Tengo más energía positiva. Sigo con calores pero son menos frecuentes y menos intensas. Mis noches son mejores y me levanto menos cansada. Queda mi sistema digestivo que aún no ha encontrado su ritmo, con lo cual mi barriga sigue hinchada. Me parece tener menos ganas de cosas azucaradas después de las comidas. Y curiosamente, estoy más atraída por alimentos frescos y simples. Mi hombro derecho dolorido, lo está un poco menos.
Finalmente, la semana que viene vuelvo a hacer otra ya que se acerca la nueva luna. Os deseo de todo corazón encontrar el buen camino para reencontrar una bonita serenidad.
Con mis agradecimientos, os deseo un excelente fin de semana.

Natacha, 22 de octubre de 2013:
Segunda limpieza tres semanas después: dormí de una tirada de las 10 de la noche hasta la una de la mañana con una bolsa caliente en el lado derecho de mi abdomen. Después, bastante bien de las 2 hasta las 6, ¡qué comodidad! Me levanté en forma, pero con una sensación de náuseas debido al sulfato de magnesio. Esta vez, no esperé al medio día y a partir de las 9 expulsé muchos cálculos pequeños y algunos de un centímetro. Por la tarde, otra vez pequeños cálculos muy numerosos y bastante claros. Al día siguiente, expulsé algunos más.
Resultado:
Me siento ligera y ya no tengo ganas de comida azucarada al acabar la comida. Los dos primeros días, estaba cansada y con poca energía, lo que no me suele pasar. Y sobre todo, esta mañana noto que acabo de pasar MI PRIMERA NOCHE COMPLETA desde hacía mucho tiempo, y hecho extraordinario, YA NO TENGO CALORES. No sé si es el régimen sin proteínas animales, la expulsión de los cálculos o los dos juntos pero conseguí la meta, ¡aleluya! Mi hombro derecho está menos dolorido. Tengo sensaciones en la barriga como si mis ovarios volvieran a trabajar a pesar de que no tengo la regla desde hace diez meses. Todo eso para deciros que no me voy a parar aquí y que preparo la próxima para el día 23 ó 30 de noviembre antes de la nueva luna del 3 de diciembre.


Sammuel, 55 años, 29 de septiembre de 2013:
Gracias a la doctora Clark y a usted. Tenía depresiones a menudo, no muy graves pero muchas veces tenía la moral por los suelos, cansancio y una gran irritabilidad. Probé muchas cosas antes de la cura de la doctora Clark, con más o menos resultados pero hasta que haga la cura, no había muchas diferencias, siempre volvían los problemas. Ahora, ya es otra cosa, y eso desde la primera expulsión de cálculos, sentí que todo circulaba mejor por todas partes, calor en la punta de los miembros, mientras que antes tenía los miembros más fríos, y ahora nada de cambios de humor, ¡nada! Hice la cura en un año y ahora estoy bien. Gracias.


Arnold, 32 años, 14 de septiembre de 2013:
Buenos días, hice una docena de limpieza durante un poco más de un año, principalmente por culpa de diarreas violentas y dolores en el omoplato derecho con la meta de evitar la ablación de la vesícula biliar aconsejada por mi gastroenterólogo. Los cálculos me comprimían el esófago provocando principalmente hipos. Hoy:
-ya no tengo hipo,
-una mejor digestión más rápida y menos pesada,
-menos crisis del hígado (que curo con sal de epsom cuando ocurre),
-el dolor de la espalda, debajo del omóplato sólo vuelve de vez en cuando y desaparece después de tenerlo varios días seguidos.
-psoriasis, que antes me aparecía en el pecho cada verano con el sol, no ha aparecido este año,
-más energía positiva que me ayudó a la hora de dejar de fumar hace un año,
-y por fin, me siento menos atraído por las cosas nocivas como el alcohol, el azúcar o la grasas.
Gracias de nuevo y ánimo a todos.


Victoria, 36 años, 5 de septiembre de 2013:

Victoria, 17 de julio de 2013:
Buenos días y gracias por su página. Acabo de hacer la primera limpieza del hígado (después de haber leído el libro de A. Moritz) y estoy encantada… Estoy en el sector de la salud y tengo que decir que este método me parece tan genial y asequible para todos que hablo de ello a mis clientes... Todo ha ido muy bien. He podido dormir fácilmente. Por la mañana, tuve algunas eliminaciones (6 ó 7) que tuvieron como resultado cosas distintas como barro, pequeñas piedras color “amarillo” y otras cosas indefinibles. Olor horrible... Argg!! Estoy contenta de que todo esto esté fuera y no dentro. Después, por la noche, nueva expulsión esta vez piedras más gordas. La mañana del domingo, sentía algunas náuseas y también me sentía en hipoglucemia. Al día siguiente, gran limpieza de 2 litros (gracias a una cánula especial) y expulsión de centenas de cálculos de distintos tamaños. He examinado uno y por lo visto parecía bilis aglomerada. Los efectos inmediatos:
-mejor vista, tengo la impresión de una vista más clara y más alargada,
-mejor comprensión de las canciones en inglés,
-sólo tengo ganas de comer cosas sanas, y ya nada de cosas malas,
-más energía, lo noté al ir en bici el otro día, no estaba cansada como antes.
Ahora estoy impaciente por empezar la segunda cura, os iré avisando de lo que pasará.

Victoria, 5 de septiembre de 2013:
A continuación del primer episodio, hice mi segunda limpieza el mes siguiente y todo muy bien. Estoy lista para empezar la tercera. Sólo para deciros que noto que cuando hago desvíos alimentarios, ya no lo pago tanto y que he notado cambios positivos en el síndrome premenstrual. Tengo pensado hacer mi tesina sobre esta cura milagrosa y tengo una cita mañana para encontrar una persona que podría seguir mis análisis de sangre.


Marielle, 58 años, 8 de agosto de 2013:
Buenos días, os dejo mi testimonio en cuanto a la limpieza del hígado y de la vesícula biliar del doctor Clack. En 2010, tuve crisis hepáticas, dolorosas y extenuantes, y cada vez más continuas. La cita estaba prevista para la ablación de la vesícula, ya que ya no podía quedarme así: -7 kilos, ya no podía comer nada, cualquier cosa me provocaba una crisis. Primera limpieza antes de entrar en la clínica: eliminación de decenas de pequeñas bolas y otras bolas más gordas de color verde claro, oscuro y marrones. Cancelación de mi intervención. Estoy en mi limpieza número 13 ó 14, cada vez siento menos necesidad de hacerla (6 meses entre las dos últimas). Sigo con mi vesícula. Me siento cada vez mejor. Lo que me ha impactado desde la primera limpieza, es esta energía que volví a tener cuando antes estaba cansada y sin ganas de hacer nada. Y después, se fue el dolor en el hombro derecho, mi lengua está menos cargada, buen aliento cuando era un problema desde hacía años, talla disminuida (-5 centímetros en la última), la tasa de colesterol ha mejorado, piel menos seca y seguro que olvido cosas. Esta limpieza es realmente interesante. Como naturópata, la aconsejo a menudo y da muy buenos resultados. Para recomendar y hacer conocer sin límite. Gracias por su página.


Noémie, 42 años, 4 de agosto de 2013:
Buenos días Denis. Después de una imposibilidad de perder peso (acumulación en los miembros inferiores y en la barriga) a pesar de una alimentación sana y una necesidad de azúcar en los momentos de estrés, seguí dos conferencias con una amiga médico que me aconsejaba las curas del hígado y de la vesícula biliar. Tengo interés desde siempre por la salud en general (es mi profesión). Me afirmó que mi hígado estaba bloqueado y que hacía falta de vez en cuando limpiarlo. Supe lo de su página por una compañera que también sigue mi amiga médico. Está muy bien hecha y vuelvo a encontrar en ello el contenido de las conferencias de mi amiga. Empecé la primera limpieza a principios del mes de marzo de 2013 y estoy ahora en mi séptima. Después de la primera perdí 3,5kg y la parte de arriba de mi cuerpo se afirmó. Me sentía mejor, como limpiada y más clara interiormente. Después de las siguientes, no he perdido más peso pero me siento cada vez mejor. Era dependiente del magnesio y ya hace meses que no tomo nada. En cada limpieza, hay bolas verde oscuro, como “wasabis”, que salen. A veces pequeñas, a veces más gordas, a veces pocas, a veces muchas. Estoy sorprendida de la cantidad que sigue saliendo a pesar de la séptima limpieza. Os avisaré de las próximas curas y de sus resultados. Gracias por su página muy interesante y prometedora, ánimo a todos.


Amélie, 35 años, 30 de junio de 2013:
Mi testimonio muy breve + limpieza café una vez a la semana:
-al cabo de 5 limpiezas del hígado:
-menos enfados
-pelo menos graso (pasé de un champú al día a uno cada dos días)
-cansancio ligeramente mejorado
-”restauración de fachada” de la cara (piel más firme 2-3 días después de la limpieza) (sin cambiar nada en cuanto a mis productos de cosmética)
-aguanto más por la noche y me despierto antes por la mañana sin que sea un suplicio
-piel más bonita
- hemorroides, una vez las bolas de colesterol expulsadas del hígado (el hemorroide vuelve al cabo de un tiempo hasta la próxima cura del hígado).
Los libros de Michel Dogna tratan de la limpieza con café pero la cura del hígado debería ser más conocida. Gracias Denis


Julia, 48 años, 19 de junio de 2013:
Buenos días. Actualmente preparo mi cuarta limpieza. Hace más o menos 25 años, tuve una hepatitis medicamentosa. A menudo estaba cansada, y a medida que pasaban los años, más cansada estaba. Hace como unos diez años conocí a un acupuntor que veo de forma regular desde entonces. Enseguida vio mi problema de hígado. Cada vez que no estaba bien, conseguía curarme para un tiempo pero era complicado. Los tres últimos años los pasé a menudo en mi cama, al principio era un día en cama al mes, y después fueron dos. No comía casi nada, siempre tenía náuseas, dolores de cabeza, tenía sensaciones de frío, como si mi sangre ya no circulara por mi cuerpo, sentía mi cuerpo como bloqueado, nada funcionaba, ni mi cerebro. Ya no podía con ese problema. Estaba muy mal, tenía la sensación de que me iba a morir. Había descubierto unos meses antes en un periódico un artículo que trataba de la limpieza del hígado del doctor Clark. Y con el acupuntor y mi homeópata, he decidido empezar esta aventura. Estaba muy preocupada ya que no conocía a nadie que la hubiera hecho. Y la primera fue muy impresionante, todo bien, seguí todo el protocolo. Los cálculos eran de color verde muy oscuro: el más gordo era de más o menos 3 cm por1cm y otros eran menos gordos y más pequeños. Y al día siguiente hice una limpieza al café. Tercera limpieza: los cálculos estaban limpios de un bonito color verde. Desde entonces, todo va bien: ya no tengo náuseas, han desaparecido los dolores de cabeza, antes tenía esa extraña sensación a nivel del hígado como si tuviera una piedra en su lugar, calambres en esa zona, y desde entonces nada. Volví a coger peso, y sobre todo volví a tener toda la energía que había perdido y una mejor digestión.Cordialmente, Julia.


Céline, 58 años, 17 de junio de 2013:
Desde hace tres meses, tenía la punta de la nariz fría, incluso cuando hacía calor, y digería cada vez peor y tenía ganas compulsivas de beber mucha agua. Después de dos limpiezas, la última fue este sábado 14 de junio de 2013, expulsé 2 cálculos gordos de color verde de 2cm, como habas (legumbres), era ¡impresionante! y guisantes verdes y pequeñitos amarillos a las 12... Después he podido dormir bien, relajada y sentí una nueva circulación por todo mi cuerpo, calor y bienestar. Al día siguiente hice la limpieza a base de tomillo (el olor me viene bien) y expulsé pequeños cálculos y una especie de “filamentos”. Esta mañana de lunes, ¡sorpresa!. El cinturón de mi falda me aprieta menos, mi pelo es más flexible y denso. No acabé mi taza de té. Esto realmente me ha cambiado la vida, mis ganas de azúcar han desaparecido, mis ganas compulsivas de beber agua también; Resultados inmediatos: nueva energía, alegría de vivir, vitalidad... digiero mejor y ya no tengo frío en la punta de la nariz, mes articulaciones de los codos son más flexibles... De nuevo GRACIAS, he vivido de verdad, una liberación.


Catherine, 48 años, 5 de junio de 2013:
Después de una larga reflexión sobre lo de empezar o no una limpieza del hígado, una conversación con mi médico homeópata, una ecografía de la vesícula, sin que aparezca ningún cálculo a pesar de los dolores, ya está todo hecho. Seguí el protocolo de mi primera limpieza de hígado. Ninguna dificultad particular que notar: nada de problema a la hora de beber las pociones ni tampoco para dormir. La expulsión de numerosos cálculos de todos los tamaños que me sorprendieron por su tamaño y densidad. No me sorprende que tenga una sensación de pesadez por la zona del hígado cuando veo la cantidad de grasa que colonizaba mi hígado. Esta sensación no ha desaparecido por completo pero la limpieza está acabada. Ahora ya me siento con mejor forma, me cuesta menos levantarme por la mañana (ya que tenía mucho sueño y que me despertaba cansada por la mañana), una bonita energía. Tengo ganas de pasar al segundo ataque de esos cálculos que sigo teniendo. Gracias.


Mélanie, 34 años, 5 de junio de 2013:
Realicé una limpieza de hígado durante 12 meses seguidos en 2012. Apunté en mi agenda todas las nuevas lunas y planifiqué las semanas de limpieza en función de esas fechas, de los fines de semana, del trabajo... De manera sorprendente, lo hice todo como estaba previsto, incluso estando de vacaciones con mis amigos o durante una reunión que no estaba prevista.
Los primeros efectos han sido como entrar en una nueva dinámica muy positiva del cuerpo: por la mañana sólo tenía ganas de comer alimentos muy sanos. Habría sido incapaz de comer bollerías. Después, empecé a hacer ejercicios de gimnasio sola en casa. Como si las limpiezas llevaran un círculo virtuoso y estructurante. Estuve en muy buena forma durante todo este año. Los terapeutas que han podido sentir mis órganos han visto mi barriga y mi hígado plenamente desarrollados. Después de dos embarazos, nunca tuve la barriga tan plana en toda mi vida...
Descubrí una conciencia más grande de mi cuerpo, de mis órganos, y esta sensación muy agradable, para mí que soy bastante débil frente a las adicciones, de tener un control positivo de mi higiene de vida. En cuanto a los inconvenientes: las noches que seguían la toma de aceite, tuve náuseas, a veces vómitos por la noche, e insomnios cerca de las 4 de la mañana.


Nicolas, 31 años, 2 de junio de 2013:

Nicolas, 24 de abril de 2013:
¡Buenos días Denis! Con 31 años, ya tuve una operación después de una hernia de hiato invivible (más de 2 centímetros pero expulsiones gástricas insoportables que ulceraban el esófago). Según el doctor, el hecho de dejar de fumar me hubiera empujado a comer más y entonces a hacerle fuerza al estómago, aunque nunca como más de lo que puedo y no repito jamás. ¿Esa limpieza hubiera podido mejorar las cosas antes? Sólo Dios lo sabe. Resultados: creación de una válvula gástrica para reemplazar el esfínter esófago/estómago, todo por laparoscopia (5 puntos de apertura). El cirujano nota que la arteria hepática izquierda (una de las dos arterias que alimenta de sangre el hígado) está seccionada pero no tengo más recomendaciones, no me preocupo. Desde la operación, los RGO se han ido pero sigo con dolores de espalda, cervicales, entonces fui a ver a varios osteópatas de París. Hasta tuve una sesión con un súper aparato de los tiempos modernos, una especie de pequeño martillo picador que hace explotar las burbujas de gas entre las vértebras. Esta máquina pasó por toda mi espalda, pero nada, seguía este dolor debajo del omoplato derecho y esas tensiones en la espalda. A pesar de la operación (que concierne el estómago y no el duodeno entonces ningún problema), me lanzo en la cura contra los parásitos con la cura de los riñones y del colón (del doctor Clark) y por fin la cura de limpieza del hígado hace unos pocos días. Resultado: nada de dolor (sólo algunas nauseas por la mañana, unos cálculos expulsados por la mañana alrededor de las 7, incluso antes de beber la última parte de sal de epsom, y después poco a poco, después de varias paradas en el baño, creo que hubo como unos 1000 cálculos de tamaño variable que salieron (de un peso total de 19 gramos, y entre ellos un cálculo de 2 cm). Balance: Sensación de ligereza, los pulmones respiran mejor, las cervicales y la espalda me duelen mucho menos (hasta el punto que no pienso en eso), sensación de estar en forma a pesar de que dormí poco y sobre todo ningún malestar el día de la expulsión de los cálculos. Tengo ganas de estar dentro de 2 semanas. Si puedo dar un consejo sencillo a la gente, que evitéis leer “todo y nada en internet” (risas), daros prisa por purificar vuestro hígado. Sinceramente, Nicolas

Nicolas, el 2 de junio de 2013:
Pues acabo de terminar mi cuarta limpieza. Pesé más o menos entre 16 y 20 gramos de cálculos durante las 3 últimas limpiezas, y ahora, la cuarta ha sido más impresionante que las demás ya que pesaba más del doble de las precedentes o eso más de 40 gramos, entonces la “corta duración” (2 semanas) entre cada limpieza no parece frenar el buen funcionamiento de la cura.
Con el paso de los días, los dolores han vuelto a aparecer en la espalda pero de forma menos intensa, y de forma extraña más separadas. Los pequeños crujidos cotidianos de algunas vértebras alivian mucho más que antes y la espalda es más flexible, de forma general.
En cuanto a la digestión sin embargo, ya no tengo nada que decir. Ya no tengo dolores de estómago, los alimentos ya no me pesan. Y la excelente noticia es que me olvidé deciros que algunos días después de mi primera limpieza, mis alergias alimentarias habían desaparecido. Mi alergólogo me había notado alergias al kiwi, al plátano, a los aguacates y a los melones. Probé poco a poco para ver como mi cuerpo reaccionaba. Hoy, como más o menos 3 kiwis al día, plátanos y aguacates sin problema, no volví a probar el melón pero creo que el problema está arreglado. Hulda Clark decía que hacía falta expulsar unos 2000 cálculos para ver desaparecer las alergias alimentarias, y ya que en mi primera limpieza, había muchos (muy pequeños), confirmo que esta tesis funciona, alabado sea Dios.
De nuevo gracias por su trabajo y su página tan bien hechos, que tranquilizan a los novatos.


Alain, 51 años, 30 de mayo de 2013:
Buenos días a todos. Empecé esta limpieza porque mi vesícula me dolía mucho, y especialmente en cuanto bebía tan solo un poco de vino, aunque sea un trago... Digestión cada vez más pesada, sobre todo por la noche, y un montón de pequeñas miserias, seguramente por culpa del “buen” tiempo pasado, nada grave, pero aún así, se está mejor sin eso... No hice nada en lo que concierne el desparasitado, porque no pude conseguir los productos necesarios, pero seguramente lo haga un día de estos. Por ahora sólo hice dos limpiezas, a intervalo de tres semanas, por razones de disponibilidad, pero cuento con seguir con eso. La primera se hizo después de una larga y seria preparación, alimentación más ligera, zumo de manzana, sulfato por la mañana, más de tres semanas, un día de ayuno y después el protocolo, una mañana de expulsión intensa (más de 2000 cálculos expulsados, y entre ellos unos 150 inferiores a 0,5 mm). La segunda se hizo después de una semana menos intensa de preparación, atrasando la fase final (por cosas de trabajo), y de un protocolo un poco desordenado... seguido de una expulsión ¡más intensa aún! Las noches, sin haber sido deliciosas, han sido soportables, excepto una pequeña náusea la primera vez, casi dormí bien durante la segunda. Las diarreas son potentes pero no son desagradables como las de enfermedad. El sabor de los productos y mezclas, los hay peores, pan comido... Los efectos han sido inmediatamente sensibles y visibles: alivio inmediato de la vesícula (expulsé una cantidad impresionante de partículas (¿barro?) que flotaban la primera vez), el aspecto de mi piel (color, ojeras, flexibilidad) ha cambiado de inmediato, y algunos dolores desaparecen o cambian, y he vuelto a tener energía... Y pude volver a tener el placer de beber vino, con moderación por supuesto... Hice análisis y ecografías para hacer una foto antes, lo volveré a hacer para tener una “después”. También saqué fotos de la primera expulsión, y tengo pensado hacer análisis de los cálculos durante la siguiente, con el acuerdo de mi médico, que desconocía esta técnica y a pesar de su claro clasicismo parece interesado. Hablo de todo eso con mi entorno, como me han hablado de ello, y algunas personas, como mi esposo, ya planean hacerlo, y no solamente personas abiertas a técnicas alternativas como nosotros... Volveré a hacer un testimonio si puede ser útil. Cordialmente.


Gaelle, 54 años, 17 de abril de 2013:

Gaelle, el 20 de junio de 2012:
¡Buenos días! En febrero de este año, mi osteópata me dijo que los lumbagos seguidos que tenía eran la consecuencia de un funcionamiento malo de la vesícula biliar. Después de una sesión con él, expulsé decenas de piedras de colesterol, sin saber lo que era, pero con un gran bienestar en los días siguientes. Dos meses más tarde, después de un periodo de gran estrés, tuve una zona en la cabeza, que me provocaba dolores de cabeza, cansancio intenso, picores, quemaduras, a pesar del antiviral que me aconsejó el médico. Desesperada, consulté una acupuntora que detectó enseguida el problema de mi vesícula y me aconsejó hacer una limpieza según el método de A. Moritz. La primera vez, el 12/05/15, expulsé una cantidad impresionante de barro que olía muy mal y que contenía arena y residuos que se parecían a pulpa de naranja de color verde, y después decenas de piedras blancas y verdes. De un día para otro ya no tuve cansancio después de la comida, mi digestión, mala desde hacía años, mejoró mucho. La segunda limpieza se hizo el 27/05/15. Esta vez tuve muchas náuseas y calambres intestinales hasta la tarde del día siguiente, pero expulsé mucha piedra y arena. Ya nada de barro ni “pulpa” esta vez. Estaba tan entusiasmada que fui corriendo a comprar el libro de A. Moritz que devoré como si fuera una novela, después de haber leído muchas cosas en internet, incluyendo su página que es estupenda. Rápidamente sentí la necesidad de seguir, e hice esa noche (19/06/12) mi tercera limpieza. Varias decenas de piedras salieron: verdes, grises, blancas, y mucha arena. Menos náuseas y pocos calambres intestinales hoy.
Cordialmente, Gaelle

Gaelle, el 17 de abril de 2013:
Buenos días, después de mi quinta limpieza de hígado en noviembre de 2012, mi zona desapareció por completo. Eliminé en dos días un tapón del canal de la glándula salivar aparecido durante la sexta limpieza (hinchazones y endurecimiento de mandíbula) diagnosticado por el médico. Entonces, cancelé mi cita para el otorrinolaringólogo. !Sorprendente!


Kamel, 40 años, 8 de abril de 2013:

Kamel, el 25 de marzo de 2013:
Buenos días, los resultados son impresionantes. Expulsé varios cálculos de distintos tamaños (más o menos 15mn para el más gordo) de un color verde y amarillo... No calculé con precisión (no quería cogerlos) pero eran evidentes el sábado alrededor de medio día, flotando en el agua. No se podían confundir con los residuos ya que no quedaba ninguno más. Dos días después, ya me siento bien, con una buena energía, yo que me levantaba ya cansado... En cuanto a los dolores, sigo sintiendo una molestia cerca del hígado pero ya es menor y nada de dolores... Voy a hacer otras limpiezas similares... la próxima está prevista para el 12 de abril que viene (o sea dentro de tres semanas).
Kamel

Kamel, el 8 de abril de 2013:
¡Buenos días Denis!
Hice mi segunda limpieza del hígado este fin de semana pasado. Esta vez, fue un poco más sencillo, me costó menos tragar la sal de epsom, también dormí bien... No expulsé muchas piedras, no como la primera vez, muy pocos residuos amarillentos (a lo mejor dos semanas es muy poco para separar las curas).
Sin embargo, me siento muy bien, en ¡súper forma! Ligero con un aumento de energía. No me senti así desde hacía años.
Kamel, Canada.


Olivia, 44 años, 15 de enero de 2013:

Olivia, el 25 de diciembre de 2012:
Para empezar, gracias por su blog. Desde hace más de dos años, tengo molestias en el lado derecho (lado vesícula), un dolor interno a la altura de la cadera izquierda y un punto constante (también lado derecho) en el punto de encuentro de la pelvis y de la columna, y sobre todo una sensación de estar cansada, incluso después de una noche durmiendo. Varios meses y muchas búsquedas después me decidí por hacer una limpieza de hígado el 21/12/12. Me sorprendí al levantarme por la noche y no necesitar 5 minutos para poder mover las caderas. Una centena de cálculos después, ya nada de cansancio, ya no tengo ganas de cosas azucaradas, voy corriendo a casi todas partes. Tengo muchas ganas de empezar la segunda limpieza. Si dudáis, ¡lanzaros!

Olivia, 15 de enero de 2013:
Hice mi segunda limpieza, cantidad de cálculos verdes y marrones con tamaños distintos, pero sobre todo muchos gordos multiplicada por dos. Entre las dos limpiezas, ninguna ganas de volver al azúcar, como mucha zanahoria rayada y aceitunas verdes. Perdí 4 kg desde el 21/12/12 sin hacer nada, mis dolores en las caderas y pelvis siguen igual, pero estoy más tranquila y menos agresiva y con energía al levantarme. Gracias de nuevo por su súper página!


Oscar, 47 años, 14 de enero de 2013:
En un año aproximadamente, voy por mi séptima limpieza. Sigo viendo cúmulos (varias decenas) hasta más de un centímetro de colesterol característico. Su forma parece menos regular, más “deforme” que durante los primeros lavados. Patologías de antes:
-falta de energía
-inflamaciones articulares (caderas, hombro izquierdo sobre todo)
-irritabilidad, problemas de carácter, bilioso, problemas de concentración
-psoriasis (limitado a una mancha de 3cm)
-imposibilidad de digerir grasas, carnes...
Después de la cura:
-aumento claro de energía. Descubrí la bicicleta y hago deporte, es pura felicidad.
-carácter menos bilioso, menos enfados, concentración más fácil
-como pollo (sólo la parte blanca)
-mejoría clara de los problemas de articulaciones
Resultados muy positivos entonces. Tengo que seguir ya que vuelvo a caer siempre después de las limpiezas, cerca del primer o segundo mes...


Elyse, 63 años, 11 de enero de 2013:
Acabo de terminar mi segunda limpieza de hígado, estoy totalmente satisfecha. No tengo problemas importantes de salud. Duermo muy mal y muy poco y estoy cansada. La primera vez, expulsé unos 150 cálculos y la segunda 40 cálculos. La mañana de la cura, me sentía muy cansada, como después de una noche de fiesta. El resultado: estoy en muy buena forma, llena de energía, mi visión más clara y me siento más ligera. Sigo con la cura una vez al mes hasta que ya no tenga cálculos biliares. Gracias por su página.


Albert, 54 años, 3 de diciembre de 2012:
¡Buenos días Denis! tengo 54 años y desde hace dos años y medio una psoriasis terrible que invade mis manos. Conozco la impotencia de los dermatólogos frente a ese síntoma (sólo hace falta leer los foros de conversación entre gente que sufre de eso) pero aún así, decidí ir a ver a uno en julio pasado porque tenía una crisis monstruosa. Hasta estaba dispuesto en tomar cortisona para que todo eso pare. Entonces ella notó una psoriasis y una sobre infección que necesitaban antibióticos ante todo. El antibiótico provocó dolores abdominales horribles, y después articulares, y estuve 15 días ingresado con una púrpura reumatoidea que afectaba mis riñones. Después de eso, la psoriasis volvió a invadir mis manos. Desde hace un año y medio, seguía su página pensando en que esa cura me podía ayudar. Hablé de eso con todos los médicos que vi desde este verano y todos me dijeron: “Pero no, no tiene nada que ver con el hígado, todos los análisis de sangre son buenos, es una enfermedad auto-inmune, es su sistema inmunitario él que está descompuesto, no crea todo lo que se dice en Internet, no se expulsa los cálculos del hígado o de la vesícula así como así...”. Aquí está el resumen de mi experiencia ya que lo dejé todo y decidí no entrar en el círculo vicioso de los exámenes y tratamientos a largo plazo. Hoy le mando este testimonio porque estoy en mi cuarta cura en dos meses y que mi psoriasis ha desaparecido casi por completo. Tres días después de la primera, había cambiado totalmente de aspecto (ya no había más bolitas de agua) y desde entonces no para de ir a menos. Ya sólo es un problema de piel seca. Creo que estoy deshaciéndome de todo eso. No me lo puedo creer. Además tengo un aumento de energía, una pérdida de peso, un bienestar abdominal y general que no se puede negar. Voy a seguir hasta expulsarlo todo (decenas y decenas de cálculos cada vez). Quería dejar este testimonio para la gente que sufre de psoriasis y que piensan haberlo probado todo. Gracias por su página.


Patrice, 28 años, 3 de diciembre de 2012:
Estoy en mi segunda limpieza. Me siento mejor desde la primera, las migrañas han disminuido mucho. Mi digestión es buena y ya no tengo crisis de hígado. Respiro la vida y veo mejor. Mi sueño es de mejor calidad y la sensación de pesadez ha desaparecido. Recupero rápido del cansancio durante las pequeñas siestas después de la comida. Hago la próxima después de las fiestas de Navidad. Gracias de nuevo por su página.


Marine, 51 años, 18 de noviembre de 2012:
Acabo de experimentar este tratamiento y tengo que decir que estoy sorprendida por los distintos resultados:
-problemas de piel (en teoría “pitiriasis versicolor”) que duraban desde julio, se secó todo por completo y desparecieron durante las 24 horas que seguían la limpieza,
-cotidianamente ya no estoy tan cansada, ni tengo calores
-ya no soy adicta al azúcar ni al chocolate (fue radical)
-sensación de ligereza
En fin, estoy lista para volver a empezar en 15 días. Gracias por su página


Agnès, 63 años, 18 de agosto de 2012:
¡Buenos días Denis! cuando empecé las limpiezas (en mayo de 2011), sufría de electro sensibilidad, y durante 4 años viví entre todas esas ondas sin saber que todas esas bajas frecuencias me destruían poco a poco... (wifi, bluetooth, móviles...). Tenía un montón de síntomas que, a lo largo de las limpiezas (hice unas 20 en 15 meses), han desaparecido. Y ahora estoy muy feliz, volví a tener sueño y una vida normal sin sufrimiento. En mi entorno, hablo de su página, que tiene un muy buen impacto.

Mis síntomas de electro sensibilidad:
-dolores de cabeza con sensibilidad del cuero cabelludo
-problemas de vista y disminución de la agudeza visual, sequedad de los ojos y moscas volantes
-cansancio +++
-pérdida del sueño
-aumento del peso ++ (en mi caso) pero para otros es el contrario
-problemas de alergias con picores +++ (placas gordas debajo del pecho)
-encías frágiles con abscesos (a pesar de un buena higiene bucal)
-taquicardias nocturnas (el corazón se pone a latir a lo loco... por la noche es impresionante)
-micciones frecuentes por la noche (cada hora y media), ¡cansa mucho!
-algunos músculos se quedan híper extendidos (los bíceps en mi caso)
-dolores de espalda: lumbalgias o dolores ciáticas que me obligaban a permanecer en cama la mayoría del tiempo
-problemas del oído (silbidos en el oído)
-transpiración excesiva por la noche (cuerpo y cuero cabelludo)
-mala digestión con subidas de ácidos
-pigmentación de la piel (manchas morenas en las mejillas y los antebrazos)
-heces descoloridas
-caída del pelo y aceleración de su blanqueamiento
-y dolores abdominales de día y de noche. Esos dolores han parado inmediatamente al suprimir los alimentos a base de gluten (pan, pasta...) y los productos lácteos y al tomar un pro biótico (lactospectrum) laboratorio EL STUM) que es un remedio y no una medicación.

Todos esos síntomas han desaparecido a lo largo de las limpiezas, sin ayuda de ningún tratamiento demedicación, pero con mucha FE y PERSEVERANCIA en ese tratamiento natural y muy gratificante.

Aquí tienes Denis, quise hacer un testimonio de lo más completo posible, ya que hay más de 5% de la población que es electro hipersensible o electro sensible, más todos los que no lo saben, como yo durante 4 años.
Gracias de nuevo a ti.
Saludos. Agnès


Daniéle, 55 años, 27 de abril de 2012:
¡Buenos días! buscaba una página para hacer ayunas de primavera y encontré la suya. Acabo de hacer mi segunda limpieza. La primera, la seguí perfectamente  y fue muy fructuosa, más o menos 500 cálculos y algunos bastante gordos. No me lo podía creer. No tuve problema al beber las pociones y dormí muy bien, excepto las ganas de ir al baño (bienvenidas) que me despertaban pero me volvía a dormir enseguida. Es bastante fácil  aguantarse. Sentí una buena energía y una semana después, mientras me exfoliaba las piernas al bañarme, vaya sorpresa al ver que mis dos gordas varices en las piernas habían desaparecido. Durante el verano, tenía que esconderlas con maquillaje. Gracias de nuevo por todas sus informaciones y sobre todo por compartirlas. Danièle.


André, 59 años, 23 de abril de 2012:
¡Buenos días Denis! A pesar de la  eliminación del gluten, mi digestión seguía complicada, la siesta era obligatoria incluso después de una comida sencilla. Durante el mes de septiembre de 2010, me decidí por hacer una cura de limpieza del hígado. El sábado 28 de abril, haré mi limpieza número 11. Al contrario de usted, no calculé los cálculos pero era impresionante (salieron más de 1000). Estoy de acuerdo con usted en cuanto a este método. Resultados después de 10 limpiezas: una digestión mucho mejor, ya casi no duermo la siesta o sólo una o dos horas como mucho si tuve una noche corta. La energía que tenía muy baja volvió, sobre todo los primeros días después de la cura y es una verdadera felicidad. Moral buena, y en cuanto noto una bajada de energía, sólo tengo ganas de estar en la siguiente limpieza. Mi última limpieza la hice hace 18 días y sigo en forma. El dolor característico a nivel del hígado, señal de un atasco en los canales biliares, sólo volvió esta mañana. Veremos el domingo a la hora de la cosecha.  Gracias por su página, muy bien hecha y documentada, que me ha permitido aclarar el proceso de limpieza tan simple y tan genial. Mis mejores amistades. André.


Germaine, 51 años, 26 de marzo de 2012:
Buenos días, víctima de hepatitis c e intolerante al tratamiento por quimioterapia propuesto por la medicina oficial actual, busco  remedios para deshacerme de los síntomas (y si es posible del virus), probé dos curas. No logré la primera por culpa del miedo que tenía al acabar en un estado peor al de antes de la cura y conseguí hacer la segunda de mejor forma, a pesar de que desplacé las acciones unas horas. Mis ingredientes: sal de epsom, tinte de nogalina de nuez, pomelo, aceite de oliva y melatonina  para dormir. A pesar de la diferencia de horarios, las dos curas dieron resultados. Para la primera, expulsé un barro maloliente y durante la segundo, expulsé varias centenas de cálculos que se parecían a guisantes o a arena. Después de la primera, me sentía realmente enferma y tenía un dolor en el hígado que no tenía antes. Es lo que me hizo decidirme en hacer la segunda. Durante la segunda, una sensación de ligereza y de energía, ya no tenía dolores en el hígado y menos dolores de articulaciones. Pero mis síntomas (articulaciones) vuelven. Tengo pensado hacer una tercera limpieza dentro de dos semanas. Creo que haré una limpieza cada mes hasta llegar a un resultado nulo. Añado que no leí ningún libro sobre el tema, sólo cogí informaciones en páginas distintas.


Marc, 39 años, 22 de febrero de 2012:
¡Buenos días! hice mi decima limpieza hace dos semanas. Muchos cálculos fueron expulsados cada vez, excepto las dos primeras. Intento hacer una cada 3-4 semanas. En diciembre de 2012, después de la octava cura, sentí como un “latigazo” que me sorprendió. Mi digestión mejoró muchísimo y las migrañas desaparecieron. Esta cura es para mí como un renacimiento. La novena no fue tan bien, pero aún con 200 cálculos expulsados.  Vomité en 4 de las 10 curas que hice, pero cada vez sentía que había que seguir. La prueba es que siguen saliendo cálculos. Conozco a una persona que necesitó 18 curas para deshacerse de un total de 1,5 kg de cálculos. Entonces, estoy decidido a seguir hasta el final, visto los resultados. Cordialmente.


Doriane, 44 años, 12 de febrero de 2012:
Buenos días, descubrí ese libro en mayo de 2011 y empecé enseguida la cura, en enero de 2012, la séptima fue igual de exitosa (centenas de cálculos cada vez). Al no tener ningún problema de salud, me pregunto ¿hasta dónde tengo que seguir? Sin embargo, noté algunos beneficios: una mejoría considerable de la digestión y un aumento de energía.


Bérénice, 50 años, 29 de enero de 2012:
Yo también empecé la limpieza de hígado a finales de 2010, y en total, hice 6 curas. La quinta y la sexta ya no daban nada, entonces pensé que mi hígado ya estaba limpio. No he tenido tantos cálculos como usted. No intenté recogerlos pero aproximadamente, al verlos flotar en la superficie, tuve entre 20 y 80 del tamaño de un guisante, cada vez, lo que ya me parecía bien. Además este año tenía ganas de empezar una cura de mantenimiento (como Moritz lo aconseja en su libro) y ¡sorpresa! expulsé el doble y muchos más gordos que la última vez (un céntimo). Creo que tardaron un poco más en salir. Está claro que esta limpieza no es muy agradable. Beber sulfato de magnesio no me molesta tanto, estoy acostumbrada al cloruro, es mucho peor al  tragarlo y francamente con el zumo de pomelo o de limón, no sabe a nada pero la “poción mágica” es un horror. La bebo sin problema pero es imposible guardarla. Me duermo como un bebé y  una náusea violenta me despierta una hora y media o dos horas más tarde y corro al baño para vomitarlo todo. Me vuelvo a acostar y me duermo de nuevo. A pesar de esas náuseas y la dificultad de esas curas, voy a volver a empezar ya que tengo problemas de seno, de bronquitis, de ciáticos... que espero ver desaparecer. Sin embargo, las manchas (también llamadas poéticamente “flores de cementerio”) en el rostro y los brazos han disminuido, y tuve la alegría de no verlas este verano, lo que siempre ocurría antes. En cuanto a resultados físicos, a parte de las “flores del cementerio” que han desaparecido casi desde mi séptima cura, o por lo menos desde que volvía empezar la cura a principios de enero, me siento mucho mejor físicamente. Para comparar, hago aquabiking dos veces a la semana. Desde hace un mes, acabo las sesiones muy fácilmente mientras que antes acababa agotada. Casi ni tenía fuerza para subirme al coche e irme. Ahora me digo “deberías haber forzado más, no estás ni cansada”. Entonces, tengo más resistencia, está claro. Y también olvidaba, mi hija me hizo la misma reflexión, ya no tenemos las extremidades frías (manos y pies) ni mucho menos... Mejor circulación de la sangre y de la linfa, seguramente


Orange, 39 años, 23 de enero de 2012:
Buenos días Denis, Gracias por compartir su experiencia. Desde el mes de junio de 2011, hice unas 5 limpiezas del hígado y sólo le puedo decir una cosa, han funcionado muy bien en mí. Después de cada limpieza, me he sentido con más energía y en forma durante los días siguientes.


Bertrand, 35 años,30 de noviembre de 2011:
Buenos días Denis,
En lo que concierne los resultados sobre la salud, esta cura (que no está nada acabada ya que eché menos cálculos que tú, estoy alrededor de unos 1500 creo pero no los he contado realmente) tuvo los efectos siguientes:
1/ mejora progresiva de mi digestión (tránsito más regular, hinchazones menos importantes)
2/ final de los dolores de espalda (un dolor cerca del omóplato derecho se paró)
3/ ojos que se habían vuelto grises, volvieron a su azul brillante original
4/ mejoría de la energía
Tengo 35 años dentro de tres semanas y esta cura me ayuda a seguir adelante ya que estoy convencido de su interés: vivir sin cálculos, una cosa menos para mejorar el órgano central del sistema inmunitario que es el hígado.
Cordialmente, Bertrand


Camille, 35 años, 29 de septiembre de 2011:
Buenos días, quería compartir mi experiencia personal con vosotros. Después de un cansancio inexplicado, peso en los párpados, estreñimiento regular, hemorroides, hiper pigmentación de la piel de la cara, dolores dorsales en la parte arriba de la espalda, problemas de concentración, de memoria, realicé esta cura. Como vosotros, todo se ha ido. Sólo queda la hiper pigmentación que se volvió cloasma y estaría relacionada con glándulas suprarrenales, otro tema muy interesante y desconocido. En fin, sólo estoy en mi segunda cura, pero como vosotros, un placer de vitalidad después. También os quería hacer un guiño, pero a lo mejor ya lo sabéis, para las manchas en las manos, en inglés se llaman “!liver spots!”. Lo que muestra que deben estar más adelantados que nosotros. Gracias por su testimonio en la web, sería genial que más gente tenga acceso a esas informaciones...
Cordialmente, Camille.
Regreso al contenido