Respiración difícil, congestión nasal? Una pista... Ver testimonios - mejoratusalud

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo .news
Vaya al Contenido

Respiración difícil, congestión nasal? Una pista... Ver testimonios

Testimonios


 
Gracias a todos los que se han molestado en enviarme su testimonio, lo necesitamos.
Si esta página les ha servido, piensen que servirá a mucha más gente. Cuantos más testimonios pueda publicar, mejor será el servicio prestado a los que están interesados en este tema. También estoy interesado en cualquier información documentada como análisis, ecografías... La publicación en mejoratusalud.news será por supuesto anónima.


Para dejar testimonio                                Para entender estos resultados



Testimonios recibidos:

Los nombres son ficticios para conservar el anonimato de los testimonios.


Lázaro, 48 años, España, 7 de Enero de 2018:
Buenas, me llamo Luis. llevaba desde hace dos años con problemas desde las rodillas hacia abajo con nódulos, inflamaciones y pequeños bultitos en los pies, que hacían que casi no pudiera andar del dolor en la planta y detrás de los tobillos que me producían, desesperado de no saber dónde acudir. Ya que había probado la medicina alopática y la naturista, empecé a investigar hasta que llegué a la limpieza hepática. Mi primera limpieza fué el día 5 de Diciembre del 2017. Solo realicé dos días de dieta, ya que suelo comer bien, sin enemas y sin acido málico, bueno el de las manzanas que tomo junto con otras verduras crudas. Fué extraordinaria lo fácil que me resultó, saque 64 piedras de mi cuerpo de diferentes tamaños. Las contraindicaciones que sentí el lunes fueron mareos y los intestinos revueltos tal vez por no hacer enema. Este fin de semana realicé la segunda con los pasos a rajatabla, enemas y demás. Cometí error de hacer enema de café a las 9.30 del sábado. Dormí mal por la cafeína y dejé mi intestino vacío y los pomelos y aceite me trastornaron muuucho toda la noche, reflujo, dolores, gases, pero finalmente el domingo empecé a soltar piedras mucho más pequeñas que la primera vez, pero más cantidad. Mi primera sensación es mejora de la oxigenación pulmonar. Por cierto que los pies ya no me duelen, las manchas desaparecieron y las inflamaciones también. Sigo teniendo dolores en hombro derecho que no se si tiene que ver, pero bueno, muy contento. Un saludo a todos y juntos y contando nuestras experiencias nos ayudaremos y apoyaremos. Lázaro


Hubert, 42 años, Francia, 1 de mayo de 2015:
He realizado mi primera limpieza del hígado hace dos semanas. He seguido los consejos, no comer nada desde la comida del medio día, el zumo de manzana seis días antes... La sal de Epsom no tiene buen sabor (la cuarta porción al día siguiente a las 8h00 me daba asco) pero la mezcla aceite/zumo de pomelo casi tiene buen sabor. Ningún problema para acostarme a partir de las diez y media y hasta he pasado una noche bastante buena hasta las seis de la mañana. Al levantarme, tenía náuseas, el sabor del aceite me repetía, pero este mal gusto ha desaparecido rápidamente. Después, las primeras piedras han sido excretadas, una centena más o menos hasta la mañana del día siguiente. Durante este tratamiento, no ha aparecido ningún dolor. Desde entonces, mi rinitis, una de mis principales patologías, se ha atenuado. Siento una sensación de ligereza y una gran lucidez. Nada de mejoría en cuanto al eczema que afecta mis manos. De todas formas, estoy motivado para continuar con los tratamientos.


Albertine, 59 años, Francia, 30 de julio de 2014:
Los numerosos testimonios me han convencido pasar a la acción. Gracias a todas y a todos y a Denis en particular, por ponerlos en internet. Desde el mes de febrero pasado, estoy en mi quinta limpieza en 6 meses. En la primera, noté que respiraba mejor, estaba llena de energía. Un soplo de aire fresco que me puso de buen humor. Experiencia que compartí con todos mis amigos y familiares. Algunos están, como yo, sorprendidos de los resultados inmediatos y transmiten también esa información. Mis articulaciones están de repente muy flexibles durante varios días, mis ganas de azúcar y de café se han ido también de repente, se acabó la somnolencia después de la comida y las crisis de bostezos con una mejor capacidad de atención. Mucho barro y gravilla amarilla expulsé en la primera limpieza. En la segunda, aparecieron los primeros cálculos. Desde entonces, ya no los cuento. Mi rinitis se ha amplificado durante dos días y no paraba de sonarme. Después, a la tercera, ya nada. Hoy, aún persiste pero claramente se atenuó. Después de cinco purgas, consolidé mis primeras conquistas, la piel de mi cara mejoró, más tónica, mis ojeras han disminuido y mi tez recuperó su color.         


Nohlan, 38 años, 26 de diciembre de 2013:
¡MILAGROSO! Después de unas biopsias de estómago, toneladas de medicación, he decidido hacer esta cura. Desde la primera me sentí mejor, estoy en la sexta y he vuelto a estar como antes. Las fiestas de Navidad sin molestias. Las quemaduras, gases, extrasistolises, molestias para respirar, diarreas... Por ahora todo está olvidado, vamos a ver con el tiempo pero lo recomiendo a todo el mundo. Gracias, gracias, gracias...


Line, 38 años, 5 de diciembre de 2013:
Me siento mejor cuando mi hígado está limpio, nada de estreñimiento, nada de síndrome de colon irritable (o colopatía), nada de dolores de espalda, nada de sinusitis, nada de cansancio, una mejor tez, un mejor humor, un abdomen flexible. Lo he dicho todo, ah y también menos tinnitus. Bueno, todos los síntomas vuelven bastante rápido, al cabo de 3 meses más o menos entonces vuelvo a hacer la cura y mejora... Que tengan un buen día. Line.


Annie, 53 años, 31 de octubre de 2013:
Buenos días, conocí por casualidad el libro de Andreas Moritz pero no lo compré. Y después, mi hija (25 años) tuvo fuertes contrariedades que causaron manchas morenas en la parte de arriba de las manos y también en una pequeña parte de los antebrazos, cada vez más numerosas, lo que daba la impresión de una piel arrugada y de cartón. El doctor consultado le dijo: “Tiene que venir del hígado y no sería sorprendente visto todos sus problemas ya que el hígado es la sede de las emociones. Vamos a hacer un análisis de sangre para estar seguros”. Al esperar los resultados, me acordé del libro y lo compré. Mi hija hizo su primera limpieza y a la semana siguiente vio desaparecer sus manchas y para rematar perdió los kilos que tenía de más. Y eso continuó durante las semanas que siguieron. Actualmente, está en su tercera limpieza. En lo que me concierne, de momento hice tres limpiezas. Después de las dos primeras, noté tener más facilidades para respirar. Antes, se me bloqueaba. Luego, noté que la piel de mis brazos se había vuelto más suave. Hay que decir que desde que soy joven siempre tuve la piel granulosa, desde el hombro hasta la muñeca. Ahora de mi hombro a mi antebrazo, mi piel es suave. Tengo ganas de ver lo que me espera en la tercera limpieza. Os mantendré al corriente. Gracias por su página.


Etienne, 38 años, 29 de octubre de 2013:
Buenos días a todos, sufriendo de problemas hepáticos no patológicos sino “hereditarios”, como me lo señaló un especialista hace más de un año, subrayando que nací así y que moriré con eso... Los exámenes subrayaron una tasa de bilis muy elevada pero por el resto, todo iba bien. Excepto que físicamente notaba mi estómago desplazado hacia la derecha (vaya cosa más rara), un punto constante como una molestia constante en el hígado y también un punto permanente en el omoplato derecho, unos ojos amarillos, una lengua siempre cargada, una pérdida de apetito con la sensación de estar llena después de 3 cucharadas, las extremidades de los dedos de los pies y de las manos frías, una bajada de energía física graduada (nada bueno para el deportista que soy) cansándome al mínimo esfuerzo, un aliento que se volvía corto con la sensación de que los pulmones se llenaban sólo al 50%, aguantando mal el frío, después, a nivel del comportamiento me volvía muy nervioso, me costaba concentrarme y mi memoria se desmoronaba. La lista es larga y similar en los males de los mensajes leídos antes. Entonces, en octubre de 2012, decidí tomar las riendas, y gracias a internet, encontré esta página y su contenido. Después de haber leído el libro, empecé el protocolo, lo hice 5 veces (de octubre de 2012 hasta febrero de 2013, con “cosechas” numerosas, poco voluminosas y arena...) al principio, con 6 meses de descanso, y repetición en septiembre de 2013 (cosecha más voluminosa, 1,5 cm hasta 2cm), y ahora, estoy en plena limpieza. La primera me vino de maravilla, ya que más allá de lo físico, la limpieza tuvo impacto en otros planes, igual de importante.
Los resultados: sólo positivo, todo mejoró, un renacimiento como siempre.


Nicolas, 31 años, 2 de junio de 2013:

Nicolas, 24 de abril de 2013:
¡Buenos días Denis! Con 31 años, ya tuve una operación después de una hernia de hiato invivible (más de 2 centímetros pero expulsiones gástricas insoportables que ulceraban el esófago). Según el doctor, el hecho de dejar de fumar me hubiera empujado a comer más y entonces a hacerle fuerza al estómago, aunque nunca como más de lo que puedo y no repito jamás. ¿Esa limpieza hubiera podido mejorar las cosas antes? Sólo Dios lo sabe. Resultados: creación de una válvula gástrica para reemplazar el esfínter esófago/estómago, todo por laparoscopia (5 puntos de apertura). El cirujano nota que la arteria hepática izquierda (una de las dos arterias que alimenta de sangre el hígado) está seccionada pero no tengo más recomendaciones, no me preocupo. Desde la operación, los RGO se han ido pero sigo con dolores de espalda, cervicales, entonces fui a ver a varios osteópatas de París. Hasta tuve una sesión con un súper aparato de los tiempos modernos, una especie de pequeño martillo picador que hace explotar las burbujas de gas entre las vértebras. Esta máquina pasó por toda mi espalda, pero nada, seguía este dolor debajo del omoplato derecho y esas tensiones en la espalda. A pesar de la operación (que concierne el estómago y no el duodeno entonces ningún problema), me lanzo en la cura contra los parásitos con la cura de los riñones y del colón (del doctor Clark) y por fin la cura de limpieza del hígado hace unos pocos días. Resultado: nada de dolor (sólo algunas nauseas por la mañana, unos cálculos expulsados por la mañana alrededor de las 7, incluso antes de beber la última parte de sal de epsom, y después poco a poco, después de varias paradas en el baño, creo que hubo como unos 1000 cálculos de tamaño variable que salieron (de un peso total de 19 gramos, y entre ellos un cálculo de 2 cm). Balance: Sensación de ligereza, los pulmones respiran mejor, las cervicales y la espalda me duelen mucho menos (hasta el punto que no pienso en eso), sensación de estar en forma a pesar de que dormí poco y sobre todo ningún malestar el día de la expulsión de los cálculos. Tengo ganas de estar dentro de 2 semanas. Si puedo dar un consejo sencillo a la gente, que evitéis leer “todo y nada en internet” (risas), daros prisa por purificar vuestro hígado. Sinceramente, Nicolas

Nicolas, el 2 de junio de 2013:
Pues acabo de terminar mi cuarta limpieza. Pesé más o menos entre 16 y 20 gramos de cálculos durante las 3 últimas limpiezas, y ahora, la cuarta ha sido más impresionante que las demás ya que pesaba más del doble de las precedentes o eso más de 40 gramos, entonces la “corta duración” (2 semanas) entre cada limpieza no parece frenar el buen funcionamiento de la cura.
Con el paso de los días, los dolores han vuelto a aparecer en la espalda pero de forma menos intensa, y de forma extraña más separadas. Los pequeños crujidos cotidianos de algunas vértebras alivian mucho más que antes y la espalda es más flexible, de forma general.
En cuanto a la digestión sin embargo, ya no tengo nada que decir. Ya no tengo dolores de estómago, los alimentos ya no me pesan. Y la excelente noticia es que me olvidé deciros que algunos días después de mi primera limpieza, mis alergias alimentarias habían desaparecido. Mi alergólogo me había notado alergias al kiwi, al plátano, a los aguacates y a los melones. Probé poco a poco para ver como mi cuerpo reaccionaba. Hoy, como más o menos 3 kiwis al día, plátanos y aguacates sin problema, no volví a probar el melón pero creo que el problema está arreglado. Hulda Clark decía que hacía falta expulsar unos 2000 cálculos para ver desaparecer las alergias alimentarias, y ya que en mi primera limpieza, había muchos (muy pequeños), confirmo que esta tesis funciona, alabado sea Dios.
De nuevo gracias por su trabajo y su página tan bien hechos, que tranquilizan a los novatos.


Eric, 53 años, 24 de febrero de 2013:

Eric, el 13 de enero de 2013:
Buenos días, desde hace años mi salud empeoraba: ausencia de sueño, dolores articulares, taquicardia, manchas de vejez, digestión muy difícil, falta de aire, fuertes cambios de humor con tendencia a encerrarme cada vez más, y para acabar, análisis de sangre catastróficos hasta tal punto que mi médica quiere que vaya a ver a un hematólogo. Ya me decía yo que mi hígado tenía que tener un problema y compré hace unas semanas un extractor de zumo para intentar solucionarlo pero imposible beber un simple zumo de zanahoria sin eructar y tener ganas de vomitar, ni os cuento el resultado cuando probé el zumo de rábano negro... Entonces, busqué por internet, qué hacer. Acabo de realizar mi primera limpieza, esta noche fue como las otras y expulsé más o menos 100ml de pequeños cálculos y de arena, los más gordos, 4 del tamaño de 4-5 mm de largo, metido en agua todo flota. Alrededor de las 22:45, sentí muy pronto un efecto increíble, ya no me forzaba para respirar, ¡qué felicidad! Por la mañana, parecía cansado y me sentía un poco débil pero a la noche, después de una cena en restaurante, nada de problemas de digestión. Aún no está todo resuelto pero esta mañana pude beber el zumo de zanahoria sin problemas. El mes que viene vuelvo a empezar y os informaré. Gracias a usted por haber creado esta página y hasta pronto para nuevas resurrecciones físicas. Cordialmente, Eric.

Eric, el 24 de febrero de 2013:
Buenos días Denis, Hice mi segunda limpieza el 10 de febrero. Para empezar, que es lo que pasó desde principios de enero; durante 10 días, nada, y después sentí que mi hígado trabajaba, y todo empeoró en cuanto a mi salud, imposible digerir la menor salsa o grasa, nada de sueño, me dolía todo, y el colmo fue alrededor del 27 de enero con la reaparición de aftas dentro de la boca y cuando digo dentro es más, que tenía toda la cavidad bucal en carne viva, ¡un horror! El 10 de febrero a la noche, antes de beber el aceite con la sal de epsom, expulsé 4 cálculos negros de forma redonda de los cuales 3 medían más de un centímetro y uno de más o menos 6mm. A la mañana siguiente, expulsión después de una noche sin problemas, de una cantidad impresionante de pequeños cálculos como la primera vez y de arena y de un cálculo gordo formado por pequeños acumulados de más o menos 1,5cm y de forma ligeramente alargada. Nada de problemas ni de cansancio durante el día siguiente. Y desde entonces, todo bien, siento que mi cuerpo vuelve a tener vigor, volvieron las ganas de dormir, ahora duermo alrededor de 6-7 horas de una tirada, esto no me había pasado desde hacía años, ya nada de taquicardia y respiro con facilidad. Además estoy perdiendo peso sin hacer nada. Volví a hacer un análisis de sangre básico y los resultados muestran que todo va por el buen camino, intentaré hacer un análisis más completo a finales de marzo y os haré saber de los resultados. El 18 de febrero, sentí mi hígado trabajar de nuevo pero menos que la primera vez pero enseguida apareció un afta dentro de mi boca que se fue tres días después y desde entonces nada. Sigo con la limpieza a principios de marzo.
Regreso al contenido