Podemos reducir el dolor articular. Ver los testimonios - mejoratusalud

English
Français
Logo slogan
Logo M
Logo S
Logo .news
Vaya al Contenido

Podemos reducir el dolor articular. Ver los testimonios

Testimonios


 
Gracias a todos los que se han molestado en enviarme su testimonio, lo necesitamos.
Si esta página les ha servido, piensen que servirá a mucha más gente. Cuantos más testimonios pueda publicar, mejor será el servicio prestado a los que están interesados en este tema. También estoy interesado en cualquier información documentada como análisis, ecografías... La publicación en mejoratusalud.news será por supuesto anónima.


Para dejar testimonio                                Para entender estos resultados



Testimonios recibidos:

Los nombres son ficticios para conservar el anonimato de los testimonios.


Lázaro, 48 años, España, 7 de Enero de 2018:
Buenas, me llamo Luis. llevaba desde hace dos años con problemas desde las rodillas hacia abajo con nódulos, inflamaciones y pequeños bultitos en los pies, que hacían que casi no pudiera andar del dolor en la planta y detrás de los tobillos que me producían, desesperado de no saber dónde acudir. Ya que había probado la medicina alopática y la naturista, empecé a investigar hasta que llegué a la limpieza hepática. Mi primera limpieza fué el día 5 de Diciembre del 2017. Solo realicé dos días de dieta, ya que suelo comer bien, sin enemas y sin acido málico, bueno el de las manzanas que tomo junto con otras verduras crudas. Fué extraordinaria lo fácil que me resultó, saque 64 piedras de mi cuerpo de diferentes tamaños. Las contraindicaciones que sentí el lunes fueron mareos y los intestinos revueltos tal vez por no hacer enema. Este fin de semana realicé la segunda con los pasos a rajatabla, enemas y demás. Cometí error de hacer enema de café a las 9.30 del sábado. Dormí mal por la cafeína y dejé mi intestino vacío y los pomelos y aceite me trastornaron muuucho toda la noche, reflujo, dolores, gases, pero finalmente el domingo empecé a soltar piedras mucho más pequeñas que la primera vez, pero más cantidad. Mi primera sensación es mejora de la oxigenación pulmonar. Por cierto que los pies ya no me duelen, las manchas desaparecieron y las inflamaciones también. Sigo teniendo dolores en hombro derecho que no se si tiene que ver, pero bueno, muy contento. Un saludo a todos y juntos y contando nuestras experiencias nos ayudaremos y apoyaremos. Lázaro

Olivia, 43 años, España, 20 de agosto de 2017:
Hola: Me llamo Olivia, cuando tenia 18 años me diagnosticaron artrítis reumatoide y un año después hipotiroidismo, por lo que empecé a medicarme con varios fármacos. Empecé a realizar limpiezas hepáticas hace unos años, creo que hice unas 10 aprox., pero no terminé de realizar las limpiezas. Como consecuencia mi hipotiroidismo desapareció, después de haberme estado medicando unos 17 años, y mi artrítis mejoró mucho. Ahora he vuelto a empezar con las limpiezas, voy por la tercera, y poco a poco voy sintiendome cada vez mejor.


Myrtille, 46 años, Bélgica, 23 de febrero de 2016.
¡Buenos días! Realicé mi primera limpieza de hígado con éxito y muchos síntomas han desaparecido: caída de pelo, tendinitis, dolor de cabeza, malhumor, mala calidad de sueño, digestión…En fin es sorprendente. Me tranquilizó una amiga que me confirmó que no era doloroso en comparación a las crisis de vesículas biliares a las que era propensa. Después de la curavolví a hacer una ecografía de mi vesícula y se había vaciadoparcialmente, lo que sorprendió de manera positiva al médico que la comparó con la que hizo antes de la cura. Voy a hacer la segunda. Gracias.


Louis-Pascal, 48 años, Francia, 28 de junio de 2015:

Tengo 48 años y estoy en mi quinta limpieza. La tercera consecutiva y voy a seguir. Gracias de nuevo por su página y este método. Tenía dolores articulares importantes por mi sobrepeso, han disminuido de manera considerable. También he perdido peso, me sentí mucho mejor después de esas limpiezas. No es muy agradable beber la “poción’” pero por primera vez, he podido dormir y esta mañana me sentía muy bien. Mi piel está limpia, mi pareja también me lo ha comentado (de hecho, ella también quiere probar la limpieza). Estoy como más joven. No es muy agradable hacerlo, pero es purificante y eficaz.


Albertine, 59 años, Francia, 30 de julio de 2014:
Los numerosos testimonios me han convencido pasar a la acción. Gracias a todas y a todos y a Denis en particular, por ponerlos en internet. Desde el mes de febrero pasado, estoy en mi quinta limpieza en 6 meses. En la primera, noté que respiraba mejor, estaba llena de energía. Un soplo de aire fresco que me puso de buen humor. Experiencia que compartí con todos mis amigos y familiares. Algunos están, como yo, sorprendidos de los resultados inmediatos y transmiten también esa información. Mis articulaciones están de repente muy flexibles durante varios días, mis ganas de azúcar y de café se han ido también de repente, se acabó la somnolencia después de la comida y las crisis de bostezos con una mejor capacidad de atención. Mucho barro y gravilla amarilla expulsé en la primera limpieza. En la segunda, aparecieron los primeros cálculos. Desde entonces, ya no los cuento. Mi rinitis se ha amplificado durante dos días y no paraba de sonarme. Después, a la tercera, ya nada. Hoy, aún persiste pero claramente se atenuó. Después de cinco purgas, consolidé mis primeras conquistas, la piel de mi cara mejoró, más tónica, mis ojeras han disminuido y mi tez recuperó su color.         


Paul, 45 años, 21 de abril de 2014:
Buenos días Denis, tengo 45 años. En el pasado me ocurría que tenía una sensación de como si tuviera cálculos en el hígado. No sospechaba que realmente los tenía. Gasté de manera inútil dinero en complementos alimentarios. Actualmente, estoy en mi 22° limpieza. Estaba muy motivado con sacar todas esas porquerías: barro marrón y maloliente, después barro y semillas blancas, y siempre granos verdes como guisantes, de todos los tamaños. Mi última limpieza hizo salir principalmente barro, algunas partículas verdes. Pero sentía una molesta en una pequeña punta en la vesícula y a veces hasta el omoplato, señal de que hay que volver a hacer una cura.
Los beneficios observados de esas limpiezas son en mí:
- Eliminación del letargo física y psicológica, y una alocución más fluida
- percepción de rejuvenecimiento general
- blanco de los ojos que ya no es amarillo, mirada clara
- flexibilidad articular de las piernas, ya no más calambres en las piernas
- reflejos espontáneos más prestos, indicando una mejor atención y reacción
- fuerte disminución de las ojeras bajo los ojos
- Muy buena resistencia a pesar de una noche muy corta si me acuesto tarde y me levanto temprano
- Pérdida de peso sin hacer régimen
- Menos sensibilidad al gluten, pero esa sensibilidad sigue estando
- desaparición de los gases de intestinos (que a pesar de todo vuelven después, sobre todo al comer harina de trigo, aunque biológica)
- pérdida de cintura después de cada limpieza.
Cordialmente.


Nicole, 72 años, 2 de abril de 2014:
Acabo de realizar mi 14° limpieza de hígado. Siempre respetando metódicamente el régimen alimenticio durante los 6 días de preparación, nunca estuve enferma, a pesar de que la poción de las 10 de la noche sea difícil de tragar (cuando pienso que la primera vez la encontré buena). La única vez que tuve náuseas más importantes (no obstante, sin vomitar) fue también la única vez cuando las circunstancias me hicieron hacer una seria infracción al “régimen”... Tenía dolores en la cadera derecha. Una radio mostraba artrosis de la cadera: nada que hacer decían los médicos, sólo me quedaba tomar antiinflamatorios, lo que siempre me negué a hacer. Hoy (y ya después algunos meses), ya no sufro: ¿la artrosis se habría ido de milagro? Durante más o menos 10 limpiezas, expulsé mucho barro, partículas y cálculos con un espectacular color oro, casi nada de verde. Sin embargo, las 4 últimas limpiezas han hecho aparecer “cálculos” verdes: los primeros muy oscuros, casi negros, los siguientes bien verdes, y aún un poco de amarillo. Muchas gracias por su página que me ayudó mucho... Cordialmente


Judith, 56 años, 23 de marzo de 2014:
He realizado respetando perfectamente las consignas preconizadas. Los resultados han estado a la altura de mis expectativas. Añadiría que por la noche, después de haber bebido la mezcla final a las 22, una sensación de bienestar me ha invadido, hasta sentí un calentamiento. Para acabar, nada de complicación en lo que concierne el sulfato de magnesio y de la poción final. Vuelvo a empezar en 3 semanas para una nueva limpieza. Me siento mucho mejor: ya no tengo dolores en las rodillas, nada de hinchazones. Aproveché para reemplazar el pan por alimentos con menos gluten. Animo a los más indecisos... Bien cordialmente. Judith


Patrick, 51 años, 10 de febrero de 2014:
Buenos días Denis,
De antemano, le quiero agradecer por la calidad de las informaciones de su página. Para darles confianza a sus seguidores, también quería decir a todos que el proceso no es nada doloroso, ni siquiera desagradable. Reconozco que el sulfato de magnesio es muy amargo, pero es soportable, y la mezcla aceite y zumo de pomelo, tinte de madre de nuez, ornitina es bastante bueno (un poco repugnante al final, pero perfectamente bebible).
Después de 24 horas, el balance es impresionante: dolor en lo bajo de la espalda a la derecha ha desaparecido, los hinchazones abdominales también han desaparecido, las articulaciones son más flexibles y el espíritu más sereno.
Vuelvo a empezar en tres semanas, une tercera cura sobre seis. Os deseo a todos unos muy buenos días. Patrick

Email de Patrick el 03/12/2014, en este análisis la baja de colesterol está claro:
“Buenos días Denis,
En anexo, los resultados de mis análisis de sangre hechos durante la primavera”.


Amandine, 45 años, 12 de diciembre de 2013:
El domingo 24/11/13, tuve que ir a urgencias por culpa de un punto de dolor al nivel del esternón extremadamente doloroso. El médico de urgencias me hace una ecografía y me avisa de que la ablación de la vesícula será sin duda necesaria, me aconseja pedir cita con un cirujano, y según esta cita me organiza otra ecografía...
Antes, y desde más o menos 2 meses:
-somnolencia frecuente, necesidad de echarme una siesta después de cada comida, aunque fuera ligera. Y después de la siesta, mucha dificultad para despertarme, cansada de una siesta a otra... y el espíritu nada despierto.
-cansancio permanente, dolores musculares desde el momento en el que hago un mínimo de esfuerzo (por ejemplo desplazar cartones, recoger hojas...), menos flexibilidad y la impresión de estar pesada e ir siempre arrastrándome.
-depresión, ideas negras: veía siempre lo peor en algo sin importancia
-dolores de cabeza cada semana, hasta a diario
-relacionados con las migrañas: fuertes dolores en la nuca (en una escala de 1 hasta 10, diría 6 ó 7...)
-especie de eczema: herpes y picores en casi toda la parte baja de las piernas, del tobillo hasta la rodilla, en mi opinión consecuencias de mi intolerancia a los productos lácteos. Desde aproximadamente 15 años, no me había vuelto a pasar.
-cansancio visual, cada vez más dificultades para leer los pequeños símbolos (por ejemplo me encontré un día incapaz de leer el nombre de las calles en un mapa...) e impresión de ver los caracteres “bailar” delante de mis ojos. La lectura y hasta la comprensión se habían vuelto difíciles.
(Nota: tengo dolores en la nuca extendiéndose hacia la cabeza y dolores de cabeza desde hace años, pero de forma irregular y puntual).

Limpieza del domingo 01/12/13. Durante la semana anterior (la que siguió la ecografía): principalmente zumo de fruta o verduras templadas, + 1 litro de zumo de manzana cada día, + tazas de agua tibia o caliente, y por la noche una fruta o algunas cucharadas de verduras. Hidroterapia el viernes 29/11 y el martes 03/12. Durante la limpieza del 01/12, pasé una noche absolutamente horrible. Ya que no había tomado nada graso (ni animal, ni vegetal) desde hacía una semana, ¿estaría relacionado? Pequeña anécdota: entre las 23 y medianoche, bostecé sin parar, ¡impresionante  ! Después náuseas, entonces vomité alrededor de la 1 de la mañana: eso ya no tenía tanta gracia... Pero una vez que vomité, perfecto, nada de náuseas. Sin embargo, no he dormido en toda la noche, sólo de las 6 hasta las 8. “Cálculos” expulsados: el equivalente de 4 ó 5 cucharadas, nada más que 5 milímetros de diámetro.
Desde la limpieza de este día (12/12/13), o sea una decena de días más tarde:
-nada de somnolencia ni de siesta, me despierto fresca y lista, ¡un renacimiento!
-de nuevo con flexibilidad, nada de dolores después de un esfuerzo, llena de energía, pérdida de barriga -3kg sin retomarlos desde entonces (bueno, sólo hace 10 días...)
-nada de desánimo, veo las cosas tal como son, nada de ideas oscuras (a pesar de que mi situación no ha cambiado)
-nada de migraña, nada de dolores cervicales, ufff...
-el eczema ya no me pica, y entonces mi piel volvió poco a poco a un estado sano
-espíritu claro y lectura sin problemas, pero aún un poco de presbicia  . Sin embargo puedo leer de nuevo los nombres de las calles en un mapa de Ginebra.

El 04/12, fui a hacer la ecografía pedida por el médico de urgencias. Las únicas fechas disponibles estaban después de la fecha de la limpieza, una pena. Sin embargo, estuvo muy instructiva, ya que el ecógrafo me dijo, sorprendido: “pero, no tiene nada en su vesícula, nada de cálculos. Está perfecta y vuestro hígado también: ningún problema”. Está claro que desde entonces aconsejo esta limpieza a todo mi entorno :D . Pero estoy perpleja al notar el número de personas que ya no tienen vesícula y a los que los médicos no proponen alternativas. Anda, buena limpieza. Por mi parte, la próxima se hará sin duda el 21/12. Que tengan un buen día, y mil gracias Denis por su página y los videos, muy claros (leí el libro de A. Moritz hace unos meses y los dos me parecen complementarios). Amandine


Eloïse, 63 años, 23 de noviembre de 2013:
Sexta limpieza realizada ayer por la noche y la “recogida” más importante por ahora. Gozando de buena salud desde las 10 de la mañana. Desde la primera limpieza, el dolor en la parte izquierda de la espalda ha desaparecido por completo. Esas limpiezas me aportan una energía espectacular, tengo la impresión de que ya no siento cansancio, y hasta necesito menos horas de sueño yo que era una dormilona. Prosigo asiduamente para intentar acabar con mi artrosis de la rodilla, me parece que su flexibilidad ha mejorado. También sufro mucho menos de nerviosismo e irritación, he tomado decisiones que no hubiera tomado antes, teniendo las ideas muy claras. Sólo le puedo agradecer por su página, me han gustado los videos que descubrí ayer, la página es muy completa. Ánimo a todos.


Marina, 48 años, 9 de noviembre de 2013:
Gracias por su página, es muy prometedor leer los testimonios, no me siento tan sola. Empecé mis primeras limpiezas de hígado a finales de 2009. Desde hacía tres años, sufría de un eczema espectacular, muy denso, en todo el cuerpo. Ningún tratamiento me lo curaba, ni siquiera lo disminuía. Era muy deprimente y difícil de vivir. Es un acupuntor que me puso en ese camino hablándome de un problema de vesícula biliar. Entonces, hice unas cuantas limpiezas de hígado siguiendo el libro de Andreas Moritz, al ritmo de una al mes. A partir de la tercera, mi eczema empezó a irse. En la quinta limpieza, había desaparecido del todo. Entonces, hice 22 limpiezas en 2 años, con muchos beneficios que no esperaba:
-mejor vitalidad,
-mejor flexibilidad de las articulaciones,
-separación de mis conjuntivitis alérgicas,
-serenidad más grande y clarividencia,
-bajada de mi tasa de colesterol, que siempre estuvo relativamente alta (2,5g hasta 1,8g). Bajada del colesterol “malo” y subida del “bueno”.
-y seguramente olvide alguno... Pero al contrario de lo que está indicado en el libro de Andreas Moritz, aún seguía, al cabo de dos años, produciendo cálculos. Decidí parar, pensando en hacer una limpieza cada seis meses. Al cabo de un año, mi eczema volvió a aparecer y empecé una nueva serie de limpieza al ritmo de una al mes... En paralelo, intento entender, ajustar mi higiene de vida (que ya es excelente desde hace muchos años). Creo tener una candidiasis (no reconocida por los médicos que sólo ven una micosis vaginal recurrente) y no consigo deshacerme de ella. Pienso que esto puede explicar la producción de cálculos. Continuará…


Céline, 58 años, 17 de junio de 2013:
Desde hace tres meses, tenía la punta de la nariz fría, incluso cuando hacía calor, y digería cada vez peor y tenía ganas compulsivas de beber mucha agua. Después de dos limpiezas, la última fue este sábado 14 de junio de 2013, expulsé 2 cálculos gordos de color verde de 2cm, como habas (legumbres), era ¡impresionante! y guisantes verdes y pequeñitos amarillos a las 12... Después he podido dormir bien, relajada y sentí una nueva circulación por todo mi cuerpo, calor y bienestar. Al día siguiente hice la limpieza a base de tomillo (el olor me viene bien) y expulsé pequeños cálculos y una especie de “filamentos”. Esta mañana de lunes, ¡sorpresa!. El cinturón de mi falda me aprieta menos, mi pelo es más flexible y denso. No acabé mi taza de té. Esto realmente me ha cambiado la vida, mis ganas de azúcar han desaparecido, mis ganas compulsivas de beber agua también; Resultados inmediatos: nueva energía, alegría de vivir, vitalidad... digiero mejor y ya no tengo frío en la punta de la nariz, mes articulaciones de los codos son más flexibles... De nuevo GRACIAS, he vivido de verdad, una liberación.


Oscar, 47 años, 14 de enero de 2013:

En un año aproximadamente, voy por mi séptima limpieza. Sigo viendo cúmulos (varias decenas) hasta más de un centímetro de colesterol característico. Su forma parece menos regular, más “deforme” que durante los primeros lavados. Patologías de antes:
-falta de energía
-inflamaciones articulares (caderas, hombro izquierdo sobre todo)
-irritabilidad, problemas de carácter, bilioso, problemas de concentración
-psoriasis (limitado a una mancha de 3cm)
-imposibilidad de digerir grasas, carnes...
Después de la cura:
-aumento claro de energía. Descubrí la bicicleta y hago deporte, es pura felicidad.
-carácter menos bilioso, menos enfados, concentración más fácil
-como pollo (sólo la parte blanca)
-mejoría clara de los problemas de articulaciones
Resultados muy positivos entonces. Tengo que seguir ya que vuelvo a caer siempre después de las limpiezas, cerca del primer o segundo mes...


Cathie, 47 años, 20 de julio de 2012:

Empiezo esta noche mi limpieza número 11 según el método Moritz.
Mejoría observada en mi caso:
1.dolor intenso en la rodilla izquierda cuando la doblaba el cual a casi desaparecido.
2 .dolor en el ojo izquierdo ulceración, casi desaparecida
3.mejor digestión (lengua menos cargada)
4.canas que desaparecen. Eso sí, han vuelto a aparecer desde hace más de un mes, aún no he encontrado la razón
5.menstruaciones menos molestas
6.pelo menos graso después de las primeras limpiezas.


Germaine, 51 años, 26 de marzo de 2012:

Buenos días, víctima de hepatitis c e intolerante al tratamiento por quimioterapia propuesto por la medicina oficial actual, busco  remedios para deshacerme de los síntomas (y si es posible del virus), probé dos curas. No logré la primera por culpa del miedo que tenía al acabar en un estado peor al de antes de la cura y conseguí hacer la segunda de mejor forma, a pesar de que desplacé las acciones unas horas. Mis ingredientes: sal de epsom, tinte de nogalina de nuez, pomelo, aceite de oliva y melatonina  para dormir. A pesar de la diferencia de horarios, las dos curas dieron resultados. Para la primera, expulsé un barro maloliente y durante la segundo, expulsé varias centenas de cálculos que se parecían a guisantes o a arena. Después de la primera, me sentía realmente enferma y tenía un dolor en el hígado que no tenía antes. Es lo que me hizo decidirme en hacer la segunda. Durante la segunda, una sensación de ligereza y de energía, ya no tenía dolores en el hígado y menos dolores de articulaciones. Pero mis síntomas (articulaciones) vuelven. Tengo pensado hacer una tercera limpieza dentro de dos semanas. Creo que haré una limpieza cada mes hasta llegar a un resultado nulo. Añado que no leí ningún libro sobre el tema, sólo cogí informaciones en páginas distintas.


Regreso al contenido